Política

La oposición fue a fondo, pero no pudo torcer al oficialismo que autorizó el crédito del Banco Ciudad

web_8loc

Con los doce votos de Cambiemos, el Concejo Deliberante aprobó la ordenanza preparatoria para autorizar al Departamento Ejecutivo a tomar un crédito de 35 millones de pesos con el Banco Ciudad. El próximo paso será convocar a la Asamblea de Mayores Contribuyentes para la sanción definitiva de la norma, que generó un debate de alto vuelo en torno a las condiciones del préstamo, los pasos legales y técnicos previos a la decisión del endeudamiento, la incorporación de las obras que obtendrán el financiamiento en los ejercicios recientes de la administración central y la gestión del equipo económico que, encabezado por Daniel Binando, acompaña al intendente Miguel Lunghi.

En principio, los concejales Rogelio Iparraguirre, por el PJ-FPV; Facundo Llano, del Bloque Justicialista, y Beatriz Fernández, del Frente Renovador, complementaron sus opiniones al fundamentar los votos negativos de la oposición. Y fue el lunghista José Luis Labaroní quien se encargó de repeler el contundente embate de las distintas vertientes del peronismo, que ahondaron tanto en fundamentos técnicos como así también políticos.

Sobre el final del encendido intercambio, el presidente del bloque de la UCR Marcos Nicolini marcó sus ineludibles diferencias con el lunghismo, aunque sostuvo que acompañaba la decisión del Intendente de llevar adelante obras que había propuesto en la campaña electoral de 2015, en la cual obtuvo un fuerte apoyo de los tandilenses en las urnas. Al caso, confió que coincidían plenamente con las obras de los consultorios externos y hospitales oftalmológico y odontológico, pero que tenían sus “matices” en cuanto a la construcción de un edificio para la Secretaría de Obras Públicas.

Un párrafo aparte merece el silencio absoluto de los dos legisladores que representan al PRO, Pablo Díaz Cisneros y Claudio Ersinger, quienes también avalaron la medida impulsada por el gobierno de Miguel Lunghi.

Tras la primera votación nominal, los concejales aprobaron por unanimidad una segunda ordenanza preparatoria para autorizar otro crédito con el Banco Provincia, destinado la compra de maquinaria para diversas áreas, con una tasa del 17 por ciento y una comisión del 1 por ciento.

Las condiciones
del empréstito

Rogelio Iparraguirre dio el puntapié inicial al momento de brindar las razones por las cuales el PJ-FPV no avaló el endeudamiento con el banco oficial de la Ciudad de Buenos Aires. En principio, consignó el contexto general de la economía y remarcó el alto nivel de las tasas, con las Lebacs como ejemplo. Más tarde, el radical Labaroní discrepó con su percepción de la marcha de la economía y ratificó que se evidencia una reactivación.

Por otro lado, el legislador kirchnerista cuestionó las condiciones del crédito, con una tasa Badlar del 24 ó 25 por ciento a cuatro años, por un monto de 35 millones de pesos, para obras que habían sido contempladas en presupuestos anteriores y que es posible afrontar con recursos genuinos.

Además, evaluó que el Ejecutivo ya está trabajando en el presupuesto para el año próximo que, según estimó, rondará los 1700 millones de pesos y podría incluir los 35 millones para concretar esos proyectos. En esa línea, agregó que “no se va a poner un ladrillo” este año, teniendo en cuenta los tiempos de la administración pública.

Otro aspecto que resaltó Iparraguirre fue la comparación con el crédito del Banco Provincia, con una tasa fija del 17 por ciento. En este aspecto, indicó que si bien no está destinado a infraestructura, “no se exploró” la posibilidad de obtener un crédito más conveniente para construir los edificios.

Más adelante, Iparraguirre señaló que seguramente en 2018 se reeditará el Fondo de Infraestructura Municipal -con recursos que la Provincia destina a las comunas- y remarcó que Tandil podría incluir esos proyectos. Sin embargo, cuestionó que el Municipio no había cumplido con la certificación de las obras planeadas para este año y que estaban demorados los desembolsos provinciales. Más adelante, tanto Labaroní como la concejal Nora Polich aclararon que el Ejecutivo había certificado ante la Provincia el avance en las ejecuciones, pero que se había producido un “error de carga” de los datos, pero que recibía en tiempo y forma los recursos del programa.

Llano advirtió
desde lo legal

Por su parte, el justicialista Facundo Llano, quien ya había expresado públicamente sus reparos con respecto a las condiciones del crédito, enfatizó que el expediente no contiene un dictamen jurídico que avale el camino recorrido para tomar la decisión de endeudarse con el Banco Ciudad, ni un fallo contable sobre la situación del Municipio para tomar deuda, tampoco un mensaje de elevación sobre la necesidad de avanzar con este empréstito.

web_8LOC1

Al mismo tiempo, argumentó que el Municipio tiene fondos afectados subejecutados y recursos en plazo fijo que se desconocen los montos y los intereses que arrojan. “No tenemos información de la ecuación financiera. No tenemos el cuento completo”, alertó en relación a las ganancias de esos fondos de inversión y la comparación con los intereses que afrontará la comuna a partir del crédito por cuatro años.

Sumado a esto, subrayó que del expediente no surge que no haya oportunidades más convenientes en la plaza y que estas “decisiones de Estado” requieren un recorrido administrativo que “no se hizo”. Por ese motivo, insistió con la necesidad de garantizar la legalidad del trámite administrativo y solicitó la votación nominal por si el Tribunal de Cuentas plantea objeciones a futuro.

Sobre el Banco Ciudad, el concejal mencionó la “afinidad política partidaria” con Cambiemos, se mostró sorprendido porque otros municipios no hayan tomado sus créditos -de 135 solo lo hizo Lanús y ahora Tandil- y destacó que ofrece la línea de los UVA a las empresas constructoras al 6,9 por ciento anual, contra el 24 ó 25 que pagará la comuna.

También objetó que la comisión es del 2 por ciento -el 1 por ciento es para el caso del Banco Provincia- más “gastos varios” a cargo del tomador de la deuda.

Por esos motivos, reiteró que el expediente carece de un dictamen contable y legal que avale el endeudamiento de acuerdo a las normas de la Ley Orgánica de las Municipalidad y las futuras objeciones que pueda plantear el Tribunal de Cuentas.

Llano rechazó que las obras vinculadas a salud estuvieran contempladas en el Presupuesto 2017 y “mucho menos” el edificio para Obras Públicas. Planillas en mano, afirmó que no tuvieron partidas asignadas -como había asegurado Labaroní en declaraciones a los medios- y que en 2016 los fondos previstos fueron desafectados para afrontar la deuda flotante.

“Salimos a
endeudarnos”

Por el Frente Renovador, Beatriz Fernández coincidió con sus pares de la oposición y expresó su preocupación con “la mirada más a futuro”, ya que “parece que ahora salimos a endeudarnos, comprometemos a futuro la coparticipación como garantía” para afrontar “caprichos” del jefe comunal.

Y en igual sentido, mencionó el contrato con Cablevisión, donde la comuna se endeudará en dólares por 5 años para que una empresa privada extienda la red de fibra óptica en la ciudad. “¿Cómo lo van a pagar?”, preguntó y recordó que las obras que comprometan ejercicios futuros deben “subir” al Concejo.

Por otra parte, criticó que el año pasado el Municipio tuvo déficit, pero además “estuvo planchado” en cuanto a la ejecución de los fondos afectados y las obras previstas, y “ahora salimos a gastar y endeudarnos”.

La concejal también rechazó el endeudamiento “para hacer edificios enormes para una secretaría”, cuando antes convendría avanzar con el centro operativo de Protección Ciudadana donde se ahorrarían siete alquileres.

Por último, afirmó que el crédito del Banco Ciudad es “inconveniente a todas luces” y le achacó al Gobierno que “valen más los caprichos que las necesidades”.

En defensa
de Economía

Por el oficialismo, asumió la defensa el presidente de la Comisión de Economía José Luis Labaroní e hizo énfasis en la política de salud que encaró el intendente Miguel Lunghi desde su asunción en 2003. Su estrategia, antes de hacer foco en las condiciones del crédito, fue correr el eje del debate a la necesidad de separar los consultorios del Hospital y ampliar la guardia, y de brindar salud bucal a los vecinos que no acceden a obras sociales.

web_8LOC2

Por otra parte, valoró “el cambio de lógica” del Ejecutivo, con la decisión de “salir de los alquileres” para aumentar el patrimonio de la comuna con edificios propios. Además, consideró que con la mejora en la economía, el crédito se va a financiar con los mayores recursos debido al desarrollo.

Labaroní expresó que “no es racional no tomar deuda para desarrollar el patrimonio del Municipio” y lo comparó con el crédito hipotecario para las familias que acceden a una vivienda. Luego su par Matilde Vide volvió a poner ese ejemplo, y recibió el llamado de atención de la oposición por comparar al Estado municipal con una economía doméstica.

En relación a las condiciones, Labaroní expuso que la tasa “claramente es la de mercado” y estimó que al ser variable “va a ir bajando” a medida que tengan éxito las políticas antiinflacionarias de Cambiemos. Además, reiteró que la tasa del 17 por ciento ofrecida por el Banco Provincia está subsidiada en 7 puntos y rechazó la comparación con los créditos UVA. “Estamos hablando de peras y bananas”, lanzó.

Insistió en la necesidad -sobre todo en salud- de desarrollar las obras en “tiempo y forma”, y fundamentó que no se hicieron en 2016 porque debían “tumbar” el déficit, al tiempo que destacó la “responsabilidad” del Gobierno comunal en ese sentido.

Por otra parte, mencionó que en 2016 los municipios no podían tomar deuda porque la Provincia estaba en crisis y que hoy Tandil cuenta con una capacidad de endeudamiento de 96 millones de pesos, señal de que “algunas cosas están cambiando”.

En su apoyo, la radical Matilde Vide lanzó que “creía que todos, con las dos manos, íbamos a votar los hospitales oftalmológico y odontológico”, al tiempo que destacó que son políticas igualitarias, pensando “en la gente que menos tiene”.

“Creo que a veces cuestionamos algunas cosas pero perdemos de vista el objetivo”, disparó en relación a las obras de salud y agregó que porque “el Banco Ciudad es amigo del Presidente perdemos de vista esos objetivos”. Sin embargo, minutos después tuvo que escuchar que hasta sus compañeros de bancada Nora Polich y Marcos Nicolini se despegaran de esa postura y dejaran en claro que entendían que la oposición no objetaba las obras sino las condiciones del crédito.

Críticas a
Economía

Los cruces continuaron y en la réplica, Facundo Llano preguntó las razones por las cuales si las obras de salud eran tan trascendentales no las hicieron desafectando recursos de otros fondos, como en otras oportunidades. “No nos van a correr con la sensibilidad. Estamos discutiendo la conveniencia y el camino legal del crédito”, puntualizó.

También rechazó los dichos de Labaroní sobre que sea “racional” tomar deuda y las especulaciones sobre la baja de la tasa Badlar, que se ha mostrado en alza en los últimos días.

Por otro lado, marcó que los 35 millones de pesos que el jefe comunal requiere para estas obras representarán alrededor del 0,17 por ciento del presupuesto del año próximo, por lo cual mandó a Economía a “afinar el lápiz”.

Sumado a eso, Pablo Bossio lamentó que el equipo de Economía no haya subido al Concejo a explicar técnicamente las razones por las cuales el Municipio debe endeudarse. Advirtió que el equipo de Intendente transita “una larga siesta”, en la que “no le interesa explicar a los concejales las razones para comprometer ejercicios futuros”.
Por último, lanzó que la actitud del secretario Daniel Binando es “lamentable”, lo acusó de contar con “poco conocimiento de los temas” y comparó el dictamen del expediente del crédito del Banco Ciudad con “el de un estudiante de economía”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil