Policiales

Tras el resultado positivo de ADN, quedó detenido el acusado de violar a una mujer en la vía pública

3b259c7c-c4de11-46b6-956a-3bd363e15c6a

El gravísimo caso de violación sufrido por una mujer en plena vía pública ocurrido a mediados de julio, logró un avance significativo en la investigación, ordenándose la captura de quien resultaba sospechoso del aberrante atraque sexual, a partir del resultado de un peritaje que confirmó su responsabilidad penal.

En efecto, se trató de una pesquisa extremadamente grave como compleja de dilucidar. No se registran mayores casos de ataques sexuales de estas características en la ciudad (en la vía pública). La gran mayoría de los hechos ventilados deviene de los abusos en el contexto intrafamiliar, por ello la necesidad imperiosa de los investigadores para dar con el responsable.

La complejidad también radicaba en que no había mayores pistas sobre el autor. Apenas una desdibujada descripción física del atacante de parte de la víctima, quien sigue bajo tratamiento psicológico y acompañamiento terapéutico frente al trauma padecido. De hecho, en el reconocimiento en rueda que se practicó, la mujer no pudo reconocerlo, también presa de una conmoción extrema.

Empero, en una tarea casi artesanal, desde la fiscalía a cargo de Damián Borean, con un trabajo cual orfebre de la instructora judicial Viviana Chambrillón, recopilando datos y pistas, permitió dar con el entorno del sospechoso, ni sin antes realizar un profuso trabajo sobre el cual se prefirió guardar cierto recelo para no entorpecer la causa, y, una vez identificado (había abandonado su domicilio, vivía en la zona donde aconteció el ataque sexual, como su último lugar de trabajo) se solicitó un allanamiento en la residencia donde fue ubicado.

Una vez realizado el allanamiento, por orden del fiscal se promovió la extracción de sangre del acusado, material que permitió el cotejo con las muestras del hisopado que se la había practicado a la mujer una vez realizada la denuncia por la violación, a las pocas horas, en el Hospital.

Dicho cotejo fue realizado en la Asesoría Pericial y el pasado jueves arribaron los resultados, confirmándose que se hallaron muestras del patrón genético del sospechoso, identificado como Maximiliano Ezequiel Corradi. De allí, desde el Juzgado de Garantías 1, se ordenó la detención del sindicado, que se hizo efectiva ayer, exactamente cuatro meses después del repudiable suceso.

El suceso y la acusación

A Corradi se le endilga la comisión del delito que fue tipificado como “Abuso sexual con acceso carnal y robo calificado con el uso de arma de fuego cuya aptitud de disparo no se pudo acreditar, en concurso real”, en los términos de los artículos 55, 119, tercer párrafo y 166, inciso segundo párrafo tercero del Código Penal.

Al decir de la acusación fiscal, se acreditó que el 14 de julio de 2017, momentos posteriores a las 8.30, Corradi interceptó a la mujer en la zona de la quinta La Florida y, mediante la intimidación del uso de un arma de fuego, la condujo a pie hasta el sector de las vías del tren, cercano a calle Pujol y Primera Junta. Una vez allí, la obligó a ponerse de rodillas y desvestirse, siempre apuntándole con el arma en la nuca, y le ordenó que no lo mirara. También le pegó en el rostro y le tiró el cabello, para luego abusarla sexualmente. Posteriormente se apoderó de un teléfono celular de la víctima y unos 200 pesos, con lo cual huyó de la escena.

Como oportunamente se había detallado la mujer, mayor de 30 años, denunció la violación que se produjo cuando regresaba a su hogar después de acompañar a su hija a la escuela.

La horrible situación vivida por la víctima originó su descompensación, y fue auxiliada por una vecina, quien la encontró por la zona y al verla tan conmocionada decidió trasladarla hasta el Centro de Salud de Villa Italia Norte, ubicado en Patagonia 977, lugar donde tranquilizaron a la víctima, la contuvieron y también alertaron a la policía de lo acontecido.

La mujer llegó muy mal, lloraba y al mismo tiempo decía que la habían abusado. En principio, trataron de calmarla y describió que “es algo que no pasa todos los días. Se llamó a la policía, cumpliendo el protocolo interno que hay para estos casos, y avisamos al Hospital de lo que había sucedido, para que la mujer pudiera recibir un análisis más generalizado”.

Minutos después, llegó una ambulancia del Servicio de Emergencias del centro de salud público, adonde fue derivada para ser atendida por los profesionales.

Atención y revisión

La joven fue recibida y atendida en el Hospital Ramón Santamarina, donde los facultativos cumplieron con el protocolo existente para casos de abuso, violencia y violación, además a la víctima se le realizaron distintos análisis y el tratamiento de prevención de profilaxis.

Si bien al ingreso al centro asistencial la víctima no presentaba criterio de internación, volvió a contar lo expresado en la sala de salud sobre el salvaje ataque sexual y al ser analizada por los médicos, presentaba signos clínicos de haber sido violada.

Una vez cumplida con la exhaustiva revisión médica, fue acompañada hasta la Comisaría de la Mujer para radicar la correspondiente denuncia que tuvo su correlato en la fiscalía.

El acusado será hoy trasladado a la sede judicial, donde se le tomará declaración indagatoria por el delito ya citado, una situación muy complicada siendo que la prueba en su contra es nada más y nada menos su propio ADN.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil