La Ciudad

Prestadores turísticos hicieron un buen balance de vacaciones pero admitieron que la rentabilidad bajó

web_turismo-de invierno-22-7-2017 (19)

En el cierre de las vacaciones de invierno, prestadores turísticos consultados por El Eco de Tandil hicieron un buen balance del nivel de ocupación que hubo, pero afirmaron que la rentabilidad disminuyó considerablemente.

El propietario de la posada El Molino y vicepresidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Bares, Confiterías y Afines de Tandil, Ariel Bardisa, dio su punto de vista desde su experiencia personal porque aún no realizaron el balance en la asociación, y evaluó que “en cantidad de personas estuvo bastante bien, bastantes turistas”.

No obstante, admitió que “bajó mucho la rentabilidad año a año. Esa es la diferencia importante que se ha notado, porque aumentó mucho el gasto, los costos aumentaron muchísimo, y no se puede acompañar con el incremento de tarifas, pero en términos generales ha sido bastante bueno, si bien las reservas venían lentas, sobre el día a día se pudo llegar a lo que uno esperaba”.

Consideró que la cantidad de turistas pudo haber sido incluso mayor a otros años, “teniendo en cuenta la cantidad de alojamientos, que cada vez hay más, por lo cual me da la sensación de que ha venido más gente que otros años”.

Calidad de
servicio

Por su lado, la presidenta de la asociación de Cabañas, Fernanda Díaz, evaluó que “las dos semanas fueron muy buenas, principalmente en el fin de semana del medio hubo una ocupación casi completa en Tandil”.

“No fue lo mismo este fin de semana que estamos terminando de transitar, en que ya comienzan las clases, en el que hubo disponibilidad en varios complejos de cabañas, inclusive a tarifas más bajas que hace unas semanas atrás”, indicó.

En tanto, puntualizó que el promedio de estadía fue de cuatro noches y sostuvo que “en lo que respecto a cabañas, al haber tarifas para todos los presupuestos la verdad que no hemos notado como en otros años que la gente se cuidara con el precio, la verdad que el movimiento en Tandil por lo que escuchamos de gastronómicos ha sido muy importante, y se percibía en la calle, la gente paseando, en los negocios, restaurantes, confiterías”.

Turistas más
exigentes

Explicó que las exigencias de los turistas van “cambiando todo el tiempo. La cuestión del servicio siempre es muy dinámica, las personas eligen tener las mismas comodidades con las que están en su casa y Tandil siempre apunta a tener como norte la calidad en el servicio, es algo que nos caracteriza”.

Al respecto, Bardisa planteó que “la gente busca servicios. Cuantos más servicios se ofrecen, más fácil es alquilar. Buscan piscina climatizada, desayuno, salón de usos múltiples, eso le gusta a la gente. Sobre todo la piscina climatizada. Se necesita tener buen servicio de internet y todas las comodidades”.

Baja en la
rentabilidad

A su turno, el presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Bares, Confiterías y Afines de Tandil y titular del complejo El Centinela, Luis Cerone, consideró que “fueron una vacaciones muy aceptables, estuvo parejo a excepción de estos últimos días en los que llovió y algunos decidieron retornar antes. Hubo gente constantemente, en hotelería y cabañas fue bueno en general”.

“Yo creo que fue un buen año, hay un elemento a favor que es la obra de la termoeléctrica que al haber una sobredemanda, como hay mucha gente que está alojada porque está trabajando en Barker, ayudó a que hubiera menos baches”, evaluó.

Y aseguró que “cada día que hubo buen clima hubo mucha gente en el cerro, eso significa que hubo mucha gente en Tandil. En la asociación de hoteles al menos no tenemos una estadística fina, nos pasó por ejemplo en el Hotel Libertador que llegaban turistas y teníamos que llamar para ver si los podíamos ubicar en algún lugar dentro de los hoteles de la misma categoría, y no había lugar, es un indicio de que estaba todo más o menos parejo”.

Coincidió con Bardisa en que la rentabilidad “ha bajado. Los costos han subido, y no han subido las tarifas de manera proporcional”.

“Teníamos un dólar de 15 pesos y hoy tenemos uno de casi 18, y con la mano de obra el año pasado firmamos un 24 y este año también, con lo cual la rentabilidad es menor, los servicios aumentaron de manera desproporcionada respecto a las tarifas”, afirmó.

Y añadió que “veníamos de un junio muy malo, por la forma en que cayeron los feriados, al clima, la sensación económica del país, no teníamos muchas reservas de antemano y no me podía arriesgar a subir el precio al nivel que estoy necesitando”.

“Uno trata de tener la mayor cantidad de reservas, no se aumenta en la proporción que se necesita aumentar. De todas formas es mucho más fácil acomodar el destino con demanda alta, a con demanda baja”, sostuvo.

Y explicó que cada vez se nota más que “reservan a último momento, prácticamente se vive el día a día, Randazzo decidió venir en el último momento y lo pudimos acomodar, vino gente del gabinete de Macri y los fuimos acomodando a medida que iban viniendo por lo cual se vendía en el mismo día, es una características bien marcada”

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil