La Ciudad

Por el sostenido crecimiento del sector, la Cepit replanteará el proyecto del Parque Tecnológico

__res_confe

En la mañana de ayer, autoridades de la Cámara de Empresas del Polo Informático de Tandil (Cepit) junto al secretario de Desarrollo Económico Local, Jaime Feeney, anunciaron modificaciones en el proyecto inicial del Parque o Polo Tecnológico. La decisión se tomó a partir del importante crecimiento del sector, explicaron, aunque aclararon que recién contarán con mayores precisiones al respecto el año próximo.

Los encargados de realizar el anuncio fueron el actual vicepresidente de la entidad Mauricio Salvatierra; Paula Dabós, miembro de la comisión; y el secretario Feeney.

En primer lugar, Salvatierra manifestó que se trata de una “buena noticia”, fruto de la gran escala de crecimiento que está teniendo el sector y que ha superado mucho sus expectativas.

Contó que, después de largas horas de discusión, la comisión directiva de la Cepit decidió replantear el proyecto del Parque Tecnológico porque admitió que, frente a la realidad de la industria, ya les quedaba “chico”.
Sin muchas precisiones, por el momento, deslizó que “está planificado en un sector donde la densidad de la que se habla es de 3000 personas. La escala nos superó”.

Detalló Salvatierra que han conversado con autoridades del Municipio sobre “este cambio de dirección” y se les transmitió las razones.

También explicó que se sumó el anuncio de la instalación del edificio inteligente de Globant, que los llevó a repensar en qué dirección se proyecta la instalación de las empresas en Tandil y su crecimiento, que está más relacionado con el área urbana.

Fuerte apuesta
al futuro

Además, desde la Cepit plantearon la idea de realizar un edificio icónico propio y, en ese sentido, remarcó que “todos saben que Tandil es referente en Argentina y en Latinoamérica, pero queremos hacerlo apostando al futuro”.
Finalmente, valoró la buena recepción de las autoridades municipales, al entender la situación, “como siempre”, y garantizó -por su parte- que se trabajará de forma conjunta para reformular el proyecto.

Por lo pronto, Salvatierra señaló que lo que se debe hacer en el espacio inicial en el que se planteó el Parque Tecnológico es replantear su destino, pero insistió en que inicialmente lo que se necesita es “encontrar una manera de poder escalar más a la cantidad de gente y definir un ícono de la Cepit en el que podamos definir ese faro, y eso fue lo que le pedimos básicamente al Municipio”.

Cambios
en el modelo

Aclaró que por el momento no hay un lugar definido, aunque insistió que cuentan con el apoyo municipal y en los próximos meses tendrán que presentar detalles del nuevo proyecto.

“Básicamente son dos cosas: el edificio icónico de la Cepit, que será de la ciudad, y después cómo será el desarrollo de las empresas”. En tal sentido, indicó que tal vez habrá que “cambiar el modelo” que no implicaría solo un lugar específico, sino que podría llegar a incluir a varios dentro del Conurbano.

“Eso requerirá inversiones inmobiliarias de muy alta calidad para oficinas, como el edificio que va a realizar Globant, pero no hay un lugar definido”, reiteró.

La actual
necesidad

En ese sentido, Paula Dabós explicó que “hoy en día la Cepit tiene la necesidad de contar con un lugar físico, ya sea para cuestiones administrativas o capacitaciones, y no lo tenemos. Somos 44 socios y, como dijo Mauricio, nuestra idea es replantear el proyecto”.

Precisó que están analizando modelos de clusters, cámaras y polos del país y fuera del país. “Hay etapas de preincubación que nos parecen muy interesantes, así que veremos si en algún momento podemos hacer algo así acá. La idea es acompañar a los emprendedores a luego convertirse en empresa”, anticipó.

En definitiva, aseguró que “ideas hay muchas y trabajamos intensamente, tenemos que empezar a organizarlas y definir cuáles van a ser más a corto, mediano y largo plazo. La intención es que el sector crezca y que siga creciendo más, y posicionar a Tandil como un proveedor de software a nivel mundial”.

Una realidad
superadora

Por su parte, el secretario de Desarrollo Económico Local Jaime Feeney planteó que “es importante visualizar esto como una familia que crece, la realidad superó a las mejores expectativas y los mejores planes. Es como una familia que cuando nace va creciendo y empieza en un hogar pequeño y luego se va repensando. Pasó esto y es inútil aferrarse a un departamento de un ambiente cuando uno necesita algo más grande, esto es un poco lo que les ha pasado”.

Expresó que así lo recibieron desde el Municipio, como “una buena noticia para la ciudad y para todos los actores, para la Universidad con sus carreras nuevas, que logra generar graduados y también para el Municipio porque cada vez son más las fuentes de trabajo de gran calidad. Y es además una muy buena noticia para todos los que ya se están instalando porque así logran potenciarse, es un buen problema para tener, nos quedó pequeña la casa y tenemos que reubicarnos”.

“La realidad es ésta y hacer otra cosa distinta a la realidad, es como tapar el sol con las manos. Estamos frente a un crecimiento exponencial, gracias a la buena gestión que hace la Cepit”, valoró.

La ubicación
de las empresas

Por último, Salvatierra señaló que las empresas hoy en día ya están ubicadas en el casco urbano y es difícil cambiar a veces la costumbre. Desde la Cámara, insistió en que ya están empezando a diseñar un plan, pero aclaró que lo están pensando a 10 o 15 años. “Silicon Valley empezó así”, ejemplificó.

Por su parte Dabós resaltó que “la suerte de estar en una ciudad pequeña hace que nos podamos reunir y trabajar en formación de personal y armado de una Cámara, con contacto diario entre los actores que forman parte del sector”, ventaja que dijo que muchas veces es envidiada por otras grandes urbes con las que se contactan.

“Lo que nos interesa a corto plazo es un edificio común que pueda unir a todas las empresas, un espacio para la Cámara, en donde se pueda unir a toda la actividad”, finalizó.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil