Política

Inauguraron la bloquera del movimiento 1 de Octubre

PhotoBLOQUERA

En la jornada de ayer quedó oficialmente inaugurada la bloquera que tendrá a su cargo el movimiento 1 de Octubre, en su sede ubicada en calle Paraguay al 500. Cabe señalar que el ofrecimiento por parte del Gobierno comunal surgió tras la última huelga de hambre que realizó la líder social Griselda Altamirano frente al palacio municipal por espacio de 23 días durante el año pasado.

Durante el tiempo que pasó hasta el día de ayer, el lugar fue acondicionado para que la bloquera pudiera funcionar sin inconvenientes y a su vez la producción que se va logrando tener el espacio suficiente para poder ser acopiado.
Mientras, en un costado, el fuego ya estaba encendido para cocinar distintos cortes de carne al asador y así celebrar el logro obtenido, Griselda Altamirano atendió a El Eco de Tandil para hablar sobre lo que viene.

Indicó que “2016 nos tocó malo para todos, ya veníamos de 12 años de kirchnerismo en los que los trabajadores no han tenido acceso a la tierra, ni al trabajo genuino y vino Macri y agravó la situación. Lo que normalmente debería llevar un par de meses de trabajo, se extendió casi nueve meses para poder armar esta bloquera”.

Especificó que “se construyó con mucho esfuerzo, con la mano de obra de los compañeros fuera del horario de trabajo, más el costo de los materiales, demandó mayor tiempo. Esta bloquera es lo que nos habíamos trazado para poder cumplir con los compromisos productivos que habíamos asumido en el acuerdo después de la huelga de hambre. Cosas improvisadas las puede hacer cualquiera, pero nuestra organización no hace nada improvisado. Armar esta cancha para tener una capacidad de 3 mil bloques por tirada, y poder fabricar 20 mil aunque el acuerdo con Desarrollo Social de la Municipalidad es por 10 mil. La idea es ver si una parte es destinada a autoconstrucción o si el Estado amplía su necesidad de también poder responder a esa demanda”.

Tras destacar que cuando se presentan conflictos el movimiento los plantea con convicciones, valoró esta articulación que se logró entre el Estado y las organizaciones sociales: “Uno tiene que demostrar la capacidad productiva, lo que somos capaces de hacer a partir del trabajo. Esa es la diferencia entre un trabajador asalariado y uno cooperativo. Los que nos inventamos el trabajo y somos los dueños de la producción, no se queda con la plusvalía de nadie. Todo el empeño que pongamos será lo que los compañeros van a recibir a cambio. Por eso planteamos que todos los compañeros cobren 15 mil pesos como mínimo, cosa que si trabajaran bajo patrón cobrarían la mitad por la plusvalía que se queda el mismo patrón”.

Inicio

La bloquera comenzará hoy a funcionar pero el método de distribución de la producción que se logre aún no estaba definido. Al respecto señaló que “vamos a dialogar con Pablo Civalleri, pero creemos que el método más razonable sería que los vales se sigan emitiendo, como se emiten desde Desarrollo Social, y en vez de trasladar los bloques hacia un determinado lugar que sean retirados de la bloquera. Esto sería para ahorrar las cuestiones logísticas y es lo que hacen con la bloquera municipal”.

Remarcó que “para nosotros la alegría es doble porque por el fruto de nuestra lucha los compañeros pueden trabajar. Al mismo tiempo lo que vamos a producir le dará solución parcial a la precariedad habitacional de la gente que vive en malas condiciones y que a través del área de Desarrollo Social se puedan atender. Eso es lo bueno de este proyecto”.

Desde hoy en la sede del movimiento 1 de Octubre habrá un único turno en el que cuatro personas desarrollarán la tarea por espacio de seis horas. En ese tiempo se estima que se elaborarían unos tres mil bloques. “Si vemos -dijo- que se necesita más y tenemos capacidad para la compra de materia prima se sumarían cuatro personas más. Lo importante es que se cuente con espacio físico y que la línea de producción tenga a los compañeros desarrollando las distintas tareas, o nosotros acopiando y realizando el trabajo administrativo. Será un refuerzo de la organización para compañeros que perciben programas sociales y brindarán un servicio para el centro comunitario que funcionará en este lugar”.

Sostuvo que “a las 7 comenzaremos, después hay que hacer el cuidado de los bloques, secado, levantar y hacer una nueva tirada”.

Proyectos

Pensando en la época de otoño-invierno y observando que toda la producción que se realice queda a la intemperie, Altamirano expresó que “tenemos para colocar una media sombra que servirá para proteger el block. Para el invierno, nosotros estamos presentando proyectos en el programa Construir Empleo a través del Ministerio de Trabajo, donde nuestros compañeros van a percibir un ingreso también para trabajar en lo que sea la ampliación y refacción. Y más en espacios como estos que son productivos. Si sale todo bien y el proyecto es aprobado y tenemos los papeles como corresponde, podríamos hablar de una ampliación que tiene contemplado cubrir toda la superficie para que las inclemencias del tiempo no nos afecte para nada la producción”.

La lucha sigue

Si bien en Tandil el movimiento 1 de Octubre, tras el acuerdo alcanzado con el Municipio cesó en sus reclamos, la lucha sigue siendo parte de su naturaleza. “Pasamos año nuevo en la Ruta 3, después de haber tomado los tres edificios públicos. Seguimos teniendo inconveniente con el Gobierno nacional porque nuestros compañeros no cobraron el 27 de diciembre pasado. Por este motivo el 29 de diciembre hicimos un acampe regional donde estuvimos cuatro días en la ruta y recibimos 2017”.

Señaló que “se abrió una mesa de diálogo y seguimos hablando. Nosotros peleamos por convicción, creemos que hay que pelear para poder transformar las cosas. No somos como los kirchneristas, que dicen que salen a recuperar la calle, nosotros nunca la abandonamos pese a que nos ha costado causas penales”. u

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil