Política

Ersinger realizó un positivo balance del primer año de gestión del presidente Macri

__res_ersinger

El concejal del PRO Claudio Ersinger realizó un positivo balance del primer año de gestión del gobierno del Frente Cambiemos. Habló de las medidas implementadas hasta el momento y afirmó que los resultados de cara a una Argentina mejor se van a ver recién en el “mediano y largo plazo”.

Marcó los errores políticos cometidos por el presidente Mauricio Macri y consideró que a pesar de ello la gente sigue confiando en él. “Estamos convencidos de que se está haciendo lo mejor posible para mejorarle la calidad de vida a la gente”, dijo.

En tanto, en el escenario local, habló de una nueva etapa con el radicalismo, con un renovado impulso en las gestiones conjuntas y logros alcanzados con los gobiernos provincial y nacional.

En diálogo con El Eco de Tandil, el edil señaló en principio que, teniendo en cuenta la situación en la que se encontraba el país previo a la asunción del Presidente de la Nación, hoy, un año después, “el balance es positivo” al observar las medidas que se tomaron en “su conjunto”.

Remarcó que se logró “recuperar la República”, es decir, la división de poderes. El Poder Legislativo empezó a “funcionar con debate” cuando, hasta hace muy poco, se hablaba de que en el Congreso nacional había “una escribanía”, advirtió.

“Hoy en día las cosas se debaten y se alcanzan consensos”, celebró Ersinger. “Hay que ver todas las leyes que se trataron este año y las que se aprobaron, y cuál fue el grado de consenso. Como también las que volvieron para atrás”, sostuvo.

Por otro lado, mencionó lo que “ocurrió con respecto al default” y el camino que la Argentina comenzó a transitar en pos de recuperar su credibilidad ante el resto del mundo, eligiendo dejar atrás los vínculos con aquellos países que no son aceptados por el conjunto de las naciones.

“El hecho de haber planteado reglas claras para tratar de atraer inversiones, lo que no es fácil”, reconoció el concejal del PRO, cuando se viene de un proceso tan largo en el que entre otras cuestiones se incumplió con compromisos establecidos con los organismos de crédito internacional y una serie de pautas, dijo.

“Levantar el cepo y las retenciones, es decir, creo que se han ido tomando medidas -sobre todo en la parte macroeconómica-, que de ahí a que les lleguen rápidamente al bolsillo de la gente, no. Las que se tomaron van a empezar a dar resultados en el mediano y largo plazo”.

En lo inmediato -remarcó el edil- están “las medidas sociales”, que se mantuvieron y se ampliaron, respecto a los planes, como así también se actualizaron los valores.

Por lo tanto, desde ese punto de vista para quienes están en “el escalón más bajo” y necesitan más que nada la ayuda inmediata del Estado, “la han tenido”, resaltó.

Plazos para
el crecimiento

Sobre el crecimiento económico del país, dejando atrás la famosa herencia que dejó el kirchnerismo, planteó varios temas -entre ellos- la recesión.

Remarcó que es “muy complejo” salir de un proceso de estas características porque involucra a muchas variables, justamente una de ellas es la de recuperar confianza, cosa que -insistió- “es muy difícil”.

De hecho, reconoció que hace un año atrás el Gobierno transmitió una expectativa mucho más grande y alta respecto a que el segundo semestre sería “una primavera anticipada”; cosa que no resultó.

“Salir de un proceso recesivo, estar con un proceso de inflación y bajarla de 40 a 20 puntos -que es el número en el que más o menos podemos andar en estos últimos meses- es difícil y el resultado empieza a verse con el tiempo”, admitió Ersinger.

En la actualidad, remarcó que el foco está puesto en “la reactivación” a partir de la obra pública, lo que significará la generación de empleo y movimiento empresario, en cada una de las provincias y en cada uno de los municipios.

Lo cual probablemente dijo que traerá también aparejado el movimiento de la obra privada en el rubro construcción. “Después, si me preguntan cuánto tiempo llevará que las empresas privadas empiecen a invertir de manera tal de que se generen fuentes genuinas de empleo, es un proceso más lento y difícil de predecir”, aclaró.

El mayor error
del Gobierno

Por otro lado, consideró que el mayor error del Gobierno nacional fue en “términos políticos”. Señaló que previo a asumir tenía casi como “una garantía” respecto a su equipo económico, en el que la gente depositó “mucha confianza”.

Sin embargo, afirmó que “se han aplicado las recetas” para enfrentar los problemas económicos que la Argentina acarrea, pero “el resultado no han sido todo lo rápido y eficaz que hemos esperado como sociedad”.

En tal sentido, sostuvo que “el Gobierno tiene un análisis bastante más positivo del resultado de la parte económica”, basándose en una serie de indicadores del plano macroeconómico en torno a los cuales está satisfecho pero “de ahí a que le llegue al bolsillo de la gente, falta bastante”, confesó el concejal del PRO.

No obstante, insistió en que “el resultado macroeconómico es positivo”.

La mirada de
la población

Por último consideró que así y todo en general la gente apoya al Gobierno nacional -más allá de que está disconforme con algunas medidas adoptadas- porque conoce y sabe del escenario en el que arrancó, que era muy difícil, con muchos frentes para atender, que conformó un buen equipo y que está aprobado como “administrador” porque también lo hizo en dos períodos en la Ciudad de Buenos Aires con “buenos resultados”.

Por lo tanto, afirmó que “está viviendo el mismo proceso que vivió en su momento en la Ciudad, donde comenzó también tomando medidas que tal vez a la gente no le caían del todo simpáticas y después, cuando la propia gente empezó a ver dónde estaba la plata de los impuestos porque transformaron la ciudad, ahí es donde tuvo el nivel de aprobación que logró de los vecinos”.

“Hay que darle
tiempo al Gobierno”

Consultado si considera que se cumplió con los principales ejes de la campaña 2015 rumbo a la Presidencia, Ersinger consideró que “se está cumpliendo” y aclaró que, en alguna medida, “nos ponemos también muy exigentes”.

“La realidad entonces es que se prometen cosas que se van a cumplir, pero que son un proceso”, afirmó. Planteó así que “hay que darle tiempo al Gobierno”, que en el primer año de gestión tiene que “corregir un montón de indicadores y dar muchas malas noticias, antipáticas, y también debe asegurarse de que tiene que llegar a su segundo año, que es en el que empieza el primer examen porque es electoral, de las Legislativas”.

“Y sabe -remarcó el concejal- que se está jugando la continuidad, porque si no tiene relativamente el número de bancas que necesita para poder asegurarse las leyes de la segunda mitad, se le va a poner muy difícil”.

“Así que creo que en general la gente lo aprueba y lo banca”, reiteró, y resaltó que se están haciendo cosas y “todavía queda mucho por hacer”.

“Empezamos una nueva
etapa con el Municipio”

Por otro lado, el referente del PRO en Tandil también realizó un positivo balance de la relación que mantiene con el Gobierno local. “Empezamos una nueva etapa con el Ejecutivo”, dijo, porque señaló que el Frente Cambiemos se tradujo en un frente de Gobierno.

Remarcó que “lógicamente, Tandil tiene una particularidad porque el radicalismo viene de tres períodos consecutivos, entonces entrar en un cuarto mandato con una lógica de Gobierno nacional y provincial distinta y, de alguna manera, teniendo que compartir con otro espacio u otros, lleva también un período de adaptación”.

Desde el PRO, por su parte, y también en nombre de su par Pablo Díaz Cisneros, el concejal admitió que no les fue nada difícil trabajar en conjunto con el Intendente y todo su Gabinete por el hecho de que trabajan para Tandil, al igual que el gobierno de Lunghi.

“Para eso es que estamos permanentemente en contacto con los gobiernos nacional y provincial, para ver qué hay dando vueltas para traerlo a Tandil”, subrayó, como lo que se logró en materia de urbanización con la Nación.

“Fue el primer puente que hicimos con el Municipio y la ventaja que tuvimos y es por eso que se consiguieron estas tres mesas de trabajo, la primera La Movediza, la segunda El Tropezón y barrio Parque La Movediza, y la tercera Villa Aguirre, fue un poco porque las tres gestiones anteriores del Gobierno municipal le dieron un handicap que muchos otros municipios no tenían ni tienen”, rescató Ersinger.

Por lo tanto, admitió que “es una ventaja” la experiencia que tienen inclusive todos los distintos sectores que han tenido que intervenir en las gestiones. “En tal sentido ha sido una buena experiencia y creo que el año próximo van a venir muchas otras actividades con otras áreas en las que estaremos trabajando en conjunto”, confió.

“Porque -resaltó- hay muy buenos elementos dentro del Gobierno municipal y por lo que pudimos percibir se entendieron muy bien con las distintas áreas, tanto del Gobierno provincial como el nacional”.

Por último, en cuanto a las conversaciones ya de cara al próximo año de elecciones legislativas, aclaró que -por el momento- no se ha avanzado mucho en “cómo se irá a conformar la lista” y pronosticó que las definiciones llegarán en “los primeros meses de 2017”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil