Policiales

Robaron una importante cantidad de dinero en dos hechos mediante la modalidad del “cuento del tío”

web_5loc

La modalidad del “cuento del tío” se cobró ayer a dos nuevas víctimas en Antonena al 0 y en la avenida Perón al 1100 -domicilios ubicados a poca distancia-, casos se suman a otro ocurrido en Arana entre San Lorenzo y 14 de Julio que no logró concretarse.

En el primero de los hechos, una pareja de adultos mayores sufrió el engaño a partir de un llamado telefónico de una persona que se hizo pasar por su nieto y logró que entregaran alrededor de 60 mil pesos a un tercero que pasó por el domicilio a bordo de un vehículo.

En el segundo, ocurrido horas después, dos hermanas de 81 y 78 años creyeron el relato de un intruso que dijo haber sido enviado por el hijo de una de ellas y que terminó con un botín de mil dólares y 10 mil pesos.

Un falso nieto

Uno de los sucesos se desarrolló ayer en una vivienda de Antonena al 0, alrededor de las 13, cuando ingresó un llamado al teléfono fijo de una persona que se hizo pasar por el nieto del matrimonio.

En el transcurso de la conversación, la voz del otro lado del teléfono comenzó a desplegar un engaño con argumentos vinculados a una situación con una entidad bancaria que los obligaba a cambiar los billetes en circulación que tenían guardados.

En determinado momento el falso nieto le dijo a la mujer que iba a pasar una persona a retirar la suma reunida por el domicilio. Poco después, un hombre que se movilizaba en un automóvil, llamó a la puerta y recibió unos 60 mil pesos.

Horas más tarde, y movilizados por la falta de novedades en torno al efectivo que presuntamente debían cambiar y recibir, los damnificados se contactaron con su nieto y fue entonces que confirmaron sus sospechas, que habían sido víctimas de un engaño.

Enseguida dieron aviso a la policía y personal de la comisaría Segunda comenzó a trabajar en el caso ante la seguidilla de hechos mediante la misma modalidad ocurridos en la zona.

Dólares y pesos

En cercanías al domicilio del primer caso, en un departamento de la avenida Perón al 1100, horas después dos hermanas resultaron víctimas de un cuantioso robo.

El hecho se registró alrededor de las 19 cuando una de las mujeres, de 81 años, salió de la propiedad a hacer un mandado por el barrio y fue abordada en la vereda por una persona de contextura mediana, de más de 30 años y pelo corto.

Mediante un hábil relato, el hombre entabló una conversación con la vecina de la cuadra a quien le dijo que lo había enviado su hijo por la venta de un automóvil, en una maniobra que los familiares vincularon con un cartel que se encuentra pegado en la ventana del domicilio, en el que se ofrece un rodado y una dirección de contacto.

Con una historia convincente, el intruso logró ingresar a la propiedad y acompañó a la mujer hasta la planta alta donde guardaba unos dólares que supuestamente debía cambiar a pedido de su hijo.

Una vez allí pidió a la otra mujer, de 78 años, 500 pesos para cambiar, y la maniobra le permitió observar que en el otro dormitorio había más dinero guardado. Sin embargo, tomó los dólares, los pesos y se retiró, junto con la señora mayor.

En un rápido accionar, volvió a ingresar a la propiedad, accedió nuevamente al primer piso y tomó de un cajón otros 10 mil pesos.

Cuando se retiró una de las víctimas observó la presencia de una mujer de cabello oscuro y rulos, que aguardó al intruso en la vereda y juntos caminaron por la avenida Perón en dirección a Montevideo, donde se subieron a un auto y huyeron sin ser advertidos.

El hijo de una de las damnificadas recibió el aviso sobre lo ocurrido y rápidamente alertó al Sistema de Emergencias 101 Mejorado. Anoche, personal de la comisaría Segunda tomaba testimonio a las mujeres para confeccionar la denuncia, mientras se aguardaba la llegada del personal de la Policía Científica para recoger elementos que permitan esclarecer el hecho.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil