Policiales

Murió la mujer que fue baleada en La Movediza y aprehendieron a su ex pareja en Benito Juárez

La tragedia se apoderó del barrio La Movediza cuando se confirmó la noticia del fallecimiento de Mirta Fanny Pollak, de 29 años. Tal como informó este Diario, la mujer había recibido un balazo en la espalda durante los primeros minutos de ayer de parte de su ex pareja. El ataque se produjo en la casa del hermano de la víctima, frente a sus hijos y sobrinos menores de edad.

Sobre el mediodía, la familia continuaba en estado de shock. Si bien no era la primera vez que la mujer sufría agresiones de parte del asesino, no esperaba que todo acabara de la peor manera. En tanto, la policía confirmó que aprehendió al sospechoso, identificado como Martín Zárate, de 39 años.

Tras el hecho, el culpable se puso en fuga, pero la policía logró detenerlo ayer por la mañana en Benito Juárez tras una intensa persecución. Por la tarde, fue trasladado a la Seccional Primera, donde permanece detenido y a disposición de la UFI 8 a cargo del doctor Gustavo Morey, que instruye una causa caratulada como “Homicidio agravado por el vínculo”.

La víctima era mamá de cuatro hijos de entre tres y 14 años. Se había separado de su ex pareja Martín Zárate hace aproximadamente tres meses. Según la versión de sus familiares, el hombre no quería entender que la relación no iba más, aparecía en la casa a cualquier hora y la agredió en distintas oportunidades.

El hecho

El miércoles por la noche, Fanny decidió quedarse a cenar en la casa de su hermano, Miguel Pollak, en Paseo de los Niños 2072. Luego de compartir la mesa con su cuñada, sus cinco sobrinos y cuatro hijos, la mujer salió hacia su casa con tres de los chicos y uno quedó con su cuñada. En ese momento fue cuando comenzó la agresión que desató el trágico final.

María Rodríguez, cuñada de la víctima, dialogó con El Eco de Tandil y contó que luego de la cena se fue a duchar cuando escuchó que le tiraban la puerta abajo con golpes y con gritos “porque la quería matar”.
Miguel Pollak abrió inmediatamente y le dijo a Fanny que se calmara porque no entendía lo que le estaba tratando de contar. En ese mismo momento, detrás de ella, llegó el ex marido Martín Zárate, por lo que el hermano de Fanny trató por todos los medios de sacarlo.

Ella se escapó, pero en vez de salir con la moto para las calles Azucena o Iraola, se metió por el patio de la casa y directamente ingresó a la cocina con la moto y con los tres chicos arriba. Zárate se fue cerca de su auto, por lo que la familia pensó que trataba de asustarla y se estaba retirando del domicilio. Sin embargo, cuando Miguel salió nuevamente a la calle para asegurarse de que ya no estaba, el agresor se aproximaba con una carabina.

“Mi marido forcejeó con él pero no hubo forma de frenarlo, así que lo traspasó. Ahí apoyó la carabina en la espalda de Fanny, le disparó, y ella inmediatamente cayó al piso”, relató María Rodríguez. Dentro de la casa, y observando el hecho, se encontraban nueve menores, los cuatro hijos de Fanny y otros cinco hijos de su hermano.

En medio de los gritos y llantos de los chicos, Zárate pretendía continuar disparando pero Miguel logró detenerlo y sacarlo afuera de la casa, por lo que minutos más tarde el agresor huyó. “Además de la tragedia que tuvimos que vivir, acá estaban todas las criaturas que también podrían haber salido lastimadas”, indicó la cuñada.

Ante semejante situación, lo primero que hicieron fue llamar a la ambulancia, que llegó inmediatamente, y Fanny fue trasladada al Hospital Ramón Santamarina donde minutos después falleció. “Para mí, cuando la vieron los médicos en mi casa ya se la llevaron muerta, porque estaba muy morada, hinchada la cara y no había sangre, así que la bala no salió por ningún lado”, describió María Rodríguez.

Finalmente, indicó que los chicos van a quedar con sus tíos y primos, además confirmó que ya fueron asistidos por el Municipio, la Secretaría de Desarrollo Social, la Comisaría de la Mujer, las escuelas de los chicos y los vecinos, quienes no sólo les brindaron apoyo psicológico sino en el trabajo diario que tendrán con nueve chicos.

Persecución y detención

El comisario de la Seccional Segunda Carlos Villegas confirmó que tomaron conocimiento de que en Pasaje de los Niños al 2000 había una persona con herida de arma de fuego, por lo tanto se acercó personal y constató que una mujer presentaba un disparo en la espalda.

Luego del traslado de la víctima al Hospital y contando con todas las características de la persona que había realizado el ataque y del vehículo en que se movilizaba -un Peugeot 306 blanco-, se dispuso un operativo cerrojo en las comisarías que comprende la Jefatura Departamental.

Ante la sospechas de que podría haberse fugado en dirección a Juárez, se alertó a las cuadrículas y al sistema de monitoreo. Así, el encargado de las Cámaras de Seguridad de la vecina ciudad avisó que ingresaba a la ciudad un Peugeot, que se dirigió a cargar gas.

De esa forma el automóvil fue avistado en Benito Juárez, pero cuando lo interceptaron los efectivos, lejos de acatar las órdenes casi embistió al personal del Gabinete de Prevención y comenzó una persecución nuevamente con sentido a Tandil.

A unos 20 kilómetros en dirección a Estación López, el vehículo en el cual se desplazaba Zárate junto a Nicolás Luciano López (18 años), tomó un camino vecinal y aproximadamente 5 kilómetros después abandonaron el auto e ingresaron en un campo sembrado con sorgo.

Villegas sostuvo que a esa altura ya eran bastante los elementos policiales involucrados como para ingresar a campo travieso y en la oscuridad total debido al peligro que representaban las dos personas armadas.

Con las primeras luces de la mañana, en un determinado momento una comisión policial se acercó muy lentamente por la Ruta 74 y tanto Zárate como López intentaron abordarlos sin saber que eran policías que se trasladaban en un vehículo particular. En ese momento y sin darles tiempo absolutamente a nada, los aprehendieron.

“Hay que resaltar el profesionalismo y la rapidez con la que actuó el personal en medio de la ruta y que no se le dio posibilidad absolutamente a nada, aun estando armado y acompañado por otra persona. Zárate apuntaba con el arma homicida, una carabina calibre 22, y el otro portaba un arma blanca y otra calibre 22”, destacó Villegas.

En ese momento se le comunicó a las autoridades judiciales sobre la aprehensión, los trasladaron a la estación de Policía Comunal de Benito Juárez, donde se llevó a cabo una serie de peritajes tanto sobre Zárate como del vehículo y cerca de las 14.30 de ayer fueron trasladados a la Comisaría Primera de esta ciudad.

En manos de la ex pareja de Fanny Pollak, los investigadores secuestraron una carabina calibre 22 largo, con mira telescópica, cargador y cartuchos, y comprobaron que cuando lo atraparon el arma estaba lista para disparar. En cuanto a López, llevaba una daga de 35 centímetros de largo con gran filo, como así también pistola calibre 22.

La causa que imputa a Zárate quedó caratulada como “Homicidio agravado por el vínculo”, mientras que la de Nicolás Luciano López es por “Desobediencia, tenencia ilegítima de arma y encubrimiento”.
Fuentes policiales confirmaron que el implicado en el crimen presenta un frondoso prontuario e incluso tenía una captura activa para cumplir una condena. Si bien recordaban su participación en distintos hechos, en los últimos años estuvo vinculado a casos de abigeato.

A pesar de la violencia, no lo había denunciado

Fanny Pollak encontró un final trágico, víctima de un femicidio. A pesar de que su entorno familiar la alentaba para que radicara las agresiones y el hostigamiento que le profesaba Martín Zárate, la joven madre de cuatro niños no había radicado denuncia alguna.

Desde su entorno confirmaron que hace dos semanas el homicida irrumpió violentamente en la casa del hermano de Fanny. La tomó por la fuerza, la redujo con un cuchillo y la secuestró por varias horas. En esa ocasión, la paseó por la ruta y la amenazó con tirarla debajo de un camión. La mujer fue devuelta visiblemente maltratada, con golpes y contusiones.

Esa escena preocupó a su círculo íntimo, que le aconsejaba que radicara una denuncia en la Comisaría de la Mujer. Lamentablemente, Fanny no juntó el coraje necesario para dar intervención a la Justicia. Tal vez, en el mejor de los escenarios, otro hubiese sido el final de esta historia

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil