Policiales

Trasladaron al homicida Damián Gómez a la unidad penitenciaria de Sierra Chica

detenido

Finalmente, ayer se concretó el traslado de Damián Gómez a la unidad penitenciaria de Sierra Chica, en cumplimiento con lo que decretó el Juzgado de Garantías 2, a cargo de la doctora Stella Maris Aracil, a instancias de lo solicitado por el fiscal Gustavo Morey, en el marco de la instrucción que se inició tras el femicidio de Ailín Torres, ocurrido el sábado a la madrugada en su departamento de 4 de Abril al 500.

La expareja de la víctima quedó imputado en una causa caratulada “Femicidio por ser perpetrado en contexto de violencia de género y por haber mantenido una relación de pareja”, según lo que establece el artículo 80 inciso primero y once del Código Penal.

Luego del homicidio, Gómez quedó alojado en los calabozos de la comisaría Primera a disposición de la Justicia. Tras negarse a prestar declaración indagatoria, el sábado por la tarde, la jueza de Garantías decretó la detención y el traslado hacia la unidad penal 2 de Sierra Chica, Olavarría.

Abogado

En tanto, Gómez contará con el patrocinio legal del abogado Claudio Castaño, que aceptó la entrega del Fiat Punto propiedad del imputado como forma de pago por sus servicios, según trascendió.

El expediente de la instrucción precisamente quedó en manos del Juzgado de Garantías hasta tanto se resuelva el patrocinio del citado letrado.

Resolución

La resolución judicial señala que Ailín Torres tuvo una relación de noviazgo durante nueve años con Damián Alejandro Gómez, conviviendo ambos antes de finalizar la relación en el departamento ubicado en 4 de Abril 517.

Y pese a que la relación finalizó, Damián Gómez ejerció sobre su expareja “actos de control y dominación”, como esperar a Ailín en la vereda del domicilio, ingresar al complejo de departamentos y realizar actos hostiles arrojando piedras a la ventana hasta romper un vidrio, enviar a su celular insistentes mensajes de texto y efectuar insistentes comunicaciones telefónicas a Ailín Torres.

Femicidio

Sobre el suceso puntal, se detalla que el sábado, alrededor de las 3, aproximadamente, Gómez, continuando con sus actos hostiles hacia Ailín, ingresó a la vivienda con una copia de la llave, sin autorización de su moradora.

Una vez allí, aguardó a la víctima en uno de los ambientes de la propiedad, más precisamente en el baño escondido detrás de la cortina, y con la finalidad de atacar la integridad física de su expareja, munido de un elemento punzo cortante tipo cuchillo con mango remachado a hoja metálica, cuando la nombrada ingresó al baño.

En ese momento el agresor inmovilizó a la mujer por sus hombros, aprovechando su superioridad física, y allí le aplicó un primer puntazo en el cuello para luego aplicar un total de veinte puñaladas que impactaron en zonas vitales del cuerpo de Ailín, como tórax y corazón.

Los gritos de la víctima alertaron a su pareja, quien se dirigió hasta el baño, abrió la puerta y vio cómo el agresor la atacaba. Automáticamente, salió del departamento en busca de su arma reglamentaria, a la vez que solicitó ayuda a la policía, vía comunicación telefónica al sistema de emergencias 101.

Al arribo de los efectivos de la Unidad de Policía de Prevención Local, Nicolás Guallarello fue esposado en la calle, ya que sus colegas pensaron en principio que había sido él el autor del hecho. Sin embargo, rápidamente les explicó la situación e ingresaron al departamento, donde se encontraron con la sangrienta escena.

En el interior del domicilio, Gómez estaba tendido sobre la cama con heridas cortantes a la altura de las muñecas en ambos brazos, y Torres sin vida en el baño.

El femicida fue aprehendido y trasladado al Hospital Municipal “Ramón Santamarina”, bajo custodia policial, donde recibió las primeras intervenciones y fue dado de alta. De allí, fue alojado en la comisaría Primera, donde quedó detenido y puesto a disposición de la Justicia.

El feroz ataque le provocó a Ailín Torres la muerte por fallo circulatorio agudo y shock hipovolémico.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil