Policiales

Con escasos datos, procuran dar con el hombre que abusó de una mujer en plena vía pública

hospital

Un escenario complejo se respira en torno al expediente que busca dilucidar sobre el paradero del responsable de un gravísimo suceso del que resultó víctima una mujer en plena vía pública, quien denunció que fue violada por un extraño el pasado 14 de julio.

El caso no reviste mayores antecedentes en la ciudad, y cobra especial interés en los investigadores que reconocieron que la causa está avanzando, pero con incertidumbre sobre los resultados frente a los escasos elementos con que cuentan para dar con el responsable.

La víctima no logró dar mayores precisiones sobre la descripción física del abusador. Sí consta en su declaración que el hombre citó a un primo de la mujer como que se trataba de un ajuste de cuentas. La pista rápidamente fue evacuada y no hubo nada certero que permitiera avanzar hacia algún sospechoso.

La única expectativa estaría dada en los rastros encontrados en el lugar donde ocurrió el abuso, situación que podría ser sometida a cotejo y peritajes en tanto y en cuanto se pueda dar con el abusador. A más precisiones, con el hisopado practicado a la mujer más otros restos hallados en papeles encontrados en la escena de la violación servirían de material genético para identificar al agresor.

Es que al decir de lo que consta en la instrucción, el abusador se habría limpiado con papeles y documentos que la mujer guardaba en la cartera, lo que podría servir y mucho para analizarlo.

Sin testigos y con las pocas precisiones que pudo dar la víctima del violador, poco y nada se pudo avanzar en el resto de las diligencias para esclarecer el aberrante delito que se registró en plena vía pública, en el que resultó víctima una mujer mayor de 30 años, cuando regresaba a su hogar después de acompañar a su hija a la escuela.

Como oportunamente se detalló, el ataque aconteció en la zona del puente ferroviario de la Ruta Nacional 226, en zona de La Blanqueada. Primeramente el hombre interceptó a la mujer en la zona de la Quinta La Florida, desde donde la obligó a caminar por varios metros hasta llegar al puente ferroviario donde la abusó sexualmente, la maltrató y se dio a la fuga, dejando a la víctima en estado de shock.

Por los dichos de la víctima, el hombre la amenazó con lo que presumió que era un arma de fuego con la que le apuntó en la zona de la cintura. Desde allí la trasladó a pie hasta el cruce ferroviario e incluso se cruzaron con varias personas en el camino, testigos que no fueron identificados para que ayudaran a aportar el caso.
Una vez en la escena, el hombre le apuntó con el arma en la nuca y obligó a la mujer a bajarse las calzas y así cometer el atroz abuso.

La horrible situación vivida originó la descompensación de la denunciante, quien fue auxiliada por una vecina que la encontró por la zona y al verla tan conmocionada decidió trasladarla hasta el Centro de Salud de Villa Italia Norte, ubicado en Patagonia 977, lugar donde tranquilizaron a la víctima, la contuvieron y también alertaron a la policía de lo acontecido.

Una fuente confiable le dijo a este Diario que la mujer llegó muy mal, lloraba y al mismo tiempo decía que la habían abusado. En principio, trataron de calmarla y describió que “es algo que no pasa todos los días. Se llamó a la policía, cumpliendo el protocolo interno que hay para estos casos, y avisamos al Hospital de lo que había sucedido, para que la mujer pudiera recibir un análisis más generalizado”.

Minutos después, llegó una ambulancia del Servicio de Emergencias del centro de salud público, adonde fue derivada para ser atendida por los profesionales.

Atención
y revisión

La joven fue recibida y atendida en el Hospital Ramón Santamarina, donde los facultativos cumplieron con el protocolo existente para casos de abuso, violencia y violación, además a la víctima se le realizaron distintos análisis y el tratamiento de prevención de profilaxis.

Si bien al ingreso al centro asistencial la víctima no presentaba criterio de internación, volvió a contar lo expresado en la sala de salud sobre el salvaje ataque sexual y al ser analizada por los médicos, presentaba signos clínicos de haber sido violada.

Una vez cumplida con la exhaustiva revisión médica, fue acompañada hasta la Comisaría de la Mujer para radicar la correspondiente denuncia.

Cabe mencionar que a la hora en que se produjo la violación, cerca de las 7.30, aún no había amanecido por completo, situación de la que también se aprovechó el violador para que sus movimientos no pudieran ser detectados por terceros.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil