La Ciudad

Vecinos de Lavalle al 1600 reclaman obras para que el agua no quede estancada frente a los domicilios

web_7loc1

Cansados de no tener respuestas concretas por parte del Municipio, vecinos de Lavalle al 1600 convocaron a El Eco de Tandil para hacer saber en las condiciones que se encuentra la calle, luego de las últimas lluvias que se registraron en la ciudad.

El problema es el mismo de siempre y las soluciones aparecen “recién cuando un medio publica en las condiciones que nos encontramos”, detalló una ofuscada vecina.

Al llegar al lugar, la arteria, sobre su costado derecho, contenía estancada una importante cantidad de agua que no escurre por ningún lado, quedando por espacio de varios días acumulada frente a las distintas casas que hay en esa zona del barrio de Villa Aguirre.

Stela Arias contó que “ustedes lo pueden apreciar, estamos inundados una vez más, lo que genera que sea imposible cruzar. El agua de la lluvia se queda sobre el cordón y cuando llueve, como ocurrió el domingo, se extiende hasta la mitad de la cuadra”.

Aseveró que “lo que ven quedó de todos los días que llovió y el problema principal es que el agua no tiene salida por ningún lado. En reclamos anteriores, sobre una de las esquinas lo que el Municipio realizó fue un desagüe que duró muy poco, ya que en la actualidad se encuentra tapado de barro y mugre. Lamentablemente hace mucho tiempo que por acá nadie aparece con alguna solución que perdure en el tiempo”.

Sostuvo “para ser más precisa debe hacer un año que se hizo el último reclamo y después por acá del Municipio para hacer un control no vino nadie, parece que no existimos”.

Quejas

Enumeró que “los reclamos han sido siempre por la misma situación y se han realizado en forma sistemática cada vez que llovió. Dejamos de llamar hace bastante y de todas formas, nadie aparece, nadie soluciona nada y realmente no se puede más”.

Arias, quien tiene un negocio en la calle afectada por el agua, indicó que “por ejemplo al no poder cruzar la gente debe ir hasta la esquina, que tampoco está en buenas condiciones, para poder salir de sus casas ya que es el lugar que menos agua hay acumulada. No se trata solamente del negocio, se trata específicamente de la mugre en que vivimos, que todo el tiempo está con agua, lo que ocasiona un montón de problemas además de convivir con un foco infeccioso”.

El problema se profundizó a raíz de la obra de pavimentación que el Municipio llevó adelante en Darragueira y que impidió la circulación del agua ya que no escurre por ningún lado y es como si los vecinos tuvieran un dique de manera permanente, al que le falta un geiser.

Arias aseguró que “para lo único que se acuerdan de nosotros y de este sector en particular es para traernos los impuestos. Después no existimos hasta que es convocado un medio, donde los funcionarios ven la problemática y aparecen. Es un reclamo repetido en el tiempo, pero me gustaría que la solución sea definitiva, que se pueda vivir de manera digna. Llueve y ya sabemos que la imagen que tendremos durante varias semanas será el agua podrida frente a los domicilios”.

Molesta por la poca consideración y atención que existe desde el Gobierno comunal para un reiterado problema en el tiempo, señaló que “no creo que a ningún funcionario le gustaría vivir con el agua estancada como tenemos que hacerlo nosotros. Ojalá que el Intendente o algún colaborador lea este nuevo-viejo reclamo y se pueda hacer una obra como corresponde, para que el agua escurra y poder tener una mejor calidad de vida”.

Remarcó que “cuando han venido lo que hacen es sacar el barro que hay en la esquina y nada más. La verdad es que nadie se ocupa de esto y el agua no tiene salida. Acá se necesita una obra que permita que tras una lluvia no quede acumulación de agua como siempre sucede”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil