Política

La gobernadora sobre inseguridad, narcotráfico y Policía Local

photovidal2

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal convocó a los principales diarios de la provincia a una entrevista exclusiva en la que se trataron diversos temas de orden provincial y también local.

REFORMAS DEL SISTEMA DE SEGURIDAD

“No es una purga, es una política”

La Gobernadora también se refirió a la corrupción en el sistema penitenciario y las fuerzas de seguridad.

Al respecto, afirmó que “va a ser un camino largo porque se trata de un sistema que funcionó de una determinada manera, con la complicidad o la indiferencia de la política durante muchos años, y desarticularlo va a llevar tiempo”.

En ese marco, detalló que durante su gestión ya han apartado 3 mil policías de la fuerza, además de que hay 250 presos y 30 denunciados penalmente por enriquecimiento ilícito.

Pero lanzó que “esto no es una purga, es una política, y llegó para quedarse hasta el último día de nuestro mandato”.

“Nosotros no creemos que las cosas se resuelvan con purgas, y al mismo tiempo la policía fue el sector de la provincia que más aumento salarial recibió, fueron los únicos que recibieron un reconocimiento de fin de año, aquellos que estaban en calle. Hicimos una inversión que duplica la del año anterior en chalecos, armamentos, en incorporar por primera vez patrulleros blindados, pero también en hacer cosas que no se ven como las comunicaciones blindadas, la extensión del 911”, argumentó.

En cuanto al 911 aseguró que “cuando llegamos solo cubría el 40 por ciento de la provincia, hoy cubre el 70 y a partir de abril del año que viene va a cubrir el 95 por ciento, la incorporación de tecnología y el reconocimiento del policía que trabaja y está en la calle para nosotros es tan importante como la política de transparencia. Junto con el entrenamiento son cosas que no se ven en el corto plazo, que necesitan tiempo para madurar”.

 

El sistema penitenciario

En cuanto a las reformas en el sistema penitenciario, explicó que “el primer paso fue crear un área de asuntos internos que dependiera directamente del ministro, eso lo hicimos a principio de año, integrada por civiles, y que tenga total independencia del sistema”.

“Además cambiamos a toda la cúpula del sistema penitenciario y hoy estamos en un proceso que faltan algunas semanas para terminar de auditorías y evaluación de todos los jefes de penales, ya se cambiaron varios en las últimas semanas, y ese proceso podría profundizarse de acá a marzo”, adelantó.

A su vez, destacó que “generamos un progreso de intervención en el área de compras y contrataciones, alimentación, servicios de higiene, todas cuestiones que considerábamos no estaban bien resueltas, y donde más teníamos sospechas de que había corrupción, eso está intervenido, con lo cual hay todo un eje de transparencia además de las declaraciones juradas que tanto a la policía le corresponden como a  nosotros, como al sistema penitenciario”.

Por otra parte, hizo énfasis en un proyecto que están implementando para que los detenidos tengan alguna actividad vinculada a la educación o al trabajo.

“Reabrimos talleres que estaban cerrados, yo estuve en la cárcel de Batán el viernes pasado viendo cómo está trabajando una planta pesquera que reactivamos en el lugar. También vi cómo funciona la panadería y un taller de reparación de sillas de ruedas, lo mismo en otros penales. El objetivo es que estos establecimientos penales sean un lugar de reinserción real”, expuso.

Y anticipó que en breve van a proponer una reforma al patronato de liberados, porque “no ha cumplido su labor de seguimiento, y que es muy importante porque el 50 por ciento de la población carcelaria es reincidente, entonces evidentemente hay un problema en cómo trabajamos dentro de los penales y cuando la condena se termina”.

“Pero además todo esto viene acompañado de un proceso que tiene que poner en el centro a la víctima, y por eso mandamos dos proyectos que espero que este año se traten y que tienen que ver con que la víctima sea informada cuando se dicta cualquier medida vinculada a salidas transitorias o beneficios en la pena, y tenga derecho a  dar su opinión y el juez obligación a escucharla” indicó.

 

DROGA E INSEGURIDAD

“La Argentina es un país de tránsito,  producción y consumo”, dijo Vidal

En cuanto al debate por la edad de imputabilidad, opinó que si bien el porcentaje de delitos cometidos por menores en la provincia es “muy bajo”, consideró que está “muy bien que el Ejecutivo nacional haya convocado al debate porque hoy estamos en el peor de los mundos, ni se contempla el derecho de los chicos que comenten delitos, porque están sujetos a la decisión de un juez de menores, que siempre es arbitraria, ni tampoco se hacen responsables del daño que cometen”.

“Tenemos que trabajar sobre un sistema de responsabilidad penal juvenil. Hoy estamos llevando adelante un programa que está funcionando increíblemente bien en penales de la provincia de chicos y como parte de sus tareas deben desarrollar un proyecto solidario, tienen que de alguna manera reparar su daño a la sociedad con proyectos solidarios a otros que lo necesitan”, indicó.

Consideró que es importante que haya un “Estado presente que trabaje para que los chicos tengan mejores oportunidades, pero también lo es que haya reglas claras de cuáles son nuestras responsabilidades por las acciones que cometemos desde chicos”.

No obstante, evaluó que hay que “preservar a los chicos para que no sean carne de cañón de bandas, hoy las decisiones son total arbitrio de un juez de menores. No veo la intervención del Estado para cuidarlos, creo que es todo lo contrario”.

 

Narcotráfico

“Para mí la violencia y la inseguridad de los últimos 20 años en la Argentina está fuertemente explicada por el narcotráfico”, manifestó.

Y sostuvo que “formamos parte de un Gobierno que reconoce el problema. La Argentina es un país de tránsito, de producción y de consumo”.

“Volver a tener la confianza del mundo implica cooperar con otros países, porque es un problema mundial. Es también tener presencia con órdenes de allanamiento en lugares donde antes no se ingresaba. Este año tenemos más de 250 por ciento de paco decomisado y esto tiene mucho que ver con meternos en villas donde antes el Estado no se metía”, sostuvo.

Y añadió que “son miles de dosis de paco que no llegaron a los chicos, por supuesto que todavía es una batalla desigual, en la que el Estado tiene que ser más fuerte. Pero estamos parados en una vereda muy clara”.

 

Deficiencias en la Policía Local

Vidal se refirió también a las serias deficiencias que encontró en los efectivos de la Policía Local.

“No tiene sentido tener en una ciudad dos policías que además son todos dependientes de la Policía de la Provincia, nos parece más organizado que haya un único jefe, un único responsable que lo defina el intendente y que esté dentro de la lógica de la policía comunal. Lo lógico es que hay una sola policía”, opinó.

En tanto, aseguró que hicieron una auditoría de los 15 mil efectivos de la Local y encontraron “serias deficiencias, un alto porcentaje que no estaba apto para estar en la calle, con deficiencias tanto en lo que son las aptitudes psicofísicas básicas, el cumplimiento del nivel secundario como lo que tiene que ver con entrenamiento y capacitación en lo policial”.

Indicó que desde mayo están reentrenando de a 500 policías por semana y que el examen de ingreso es “mucho más rígido. Se presentaron 23 mil aspirantes y entraron menos de 2 mil”.

“Eso entendemos que va a cambiar de verdad la policía en el mediano y largo plazo, y mientras tanto todos los que sean reentrenables los vamos a reentrenar y los que no, van a ser separados porque no podemos tener a alguien en la calle que no nos puede cuidar a nosotros ni a sí mismo”, manifestó.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil