Política

El bloque de Concejales del FPV-PJ propuso fundar la Casa del Estudiante Rural en Tandil

web_5loc

El bloque de concejales del PJ-Frente para la Victoria presentó un proyecto de ordenanza para la creación de la Casa del Estudiante Rural en Tandil, con el objetivo de albergar a los egresados del secundario de la zona del campo que necesiten apoyo para seguir una carrera terciaria o universitaria en la ciudad. La iniciativa nació a partir de la inquietud de vecinos de María Ignacia que buscan poner en marcha un mecanismo, desde el Estado municipal, que incentive a los jóvenes a continuar sus estudios.

Los legisladores que le dieron forma a la propuesta destacaron la ventaja de Tandil al contar con una amplia oferta académica, entre la Unicén e institutos terciarios, “pero vemos necesario apoyar a los estudiantes de las localidades rurales, que muchas veces no pueden afrontar los gastos de traslados o vivienda de manera individual”.

El proyecto de ordenanza, que tomó estado legislativo en la sesión del 29 de septiembre de este año y despertó el interés de ediles oficialistas, aguarda el debate en comisiones y su pronto tratamiento para que pueda ser incluido en el Presupuesto 2018.

Los detalles

Entre los principales lineamientos, la iniciativa promueve la creación de la Casa del Estudiante Rural en la ciudad de Tandil y delega en el Departamento Ejecutivo buscar un inmueble, preferentemente céntrico para su funcionamiento y con condiciones óptimas de habitabilidad, como dormitorios, sanitarios, cocina y sala de usos múltiples.

Además, promueve que la dirección y organización de la casa esté a cargo de un consejo directivo, integrado por un representante de la Dirección de Juventud, un representante de la Comisión de Cultura y Educación del Concejo Deliberante y tres estudiantes que residan en el lugar.

Por otro lado, el proyecto establece que los representantes de los estudiantes tendrán mandato por un año y serán votados por mayoría entre los habitantes de la casa. Esa comisión buscará promover todo tipo de actividad tendiente a colaborar con los gastos que ocasione la permanencia de los estudiantes (comedor, material de estudio, etc.); establecerá un pago mínimo para los residentes de alguna contraprestación (prorrateo de tasas e impuestos) y dictará el reglamento de convivencia dentro de la casa, su forma de ingreso, selección, permanencia y egreso.

En relación a la admisión de los residentes, la propuesta contempla que “se deberán establecer parámetros objetivos de selección, donde se privilegien los mejores promedios escolares o universitarios y/o terciarios, en combinación con la necesidad económica del solicitante”.

Una vez seleccionados, los residentes deberán firmar el reglamento de convivencia, mientras que la primera comisión tendrá que abrir una cuenta bancaria para poder recibir donaciones de terceros.

Los argumentos

Los concejales del FPV-PJ trabajaron en esta iniciativa a partir de la inquietud que les transmitieron vecinos de María Ignacia, quienes describieron la necesidad de los estudiantes de esa localidad y de Gardey de contar con una residencia subsidiada por la comuna en el casco urbano de Tandil.

“Dentro de esos grupos se encuentran jóvenes con promedios elevados y con potenciales que no deben ser desaprovechados por la sociedad ya que vería malgastados los esfuerzos económicos ya invertidos si los mismos vieran truncados e interrumpidos sus estudios”, manifestaron en los considerandos del proyecto que ya se trata en comisiones y que requerirá del visto bueno del Departamento Ejecutivo.

Por otra parte, destacaron que “teniendo una amplia oferta académica en nuestra ciudad, se hace necesario apoyar a los estudiantes de las localidades rurales, que muchas veces no pueden afrontar los gastos de traslados o vivienda de manera individual”.

A partir de estas situaciones, los legisladores consideraron que para resolver esos inconvenientes, el Estado municipal puede “organizar los esfuerzos de padres, alumnos y empresas interesadas en que esos potenciales se transformen en realidades concretas y eviten de este modo frustraciones que hacen más pobre a nuestra sociedad”.

En relación a los aportes que podría realizar el Municipio, subrayaron la importancia “de organizar y aglutinar esos esfuerzos a través de la creación de una comisión, la cual será un medio apto para poder colaborar con la solución de uno de los problemas más importantes por el que debe atravesar todo estudiante como es el de la vivienda”.

En ese sentido, recordaron que ya existen dos iniciativas como el Centro de Integración Tandilense en Buenos Aires (Citba) y el Centro Unido de Tandil (CUT) en La Plata, “donde el Municipio apoya económicamente con el aporte de 470 mil pesos para que puedan estudiar los vecinos de nuestra ciudad que no encuentran su carrera elegida en la amplia oferta académica que tiene Tandil”.

A partir de lo expuesto, consideraron que “el Estado municipal, a través de sus políticas públicas, debe garantizar la equidad y la igualdad de oportunidades para todos, y que en el caso de los estudiantes de las localidades rurales del partido de Tandil que tienen una dificultad extra para acceder a estudios superiores, achicando ostensiblemente su libertad para escoger un futuro vinculado al ejercicio de una profesión”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil