Policiales

Tras los peritajes, la mamá del bebé hallado muerto dentro de una mochila en el placard podría ser declarada inimputable

bebeplacard

Un vuelco inesperado podría recobrar por estos días la instrucción penal preparatoria que investiga lo ocurrido el 26 de mayo de 2014, cuando la policía halló el cuerpo sin vida de un bebé de casi dos meses en el interior de una mochila guardada en un placard de un departamento interno de Moreno 1320.

A más de dos años de aquella tragedia hecha pública que generó repercusiones mediáticas más allá de las sierras, la Justicia iba camino a definir el expediente, resolviendo la responsabilidad de la joven madre involucrada en el fatal desenlace. Pero ahora surgió una situación que descolocó a propios y extraños, y que tiene que ver con la salud mental de la mujer.

A más datos, días pasados por diligencias del abogado Juan Pablo Bertucci, la joven vino a la ciudad en pos de prestar declaración bajo la modalidad de una presentación espontánea. Dicha entrevista con los instructores judiciales serviría para resolver el entuerto judicial y, factiblemente, informarle sobre la eventual imputación que pesaría para con ella, recurriendo a la figura del homicidio culposo.

Empero, el abogado particular como los funcionarios judiciales se toparon con un cuadro sensiblemente complejo. La mujer no recuerda absolutamente nada de aquellos días de la tragedia y también se le escucharon frases disparatadas que no hicieron más que descolocar a los investigadores que evidentemente creyeron que no se trataba de ninguna actuación y más bien todo hacía pensar en un cuadro psiquiátrico severo.

Frente al complejo escenario, se resolvió que la mujer fuera trasladada al departamento judicial de Azul y mantuviera una entrevista perital con la psicóloga y psiquiatra, quienes podrían tratar de esclarecer el cuadro que presentaba la mujer. De dichas conclusiones es que se presagia un final de causa llamativo y que podría tener que ver con declarar a la mujer señalada como inimputable, no responsable de aquella muerte de su bebé.

Como se había informado, antes que finalice la feria judicial llegó a manos del fiscal Luis Piotti el informe perital que analizó las circunstancias del fatal suceso y las oportunas entrevistas practicadas a la mamá, actualmente con residencia en su ciudad natal de la Provincia de Santiago del Estero.

El informe en cuestión deja un alto margen de posibilidad de que la mujer actuara presa de la desesperación y en estado de shock al encontrarse con su bebé muerto (pudo haber sido por muerte súbita) y, en medio de la dramática situación, escondió el cuerpo ya sin vida en la mochila, dentro de un placard.

Bajo esa hipótesis, el ministerio público se inclinaba por una imputación sensiblemente inferior a lo que a priori se podía especular, calificando el luctuoso suceso contra la madre como homicidio culposo, delito por el cual fue indagada ahora, con las secuelas citadas en los párrafos anteriores.

El caso

El caso se conoció cuando la madre de 22 años, su hermano -ambos domiciliados en Tandil- y sus padres se presentaron en la Seccional Segunda con la intención de informar sobre un hecho que movilizó a la familia, que desconocía incluso el embarazo de la joven.

De acuerdo a lo informado por la policía por aquellos días, la criatura habría nacido el 30 de marzo en el Hospital Municipal “Ramón Santamarina”.

El relato se inició el viernes cuando desde el centro asistencial público se comunicaron con la abuela de la reciente madre para informarle que debían llevar al niño a un control.

Desconcertada por la información que recibió, la bisabuela del recién nacido consultó con su otro nieto, hermano de la joven, quienes ocupaban un departamento en la zona de Pellegrini y Moreno.

Con pocas certezas, dio inmediato avisó a sus padres, que emprendieron viaje desde Santiago del Estero, de donde son oriundos.

La familia intentó conocer lo sucedido y se encontró con la estremecedora escena al inspeccionar el placard de la habitación. Posteriormente, asistieron a la sede policial para informar el hecho.

Inicialmente se puso en marcha una causa caratulada como “Averiguación de causales de muerte”.

Por aquellas horas, mientras la joven madre quedaba internada en el Hospital producto de su estado emocional, desde la morgue judicial se practicaba la operación de autopsia que, como informe preliminar aludía a que el cadáver no presentaría signos de violencia.

Desde anoticiados del trágico hecho, la Justicia no dispuso ninguna medida restrictiva para con la mujer que se encontraba bajo el estado puerperal, los 60 días después del parto, figura contemplada en el Código Penal.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil