Política

Auza impulsó un convenio con la Unicén para reparar la parroquia de María Ignacia

web_6loc1

La comunidad de la parroquia Nuestra Señora del Rosario de la localidad de María Ignacia (Vela) vivió una jornada muy especial y esperanzadora, ya que se firmó el convenio con la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Centro para empezar los trabajos de intervención en el techo del templo parroquial.

El acuerdo se logró tras la gestión de Néstor Auza, luego de una serie de reuniones que integrantes de la comunidad parroquial mantuvieron con el candidato a concejal por el Frente Cumplir, donde manifestaron la preocupación que genera el desprendimiento de la mampostería del techo, lo que representa un verdadero peligro durante las actividades de la iglesia.

La Casa del Niño y Jardín Maternal “Rayito de Sol” de María Ignacia, representados por su presidenta Graciela Bascougnet, y la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Centro, con su decano ingeniero Marcelo Spina, firmaron el convenio, el último domingo, al mediodía, en el marco de los festejos por el 133er. aniversario de la localidad.

El acuerdo tuvo la adhesión de destacados profesionales de la localidad, arquitectos y maestros mayores de obras, que se sumaron con su firma a las instituciones que apoyan esta iniciativa, como la Casa del Niño, la Escuela Primaria 13, el Jardín de Infantes 909 y el Rotary Club.

La rúbrica del documento se realizó a partir de la gestión de Néstor Auza, ya que transmitió la preocupante situación a los profesionales de la Facultad de Ingeniería, quienes de inmediato se ofrecieron para realizar una intervención que posibilite diagnosticar el estado del material y su posible reparación.

Cabe reseñar que el problema edilicio se ha venido agravando a pesar de algunos arreglos que se realizaron anteriormente.

La firma de este acuerdo pone en marcha la intervención científica de la Universidad Nacional del Centro en una problemática que se profundizó con el paso de los años y que aún no encuentra una solución, preocupando a la comunidad de María Ignacia.

Por su parte, Néstor Auza agradeció la predisposición de los profesionales académicos, especialistas del área de materiales y estructuras, que se acercaron para tener una primera visión del estado del edificio, conocer la historia de la parroquia y las distintas reparaciones y mantenimiento que ha recibido.

De este modo, la comunidad de María Ignacia inicia un nuevo y esperanzador proyecto en la búsqueda de una solución definitiva a la situación edilicia de la parroquia.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil