Policiales

La Policía Federal encontró cocaína y marihuana en un allanamiento realizado en Urquiza al 1700

phototapa1

Tras una investigación realizada en los últimos meses por personal de la Subdelegación Tandil de la Policía Federal, a cargo del subcomisario Mario Jesús Madarieta, anoche se llevó a cabo un allanamiento por tenencia y comercialización de drogas, en el domicilio de la calle Urquiza 1735.

Autos particulares y camionetas de los uniformados arribaron a la vivienda donde se encontraron con varias personas en su interior, aunque por lo que El Eco de Tandil pudo averiguar solo una, de apellido Leiva, según los vecinos, sería la implicada.

También se encontraba presente el ayudante fiscal Fabio Molinero de la UFI 22 supervisando toda la tarea que se estaba desarrollando en el interior de la propiedad y que continuaba al cierre de esta edición en todo el predio.
Los vecinos del lugar se apostaron frente a sus casas para observar el movimiento que comenzó a registrarse cerca de las 21, momento en que la policía contó con la autorización correspondiente para llevar a cabo el procedimiento.

El operativo dispuesto, en principio, arrojó resultados positivos ya que se secuestró cocaína y marihuana, aunque se trabajaría durante varias horas más para conocer si había una cantidad mayor de estupefacientes.

Inteligencia

Por el secreto de sumario de la causa, el subcomisario Madarieta no accedió al pedido de este Diario para conocer lo que estaba pasando, manifestando que recién hoy, una vez culminado el allanamiento, podría brindar algún tipo de detalles.

Lo que este medio pudo averiguar es que desde hace un tiempo prolongado se venían haciendo tareas de inteligencia en ese sector de la ciudad, ya que se contaba con el dato de que presuntamente en el lugar existía algún tipo de comercialización de estupefacientes.

Las horas de trabajo previas, durante varios días, permitieron reunir las pruebas suficientes como para pedirle al juez que librara la orden de allanamiento correspondiente para un domicilio muy frecuentado a distintas horas del día, y que incluso una de esas personas que se hacían presentes en la casa habría sido el señuelo para conocer lo que pasaba en el interior.

Toda Policía Federal de Tandil estuvo afectada al megaoperativo que comenzó anoche y se extendería hasta altas horas de la madrugada. Como el sitio en cuestión cuenta con mucho terreno, además de la propiedad, se pidió colaboración a la Policía Federal de Mar del Plata, llegando a la ciudad un móvil con dos efectivos y un perro adiestrado para encontrar droga.

El animal permanecía en la camioneta aguardando el momento indicado para comenzar a recorrer el predio.

Miradas

De repente, y ante la presencia de luces azules, el lugar se llenó de miradas de vecinos que salieron de sus hogares a observar lo que acontecía. Solo uno, ante la requisitoria de este Diario, señaló que en el lugar en donde estaba la policía “vive Leiva”. Fue lo único que se pudo saber ya que después dijo desconocer a qué se dedicaba y no recordaba si la policía había estado en el lugar en otras ocasiones. Hermetismo absoluto del lado de la calle Urquiza, en tanto del otro lado, lejos de la policía, por el terreno que los separaba se escucharon algunos insultos hacia la ley.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil