Política

Molesto con el PRO, Fernández sentenció que “no estamos dispuestos a ser meros espectadores”

PhotoFernández

A la par de las declaraciones que indican que el equipo de Cambiemos “se agranda” en función de la incorporación de actores políticos de otros espacios, el vicepresidente primero de la Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires, Carlos Fernández, expresó su “preocupación” y “molestia” frente a acciones que se toman de manera inconsulta con el partido que representa.

No obstante rechazó que la visión contraria haga peligrar la alianza política electoral con vistas a 2017 pero consideró que “tiene que ser un severo llamado de advertencia”.

“Cambiemos lo armamos entre todos, por lo tanto todos tenemos que cuidarlo. Y en ese cuidado hay algunos que tienen más responsabilidad que otros”, revalidó el tandilense.

En diálogo con el ciclo radial “No hay dos sin tres” (104.1 Tandil FM) el ex jefe de gabinete lunghista abordó la relación con el macrismo, el armado político que gana terreno en el orden legislativo, el debate hacia el interior del partido, y avanzó con su posible candidatura a presidir el comité provincial de la Unión Cívica Radical.
En principio, de la mano del alfonsinismo, el tandilense sería propuesto como candidato y se sumaría a la interna radical por la jefatura partidaria, en un acto que tendría lugar este sábado en Chivilcoy.

En contra del éxodo

“Como integrantes de esta construcción colectiva que es Cambiemos (PRO, UCR y CC-ARI) aspiramos a una consulta previa en la toma de algunas decisiones. No estamos dispuestos a ser meros espectadores que son informados de las decisiones que otros toman”; por el contrario “pretendemos ser parte de esas decisiones y formar parte de la discusión”, expresó Fernández a modo de lineamiento sobre el éxodo de intendentes del justicialismo.

En ese sentido “no nos parece que sea la mejor señal” en relación a “preservar los valores que fueron llevados adelante” durante el proceso electoral, la incorporación de dirigentes que “han actuado de rival sin más requisitos que mostrar una adhesión a la Gobernadora”, renegó.

Plantó que este mecanismo forma parte de un “proceso de discusión política de otras características” y en función de ello es que “nos hemos manifestado públicamente en contra de este tipo de actitudes”.

“Coalición
parlamentaria”

Este esquema reedita la discusión que tras la victoria de Cambiemos surgió a la hora del armado de los equipos de gobierno en los distintos niveles y el espacio asignado al radicalismo. Sin embargo defendió que sobre la base de gobiernos “hiper ejecutivos”, la gobernadora María Eugenia Vidal “tiene todo el derecho de decidir quiénes son las personas que la acompañarán en su gestión”.

Y marcó una diferenciación entre la gestión de gobierno, las decisiones que se toman, y la discusión del espacio político, y consideró que allí se impone una consulta previa. “No hay ninguna sociedad en la que por más que se tenga mayoría en el paquete accionario pueda decidir la incorporación de socios sin previamente realizar una asamblea”, ejemplificó el legislador.

En lo estrictamente vinculado a la gestión admitió que “le doy la derecha a la Gobernadora para que determine quiénes la acompañarán”, pero advirtió que ello implicará que la figura “ya no es una coalición de gobierno sino que se va pareciendo más a una coalición parlamentaria”, que impone “otras reglas de juego”.

La elección del
fiscal general

En otro pasaje de la entrevista radial el senador provincial justificó su postura en disidencia al pliego que se aprobó en la Cámara alta, mediante el cual se designó como responsable de la Fiscalía General a Marcelo Alberto Sobrino (Azul).

Desde su perspectiva expresó que el Departamento Judicial de Azul es uno de los “más complejos” desde su composición que tiene la provincia de Buenos Aires puesto que es “el que mayor nivel de descentralización tiene”.
Y en ese sentido citó que Tandil aporta aproximadamente el 50 por ciento de las causas y el otro 50 que se reparte entre Olavarría, Azul y el resto de los distritos que lo componen.

Entonces sugirió que estas características demandan “determinados equilibrios en cuanto a la composición y las responsabilidades que tiene que existir” y argumentó que “a mi juicio la decisión que se tomó estaba generando un desequilibrio que no correspondía, por eso no acompañé con mi voto”.

Rechazó que se trate de una derrota de Tandil en relación a Azul y remarcó que “no interpretamos las designaciones en el Poder Judicial” en esos términos. “Estamos hablando de cosas muy serias, de gente muy idónea que va a concurso, se somete a un procedimiento de selección complejo que tiene que ver con la integración de la terna, en la que llegó un hombre de Tandil y de tres se eligió uno que además tiene que tener el aval del Senado”, explicó.
“Es un poco más complejo de esto de ganar o perder, porque de lo contrario incluso podríamos hacer aparecer a la Justicia como un botín de guerra de la discusión política y esto no puede ser así”, remarcó, e insistió que en este caso hubo “algunos elementos que no fueron tenidos en cuenta para tomar la decisión final y yo no comparto. Por eso marqué mi disidencia pero esto no lo interpreto como una derrota”.

El senador pidió una discusión
“más profunda” al proyecto de
municipalizar la Policía Local

En relación a la iniciativa que propone el traspaso de la Unidad de Policía de Prevención Local a los municipios de la provincia de Buenos Aires, el senador aseguró que requiere de una discusión “mucho más profunda”.

“La municipalización de la policía no solo requiere una discusión respecto de los recursos que son necesarios para solventarla y cuál es la garantía de continuidad porque tenemos una enorme historia de transferencia de servicios de niveles superiores del Estado a inferiores donde la financiación alcanzó solo para los primeros años”, planteó.
E independientemente de ese aspecto central consideró que “tiene que ver con cuestiones mucho más importantes que el simple traspaso”, como resolver sus competencias, funciones y servicios policiales, entre otros.

Una posible
candidatura

En función de la postura presentada, Fernández fue consultado por sus aspiraciones a conducir el comité provincial del radicalismo, y si bien no confirmó formalmente su candidatura admitió que su nombre es uno de los que suenan.
De todos modos insistió en que la aspiración es que “debatamos dentro del radicalismo cuál es el rol que debe cumplir dentro de este esquema” y ratificó que “no admito a un radicalismo jugando de furgón de cola, haciendo obediencia debida de decisiones tomadas en otras instancias sin consulta previa, ese es mi pensamiento”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil