Policiales

Una pelea entre amigos dejó el saldo de un muerto y el agresor herido e internado

web_APUÑALADO

Anoche, una reunión de amigos terminó en un violento hecho de sangre que se desencadenó en el domicilio de Linstow 390. Producto de la gresca que se originó en cuestión de minutos, Andrés Ateiro Aquiles,  de 25 años de edad,  terminó recibiendo un puntazo en la zona costal de su cuerpo, lo que derivó en el llamado a la ambulancia para socorrer al herido, quien perdió mucha sangre y terminó falleciendo minutos después.

El agresor, Diego Armando Prestes, también de 25 años, quien había llegado al citado lugar en una motocicleta y huyó, pero fue atrapado por personal de la comisaría Cuarta en la avenida Falucho y Piedrabuena. El aprehendido también prestaba heridas de arma blanca por lo que fue derivado al Hospital público.

 

La pelea

Según la información que este Diario pudo recabar en la mencionada dirección, cuatro personas mayores de edad se encontraban tomando alcohol, pasando un grato momento, sin imaginar ninguno de los presentes que lo que parecía un viernes de amigos iba a terminar en una jornada luctuosa, cargada de violencia y con sed de venganza por parte de aquellas personas que comulgaban a diario con Ateiro Aquiles.

Lo que desató la locura fue el grito de un vecino, estimaron ocasionales testigos, detallando  que la queja se habría dado por supuestos ruidos molestos. Ante este reclamo, Prestes tomó una piedra y buscó arrojársela  a quien se quejaba, con tan mala puntería que el canto rodado dio de lleno en la cara de Ateiro Aquiles. Fue el principio del fin.

Esa acción provocó que se desatara una pelea entre ambos protagonistas, hiriendo Ateiro Aquiles de arma blanca a Prestes en su costado derecho. En el instante que ambos contrincantes fueron separados por las restantes personas que se encontraban en el lugar, frenando en cierto modo la pelea, Prestes tomó la decisión de extraer un cuchillo entre sus ropas y vengarse de la herida recibida aplicándole un puntazo a Ateiro Aquiles en la zona del tórax,  dejándolo tan maltrecho que minutos después, y pese a la tarea desarrollada por los médicos, se produjo el deceso.

Mientras los presentes pedían que se convocara a la ambulancia para atender a quien estaba perdiendo mucha sangre, el atacante decidió darse a la fuga, aunque el corte recibido impidió que pudiera lograr su objetivo, siendo atrapado por el personal policial.

 

Tensión

Al llegar la ambulancia a Linstow al 300, el personal de enfermería atravesó por un tenso momento ya que quienes estaban en el lugar le reclamaban una supuesta tardanza dado que la víctima estaba perdiendo mucha sangre.

Algunos presentes hasta llegaron a increpar al personal policial porque querían que el primer móvil que arribó cargara al herido, sin esperar el socorro sanitario.

Lo sucedido enseguida se dispersó entre el resto de los amigos, por lo que en la oscura esquina de Grothe y Linstow arribaron más personas al domicilio conmocionadas por lo ocurrido, quienes a modo de venganza destruyeron la moto con la que había arribado Prestes.

Luego se dirigieron hasta el sector de Guardia del Hospital donde permanecieron esperando una alentadora noticia que nunca llegó y como el clima por lo acontecido estaba bastante enardecido se convocó a personal policial para garantizar la seguridad del centro asistencial y de quienes en ese momento acudían a atenderse.

 

Parte médico

Desde Hospital se informó que producto de la herida recibida Ateiro Aquiles falleció, en tanto que su agresor Prestes presentaba una herida de arma blanca en su costado derecho y que permanecía siendo atendido con custodia policial dado que estaba en carácter de detenido.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil