Policiales

Allanamientos por drogas permitieron recuperar valiosos elementos robados a la familia Lozano

__res_tapa

En las últimas horas se produjeron avances significativos en la investigación que se está llevando a cabo por el robo perpetuado hace tres meses en la zona de Los Bosques de Figueroa, lugar cercano al Cerro de la Virgen, en un establecimiento rural denominado El Pajonal de la familia Lozano quienes son reconocidos sogueros.

Todo se aceleró desde el pasado viernes hasta la fecha cuando se cumplimentaron allanamientos solicitados por el juez de Garantías José Alberto Moragas, a solicitud del fiscal Fabio Molinero. El trabajo realizado arrojó como resultado la detención de Diego Rodrigo Nicola (42), que estaba involucrado en la organización de una fiesta electrónica y a quien se le venían siguiendo sus movimientos desde hace un tiempo.

Nicola es propietario de una joyería denominada Buenos Aires, situada en Yrigoyen y San Martín, lugar que fue allanado, además del domicilio donde vive en la calle José Hernández 184.

La causa por tenencia de estupefacientes para su comercialización tuvo sus ramificaciones, a partir de que en uno de los allanamientos dio con elementos que habían sido sustraídos en el robo perpetrado a la familia Lozano tiempo atrás, en el establecimiento rural El Pajonal.

Como oportunamente se detalló, de las diligencias la policía había secuestrado dinero, computadoras, dos balanzas de precisión, dos frascos para consumir Popper (droga de diseño), cocaína que no fue determinada su cantidad, un arma calibre 44 y un total de 111 pastillas de éxtasis.

Por este hecho, Nicola quedó detenido por comercialización de estupefacientes, pero ahora deberá dar explicaciones de por qué estaba en su domicilio parte del botín robado a Lozano, circunstancia que le valdría un nuevo delito tipificado como “Encubrimiento agravado por el ánimo de lucro”.

A raíz de esta instrucción paralela, en la jornada de ayer personal de la DDI regresó al comercio ubicado en Yrigoyen y San Martín con la compañía de Pablo y Diego Lozano, quienes constataron, con la presencia de un testigo, si existía en el lugar algo más de lo que le fuera robado.

“Se encontró un alto porcentaje de
piezas que ya están en mi poder”

Pablo Lozano, al salir de la joyería habló sobre el avance que ha tenido la causa en los últimos días. Indicó que “se ha encontrado gran cantidad de piezas del cuantioso robo, gracias a la investigación llevada a cabo por Drogas y la rápida intervención de la DDI que está trabajando muy bien con Víctor Estevena como jefe”.

Remarcó que “se encontró un alto porcentaje de piezas que ya están en mi poder, pero no puedo decir cuántos son porque la investigación sigue. Ahora la policía tiene que investigar quién lo robó y por qué lo tenía esta persona”.

Lo que se habían llevado de su campo eran piezas difíciles de vender en el mercado. Al respecto expresó que “había piezas hechas por mí, de colección y de herencia familiar. Toda esa platería criolla está cercana al arte porque son hechas a mano y no hay iguales. La pieza de colección de platería, la más nueva es de fines del siglo XIX”.

Intuición

Lozano desde que ocurrió el robo estaba abocado a recuperar las piezas porque tenía la intuición de que no se habían movido de la ciudad. “La DDI estaba haciendo un trabajo que no dejaba que las piezas pudieran salir de Tandil. Este tema se difundió mucho, gracias a mi trabajo tengo gente conocida que alertó digitalmente lo que había pasado. Esto generó que fuera muy difícil sacar a vender algo porque se iban a descubrir y lo bueno es que gran parte iba a estar todo junto. Y algo de eso se dio”.

Volver a creer

El damnificado manifestó que “lo que me pasó me permite volver a creer en un sistema que creía que se había perdido. He tenido el apoyo de gente muy importante del Gobierno como Cristian Ritondo y la señora Patricia Bullrich, pero no solamente conmigo sino que sé de otros casos de gente que no conocían y sé que están trabajando. Me da la esperanza que algo de esto empieza a funcionar, porque en otro momento las piezas no se hubiesen encontrado nunca más, porque las funden o las rompen”.

Por último indicó que “tengo esperanzas de que vamos a tener sorpresas de otra gente”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil