Policiales

Aprehendieron a sospechoso de estar vinculado al asalto de una pareja mayor

phototapa

La policía de Tandil se trasladó hasta el conurbano de la ciudad de Buenos Aires, más precisamente a la localidad de Berazategui, para librar una orden de allanamiento que había solicitado el fiscal Luis Piotti y que fue emanada por el Juez de Garantías de Tandil, doctor José Moragas. Fueron agentes de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) los que llevaron adelante en este último tiempo tareas de inteligencia en el domicilio de la Calle 35, número 1520 de Berazategui, provincia de Buenos Aires.

Tras mantener monitoreados los movimientos que hacía Rubén Alejandro Cid (34), ayer se procedió a llevar a cabo el allanamiento junto a efectivos de la comisaría Primera, donde pudieron aprehender a Cid (34) sospechado de haber cometido el asalto en el domicilio de avenida Santamarina 169 acompañado de un cómplice que aún permanece en libertad.

Tras cumplimentarse los recaudos legales, Cid fue trasladado a la ciudad donde quedó alojado en la comisaría Primera, y se lo investigará por el hecho de “Robo calificado agravado por escalamiento y privación ilegal de la libertad, en concurso ideal”, investigándose también otros asaltos ocurridos durante el mes de noviembre pasado.

El hecho

En la tarde del pasado 4 de noviembre, dos delincuentes ingresaron por el fondo de la propiedad de la avenida Santamarina 169, donde maniataron con sábanas que rompieron y encapucharon a Ida Rivera (90) y José Petrelli (84), sumándose una sobrina que llegó al domicilio para acompañar a los abuelos.

Los ladrones, tras controlar a las tres personas, recorrieron la casa y se llevaron dinero y un celular que era propiedad de la sobrina del matrimonio. En aquella oportunidad, la señora Rivera contó que “aparecieron por el fondo, eran dos personas corpulentas que actuaron a cara descubierta”. Señaló que le pedían que le entregaran todo el dinero, como si tuvieran algún dato que se hubiera producido alguna venta, cosa que no era así. Dijo en aquella oportunidad que “pedían plata, que le diéramos mucho dinero y fue en definitiva lo único que se llevaron, pero lo que teníamos guardado, porque no habíamos vendido nada. Les ofrecí bijouterie, pero esas cosas no tenían interés en llevarse”.

El dúo de delincuentes decidió huir del lugar, saliendo por la puerta principal y dejando atadas a las tres víctimas. Con esfuerzo José Petrelli pudo moverse, desatarse, liberar a las mujeres, siendo la sobrina quien se dirigió hasta un comercio vecino para contarle lo que había sucedido y que dieran aviso a la policía ya que habían quedado incomunicados.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil