Policiales

El fuego consumió unas 900 alzas para colmenas, en un galpón de Villa Italia

web_tapa1

Las sirenas alteraron a los vecinos de Villa Italia ayer, cuando minutos después de las 16 se inició un foco ígneo en el galpón de un apicultor, ubicado en Lavalle al 500, entre Duffau y Sáenz Peña. En el lugar, ardieron unas 900 alzas para colmenas, cerca de la mitad de las que estaban acopiadas.

A pesar del rápido e intenso trabajo de los servidores públicos, el damnificado Fabio Pedreira, perdió unas 900 alzas que tenía en el lugar para extraer la cera y continuar con el ciclo de producción. Las consecuencias económicas superarían los 900 mil pesos.

Alertados los bomberos, la dotación del Cuartel de Villa Italia, al mando del capitán Gustavo Tomassi y el teniente primero Marcelo Scanone, arribó al galpón a las 16.20 y comenzó a batallar con las llamas. Mientras tanto, otras dos unidades del Cuartel Central llegaron en apoyo. El operativo se extendió hasta las 19.10, con las tareas de enfriamiento del inmueble.

En cuanto a las consecuencias, además de las alzas, el galpón de material y techo de chapa sufrió un ahumamiento generalizado, aunque el fuego no habría provocado daños en su estructura.

El alerta

De acuerdo a los datos que aportaron testigos, el vecino de la vivienda lindera al galpón escuchó un ruido, divisó humo y encomendó a su hija que le avisara a Fabio Pedreira que algo estaba pasando en su espacio de trabajo. Al llegar, la joven encontró al propietario en el patio, realizando tareas de mecánica.

Ante esa situación, dieron aviso a los bomberos. Sin embargo, el fuego avanzó muy rápido sobre los cajones de madera, material de muy fácil combustión.

Varios vecinos se reunieron frente al galpón, desde donde intentaban observar la escena. Mientras tanto, efectivos de la Policía Local ponían orden y evitaban el acceso de personas extrañas, ya que los móviles de bomberos lograron entrar al predio. Minutos después, llegaron familiares del apicultor, que estaba muy afectado por lo sucedido.

Las causas

Según las versiones recogidas en la escena del siniestro, el fuego habría comenzado de manera accidental, a partir de un mechero alimentado por una garrafa. A priori, se trataría de un elemento que el apicultor utilizaba habitualmente para derretir la cera de las alzas.

Si bien algunos vecinos indicaron que habían escuchado un fuerte ruido, desde Bomberos informaron que, por fortuna, la garrafa no explotó.

El damnificado Fabio Pedreira le informó al personal del Cuartel de Villa Italia que no posee seguro.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil