Policiales

La familia asaltada sospecha que el grupo de delincuentes la estaba “marcando”

web_ASALTO 3

El asalto que se registró en la tarde del pasado miércoles en el domicilio de Ecuador 1707, donde dos mujeres y tres menores fueron privados de la libertad, es materia de investigación por parte de la policía buscando con los datos recabados poder dar con la banda de delincuentes que perpetró el atraco.

Roberto Mascolo, propietario del lugar, recibió ayer por la tarde a El Eco de Tandil para hablar de lo sucedido (pidió no ser fotografiado para guardar su bajo perfil) y cómo fueron las horas posteriores. Cabe señalar que Mascolo es dueño de una empresa de productos químicos y por cuestiones laborales se encontraba en Buenos Aires en el momento en que su familia estaba siendo asaltada, llegando a Tandil alrededor de las 0.15, en un viaje que según mencionó “se me hizo interminable”.

Sobre la comunicación que ha tenido con la policía para conocer si hubo algún tipo de novedad en cuanto a poder dar con los maleantes, señaló que “por lo que vi la policía se manejó muy bien y rápido. Hoy (por ayer) vinieron a casa y mi señora Gimena (Dosio) tuvo que acercarse hasta la comisaría para observar algunas fotos por si reconocía a alguno”.

Contó que “no cuentan con muchos datos y aparentemente es gente de afuera la que concretó el asalto. Me dijeron que un vecino le sacó fotos a un auto que el miércoles circuló como observando los movimientos de la casa y se está investigando dónde está registrada la patente, a la que le tomaron fotos, y quién es su propietario. El resto se sacaron huellas dactilares del interior de la casa y de la camioneta y no hay mucho más datos que esos”.

En cuanto a la suma económica que finalmente se llevaron y que la policía difundió sostuvo que “lo que realmente se llevaron de dinero no creo que llegue a 20 mil pesos y 500 dólares, porque yo acá plata no tengo. Después al no encontrar más agarraron anillos, relojes, un celular de la mujer que trabaja con nosotros y le sacaron 500 pesos de la billetera. Pero no se llevaron cosas como notbook o algún electrodoméstico. Por eso digo que solo entraron pensando que acá había un montón de plata escondida”.

 

Sospechas

Al ser consultado si estima que fue un asalto más o fue algo que contó con alguna tarea de inteligencia por parte de la banda de malvivientes, dijo que “creo que me estaban siguiendo, primero por el vehículo que vio un vecino que le tomó una foto porque le parecía sospechoso, y que volvió a observar en la tarde de ayer. Esto originó que diera aviso a la policía y fue lo que adelantó la partida de quienes entraron a la casa, escapándose en la camioneta de mi propiedad. A su vez quien estaba haciendo las veces de ‘campana’ se fue aparentemente por lo que me dijeron”.

Agregó que “ellos me estaban marcando porque preguntaban por mí, por el auto que tengo y a qué hora llegaba dado que voy y vengo a Buenos Aires uno o dos días en la semana, el resto estoy acá. Lo que les llamó la atención que mi vehículo no estaba y que podía llegar en cualquier momento”.

Sin dar demasiados detalles confió que “uno está un poco más curtido en este tema porque lamentablemente me tocó en varias ocasiones pasar por situaciones similares en Buenos Aires”.

 

Futuro

En cuanto al futuro inmediato y pese a tener dispositivo de alarma colocado en toda la vivienda, lo ocurrido genera el lógico miedo en aquellas personas que lo padecieron. “Parece que tener cosas de seguridad no alcanza, pero es como estamos viviendo. La única solución es poner un custodio permanente de la casa, algo que estoy pensando hacer. Porque sino el siguiente paso es irme a vivir a Miami por citar un ejemplo. Me vine de Buenos Aires porque no me sentía seguro, si me tengo que ir de acá debería ser a otro país”.

 

Tandil

Sobre la elección de la ciudad aseveró que “cuando vine en el 2002 me encantó como ciudad, era mucho más chica que lo que es hoy y más tranquilo que Buenos Aires. Pero esto está pasando y me tocó en esta ocasión, por suerte tengo que decir que en Tandil robó gente que no estaba drogada. Igualmente no se está viviendo la delincuencia acá con la que hay en Buenos Aires, en la zona de Lanús es muy complicada, y eso es una realidad”.

Al ser consultado si temía que delincuentes volvieran a irrumpir en su casa afirmó que “en lo personal no, para mí fue algo al azar, no creo que sea gente de acá. He vivido situaciones mucho más complicadas que esta. Solo buscaban plata y al no encontrar más se llevaron ropa y otras cosas. Pero 20 mil pesos y 500 dólares que se llevaron para repartir entre 6 ó 7 tipos no es nada”.

 

La desesperación por un hijo

La noche del miércoles fue muy complicada para Gimena Dosio ya que le venía a la mente la situación por la que había atravesado con la presencia de sus tres hijos. “Fue difícil-aseveró-de mucha contención porque fue la primera vez que pasó por una situación así. Creo que lo que más la desesperó fue que el nene más grande quedó en el sillón cuando el resto había sido encerrado”.

Al pedirle mayores detalles de algo que se desconocía Mascolo contó que “el asalto habrá durado como máximo 30 minutos y se dio cuando la señora que limpia va al patio a buscar al nene más chico para llevarlo a bañar. Cuando ingresa el ventanal quedó abierto y ahí aprovecharon y se metieron. El nene más grande estaba durmiendo en el sillón y jamás se despertó. Luego de revolver todo y cuando las van a encerrar en el baño, mi señora le pide que por favor lo despierte y se lo traiga al baño así quedaban todos juntos. Le dijeron que sí, pero no lo hicieron y se marcharon”.

Detalló que “mi señora lo llamaba y como no había respuestas se desesperó. Sacó la rejilla del desagüe del baño y empezó a romper la puerta a la altura de la cerradura, buscando abrir porque pensaba que se habían llevado a mi hijo”. Añadió que “en un momento se despertó y empezó a gritar ‘mamá’ y ahí fue que se acercó al baño y lo mandó a buscar a un vecino para pedir ayuda. Cuando regresó a decir que no encontraba a nadie, mi señora había logrado hacer zafar la cerradura y salió ella a pedir ayuda”.

En cuanto a la empleada expresó que “Marisol (Chaura) vino con su marido, estuvimos charlando y le pregunté si nos iba a seguir acompañando y me dijo que sí, cosa que ayudó a mi señora para que se diera cuenta que la vida sigue y que son cosas que pasan y no nos podemos encerrar”.

 

Armas

Dentro de las cosas que se llevaron los delincuentes encontraron un revolver calibre 22 largo y una pistola 9 milímetros. “La policía estaba preocupada por el tema de las armas, pero cuando llegué encontré los papeles y se los di a ellos para que quede registrado junto con la denuncia”.

En cuanto al trabajo investigativo mencionó que “tengo esperanzas que el trabajo que se está realizando termine dando con los delincuente”.

La camioneta marca Audi modelo Q 5 con la que los malvivientes se fueron de la casa, fue abandonada en un camino rural porque no tenía nafta. “Esa es la realidad -deslizó Mascolo- sucede que Gimena (Dosio) se olvidó de ponerle nafta y estaba en reserva, por esa situación la dejaron abandonada. Ni siquiera llegamos a activar el rastreador satelital, porque cuando me avisaron salí de inmediato de viaje para Tandil y no agarré los papeles para dar aviso al rastreador satelital”.

 

Sin mayores avances

La jornada de ayer transcurrió en absoluta tranquilidad en cuanto a novedades significativas para poder dilucidar el asalto con privación ilegal de la libertad que ocurrió el pasado miércoles. La policía está trabajando sobre algunas pistas, siendo la más firme la aportada por el vecino que ante el circular sospechoso de un vehículo decidió sacarle fotos. Aparentemente el auto estaría registrado en Buenos Aires.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil