Política

Citan a Civale al Concejo para que explique los cambios en el contrato del relleno sanitario

__res_civale

La Comisión de Interpretación y Asuntos Legales del Concejo Deliberante, que preside Marcos Nicolini, definió esta semana insistir con la convocatoria al titular de la Usina, Matías Civale, para que brinde explicaciones sobre el proceso que siguió el contrato de gestión del relleno sanitario por parte de Usicom y las modificaciones que se incorporaron cuando aún se estudiaba el documento original.

El llamado se realizó por nota y quedó programado para el miércoles, día de reunión del espacio legislativo, tras una serie de comunicaciones previas que no habían logrado la respuesta esperada (igual no hay mayores precisiones ante un viaje que emprendió el funcionario convocado).

El tema se inició el 30 de junio de 2015 cuando, al vencerse la administración de Clear, se produjo la rúbrica entre el Municipio y Usicom del contrato de locación de obras y servicios, por el cual la empresa del grupo de la Usina Popular y Municipal se hizo cargo de la gestión integral del tratamiento y disposición final de los residuos.
Ese expediente ingresó al Legislativo en septiembre de ese mismo año para su convalidación y pasó a la Comisión de Economía y Presupuesto para su estudio. Sin mayores avances en febrero de 2016 se lo transfirió a la de Interpretación y Asuntos Legales.

Sin embargo, y pese a las instancias que siguió hasta su aprobación en el recinto en abril del año pasado, cinco meses después de aquella firma, en 2015, se había incluido una serie de modificaciones que alteraron tres puntos centrales del contrato.

Se trata de un expediente con tres adendas que hace poco más de un mes tomó estado legislativo y permitió detectar una serie incongruencias, para lo cual el presidente de la bancada oficialista citó por nota a Civale en un intento por dilucidar la situación desatada.

El contrato original

En este caso, El Eco de Tandil dialogó con el vicepresidente de la Comisión de Interpretación y Asuntos, el concejal del FPV – PJ, Rogelio Iparraguirre, quien realizó un repaso sobre el camino recorrido y compartió el error detectado y que motivó la convocatoria al exsecretario de Gobierno.

En primer término recordó que, cuando ingresó el expediente en febrero del año pasado, comenzaron a estudiar el contrato de concesión, que presenta las condiciones para la explotación del relleno sanitario.

Iparra

Y destacó que los puntos más relevantes que incluía el documento original hacían alusión al precio a pagar por tonelada de residuos que ingresan al predio, a la responsabilidad de las obras a efectuar y al plan estratégico de funcionamiento.

Sobre el primer aspecto el edil refirió que presentaba una ecuación dinámica que establecía el valor de la tonelada de desechos. “El año pasado los tandilenses pagamos por el depósito de nuestros residuos cerca de 900 mil pesos mensuales a Usicom”, ejemplificó. Y aclaró que el monto depende de la generación de desechos, siendo que en la actualidad se producen entre 130 y 140 toneladas diarias.

El siguiente punto relevante del contrato que analizó inicialmente la comisión distinguía las responsabilidades en torno al financiamiento de las obras necesarias al interior del relleno sanitario. Así Iparraguirre indicó que, excepto las tareas de tendido eléctrico, “originalmente estaban a cargo del concesionario”.

El tercero refería al plan estratégico que desarrolló Usicom para su administración del predio, que contemplaba la inclusión de una máquina compactadora industrial a los 18 meses de aprobada la ordenanza para efectuar un uso “más racional” del espacio disponible en las celdas; y 18 meses después la planta de separación de residuos en destino.
Por entonces, los integrantes de la comisión consideraron prudente citar al presidente de la Usina, Matías Civale, que subió al Deliberativo el 6 de marzo de 2016 y brindó explicaciones sobre los aspectos incluidos en el contrato original.

Y finalmente en la sesión del 14 de abril del año pasado “el contrato se votó en el recinto y se aprobó por mayoría simple”, ya que no contó con el respaldo de los seis concejales que respondían a la bancada del PJ – FPV.

Tres modificaciones

Hecho el repaso, que pone en contexto el proceso que siguió a la firma contrato de concesión, Iparraguirre puso el foco en otro aspecto al indicar que el 17 de marzo de este año, es decir, hace poco más de un mes, tomó estado legislativo un expediente del Departamento Ejecutivo que incluye “tres adendas al contrato original”.

Y puntualizó que lo adicionado modifica “el cálculo para definir el precio por tonelada; quién se hace cargo del financiamiento de las inversiones, que corren todas por cuenta del Municipio, es decir, no solo el tendido eléctrico sino las obras de excavación, de construcción de los módulos, las celdas, los tubos del líquido del lixiviado, las membranas, etcétera; y la tercera adenda descarta por completo el plan estratégico de manejo de residuos”.

El concejal advirtió que, en definitiva, “modifican el contrato original en sus tres cuestiones fundamentales”.

Sin vigencia

Sin embargo, independientemente de las “críticas” que podría cosechar esta acción, sumó otro condimento al mencionar que “la adenda se firmó el 8 de noviembre de 2015”, con lo cual “cuando en febrero de 2016 los integrantes de la Comisión de Interpretación y Asuntos Legales estábamos estudiando el expediente con el contrato original, ese contrato ya había sido modificado”.

Luego, en marzo de 2016 Civale “nos explica todo un contrato que ya no tenía vigencia” y en abril de 2016 “los 20 concejales tratamos el tema en el recinto, más allá de quién votó a favor y quién en contra, lo hicimos sobre la base de algo que ya no existía” ya que “el 8 de noviembre de 2015 había sido modificado sustancialmente”, insistió.

A todo el esquema planteado Iparraguirre agregó que la anterior concesionaria, Clear, y Usicom “constituyeron ante AFIP una Unidad Transitoria de Empresas (UTE) 18 días antes del vencimiento del contrato” de la gestión predecesora.

Y remarcó que los vehículos y maquinaria utilizados en la actualidad “pertenecían de Clear” y que el responsable técnico del relleno sanitario es empleado de la misma firma.

Frente a todo lo expuesto, y a la espera de poder aclarar el escenario planteado, sugirió como interrogantes cuál es el rol de Usicom en la administración del relleno sanitario, “que no pone un peso para hacer las obras y lo único que hace es cobrar por cada tonelada que ingresa, y encima forma parte de una UTE con el concesionario anterior”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil