Policiales

Tras amenazar a la empleada con una cuchilla, un solitario delincuente asaltó una panadería

web_PANADERIA 1

La zona de Villa Aguirre fue el lugar elegido por los delincuentes para perpetrar distintos asaltos a plena luz del día. El comercio de panadería denominado Anahí, fue el sitio hasta donde llegó un malviviente, quien tras amenazar a la empleada con una cuchilla tomó el dinero que había en el interior de la caja registradora para luego darse a la fuga, no sin antes ser perseguido por el dueño del negocio, que no pudo atraparlo.

Nicolás Verna, titular del comercio, contó a El Eco de Tandil que “estaba la empleada atendiendo la panadería y entró una persona encapuchado y la cara tapada con un pañuelo. Tras amenazarla le pidió la plata a la empleada que del susto salió corriendo para atrás y empezó a los gritos. Estaba en el lugar y escuché que decía ‘me están robando’, agarrando alrededor de 1000 pesos para salir corriendo”.

Persecución

La historia no terminó ahí ya que Verna decidió avisar a la policía, pero salir a perseguir al delincuente. “Salí por una puerta lateral que hay en el lugar para interceptarlo. Justo había una clienta afuera que me dijo que había escapado hacia Casacuberta. Subí a la camioneta y salí a buscarlo alcanzándolo en la esquina de Vigil, donde lo intercepto con la camioneta y me tira una cuchilla grande tipo carnicero, con la que había amenazado a la empleada, y me rompió el parabrisas”.

Narró que “aprovechando eso, esta persona salió en dirección opuesta a la que yo estaba, había gente que vio lo que estaba pasando pero cuando salí de la camioneta no estaba más. Creo que se metió en alguna casa o en el algún lado, pero desapareció. Le pregunté a la gente que estaba mirando y nadie me quiso decir”.

Añadió que “llegó la policía y le expliqué que lo salí a perseguir, pero que se había guardado en alguna casa porque en un segundo desapareció. Quedamos con la policía mirándonos la cara, y esperaba que la policía revisara algunas propiedades, pero no fue así”.

Bronca

A Verna se lo notó con mucha bronca porque el asalto que sufrió su comercio, se suma a una seguidilla de robos que hubo en esa zona de la ciudad, en donde hubo vecinos que debieron enrejar sus casas o levantar aún más los paredones para intentar estar resguardados de los malvivientes.

Al respecto dijo que “tengo cámara de seguridad en el local y la filmación se la voy a llevar a la fiscalía porque sinceramente estoy cansado de los robos. Tengo otros comercios y sufrí muchos robos en mercadería en el comercio que tengo en Güemes y Darragueira. Todos saben quiénes son los que roban a los que trabajan, se lo dijimos a la policía”.

Detalló que “hace quince días le robaron la moto a un empleado afuera de la panadería, y también hicimos la denuncia en la comisaría Cuarta. Pero no fue el único, hace un mes atrás le robaron a la vecina de enfrente, y también a la vecina de al lado, quien tuvo que poner rejas y levantar el paredón. A la policía le dije que estamos teniendo esta problemática y no hay soluciones de nada ya que los robos siguen. Hace dos meses que venimos de una racha de robos y le dije a la policía que estaría bueno que empiecen a hacer algo”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil