La Ciudad

Vándalos sustrajeron ropa y provocaron destrozos en la Escuela Primaria 47

escuela 47

La Escuela Primaria 47, ubicada en la calle Ugalde 1485 del barrio de Villa Aguirre, sufrió entre las 18.30 del jueves y las 6.30 de ayer el ataque de vándalos que, luego de forzar la reja de la puerta que da al patio trasero, rompieron vidrios y armarios, y se alzaron con indumentaria y calzado que había sido entregado por la Secretaría de Desarrollo Social para los alumnos.

Tras lo ocurrido, la directora de la institución Natalia Flores recibió en la escuela a El Eco de Tandil para contar los detalles del lamentable episodio. Relató que ayer a las 6.30 la llamó a su celular una de las auxiliares que estaba por ingresar al interior del establecimiento y observaba, desde afuera, los vidrios rotos de las puertas de la dirección de primaria y de secundaria, y una silla tirada en el hall de entrada.

Le indicó entonces que llamara a la policía, que rápidamente arribó al lugar. Ya en el interior junto con los oficiales, la auxiliar se encontró con “la rotura del vidrio de la puerta de dirección y tres muebles forzados y abiertos”.

“Uno de ellos -describió Flores- es el del laboratorio de ciencias naturales, por lo que también rompieron algunas cosas de adentro del mueble. Y no vieron faltantes de nada. Después, rompieron el vidrio de la puerta de la dirección de secundaria, pero no llegaron a entrar. Y además habían entrado por una ventana interna al aula que usa el equipo de psicología y estaban los muebles rotos, y cajas de las netbooks que usan los chicos, que estaban vacías, tiradas en el piso”.

En ese sector, además, detalló que “habían tirado útiles, zapatillas y guardapolvos, que recientemente recibimos como donación de Desarrollo Social. Y observamos el faltante de ropa y calzado. A veces nosotros traemos o la gente nos dona, y lo que hacemos es darlo a los alumnos que necesiten. Teníamos preparadas unas bolsitas para algunos alumnos del turno tarde que estaban necesitando calzado y ropa, y es lo que faltó”.

Aún conmovida por lo sucedido, la directora de la Escuela 47 afirmó que desde su llegada a la institución en 2012 hasta la actualidad, es la primera vez que sufren un hecho de esas características. Aclaró que antiguamente “lo que pasaba eran roturas de los vidrios del frente y, desde que está más iluminada la escuela y tenemos reja en la entrada, no pasó más. Esta es la primera vez que nos entran”.

Sobre los posibles autores del atraco, Flores sostuvo que “creemos que tal vez sea alguien de Tandil, que aprovechó la revolución que hay en la ciudad. En realidad, los salones no fueron casi ni tocados, fue alguien que conoce dónde pueda llegar a haber algo de valor o para llevarse, y sabía cómo entrar porque entró por atrás, por la puerta que utilizan los chicos para entrar y salir del recreo”.

 

La respuesta del

Consejo Escolar

 

Frente a las roturas, la directora de la institución informó que el consejero escolar, Cristian Cisneros, ya se había hecho presente en la escuela. “Inmediatamente llamé al Consejo Escolar y en el transcurso del día van a colocar la alarma, que estaría ya hace un tiempo faltando. Y ya mandaron a un herrero para arreglar la puerta de las rejas, y proveyeron algunos candados para reforzar entradas y salidas. Nosotros haremos la denuncia pertinente al seguro que tiene la escuela para la recuperación de los vidrios y a fuerza de pulmón de donaciones y trabajo nuestro vamos a tratar de recuperar los muebles que fueron rotos”.

 

El trabajo en equipo

 

Tras lo sucedido, Flores remarcó el accionar policial, como así también la respuesta de los consejeros escolares, y confesó que a la comunidad educativa le da “tristeza” lo que pasó porque explicó que “todo lo que tenemos es por el esfuerzo personal. Muchos muebles que tenemos en la escuela son donaciones nuestras, los docentes cuando en su casa cambian sus muebles, el que desecha, lo trae acá. Es más, tal vez cuando tenemos algún docente que sabe hacer algo es el que hace las cosas”.

En ese sentido, la educadora resaltó que “ahora tenemos un maestro de quinto que trajo la soldadora de su casa y está soldando las cosas rotas, y es el que viene con la agujereadora y cuelga un pizarrón. Nosotros juntamos plata, compramos pintura y pintamos. Aprovechamos a las profesoras de artística que saben pintar muy bien y pueden embellecer un lugar con un tarrito de pintura. Es decir, todo es a fuerza de un trabajo conjunto y en equipo que hacemos para sacar a la institución adelante”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil