La Ciudad

Para Copecos, la lucha contra el maltrato animal “no es una cuestión de recursos, sino de decisión política”

web_copecos

La Comisión de Desarrollo Social y Salud recibió ayer a representantes de Copecos para transmitirles el resultado de la reunión que habían mantenido el lunes pasado con el Departamento Ejecutivo, a partir del reclamo que habían alzado desde el organismo por la delicada situación que hoy se está atravesando respecto a la violencia animal y los animales potencialmente peligrosos.

Tras el encuentro, los proteccionistas no se mostraron conformes con los avances alcanzados, aunque sí con las gestiones impulsadas desde la órbita legislativa. Para ellos, combatir el maltrato animal “no es una cuestión de recursos, sino de decisión política”.

Anunciaron entonces que el próximo lunes 17 se realizará una nueva reunión ampliada, a la que además de los actores que hasta el momento fueron convocados se invitará también a representantes de la Fiscalía General de Azul.

Del encuentro, que se desarrolló en horas de la mañana en el primer piso del municipio, participaron por Copecos, los proteccionistas Santiago Romay y Susana Giménez, quienes fueron recibidos por los concejales de la UCR, Adolfo Loreal -presidente de la comisión anteriormente mencionada-, Araceli De Vanna y Matilde Vide; del PRO, Pablo Díaz Cisneros; y Severiano Mon, en representación del edil del PJ-FPV, Rogelio Iparraguirre.

Al salir de la reunión, Romay y Giménez compartieron con El Eco de Tandil su postura sobre el tratamiento de la problemática. El coordinador de Copecos detalló que lo primero que se hizo en la oportunidad fue ponerlos en conocimiento sobre los resultados del encuentro que los ediles habían mantenido el lunes pasado con el Ejecutivo.

“Principalmente nos dijeron que Omar Olivera había manifestado que él no poseía los recursos para llevar adelante las denuncias de maltrato animal y que en un tiempo se habían realizado los chipeos, pero después no se siguieron, por lo que no habían dado resultados. Y no mucho más”, afirmó.

La capacitación
de los inspectores

Al respecto, adujo que “esto no es una cuestión de recursos, sino de decisión política. Necesitamos dos inspectores que ya están, pero que estén capacitados para tomar esas denuncias”.

Concretamente, señaló que más allá de que a partir de ahora el Municipio tomará las denuncias personalmente en la Dirección de Bromatología, desde Copecos lo que les interesa es que la persona que las reciba “sepa qué es maltrato, como así también sepa completar un acta de constatación que después pueda ser remitida al Juzgado de Faltas y que este cobre la multa correspondiente”.

Asimismo, en la reunión de ayer plantearon la necesidad de que los inspectores sean acompañados por un proteccionista al momento de concurrir al domicilio denunciado.

“Lo que nos importa es terminar con el maltrato, más allá de constatarlo. Queremos que ese animal deje de sufrir. Hoy por hoy no hay un refugio donde podamos llevarlo, entonces, lo que hacemos es constatar el maltrato y les ofrecemos ayuda. Por eso queremos ir; no para controlarlos”, explicó Giménez.

Una decisión
política

Seguidamente, Romay enfatizó que tanto a él como coordinador de Copecos, como a Susana como proteccionista, no les importa quién responde a la denuncia, sino que se dé una respuesta efectiva frente a estos casos.

“Para mí, Bromatología, el Sistema Integrado de Salud e Inspección General no son compartimentos estancos, son el Municipio. Acá lo que falta es la decisión política del Municipio de atacar este flagelo. Si sale Olivera, Ruffa o Lunghi a hacer las infracciones, no me interesa. Lo que me importa es que se hagan”, afirmó.

Próxima
reunión

Por lo pronto, el abogado valoró el trabajo que han realizado los concejales de la Comisión de Desarrollo Social y Salud en respuesta al reclamo que alzaron semanas atrás, con quienes acordaron ayer realizar una nueva reunión ampliada el próximo 17 a la que se convocará, además de los actores que hasta el momento intervinieron en el tema, a autoridades del ámbito judicial.

“La idea es empezar a dejar de hacer reuniones por reuniones y encontrar una solución. Hace seis meses que desde Copecos estamos pidiendo respuestas, nos estamos reuniendo con todos los actores y la verdad es que esto es un poco desolador”, reconoció Romay, quien dijo que si bien se está trabajando con el Municipio en distintos temas “no se avanzó un centímetro” respecto al maltrato animal.

Si bien el coordinador del organismo se dijo agradecido a la Comisión de Desarrollo Social y Salud por darles el espacio para poder plantear la problemática, insistió en que “es el Municipio el que debe actuar y poner a disposición de los funcionarios que correspondan las herramientas para efectivizar el cumplimiento de una ordenanza de 1997 y otra de 2005 que no se cumplen”.

Animales peligrosos

Por último, Romay contó que en la reunión además se habló de los perros potencialmente peligrosos, temática que también será abordada en el próximo encuentro.

“Tienen que entender que el día de mañana un perro de esos ataca a un nene y lo mata, el dueño del animal desaparece porque no está chipeado y el juicio se lo come el Municipio, es decir, están haciendo una cosa que es de una ineficiencia absoluta, porque a mí me pueden decir que la ordenanza es compleja y demás, pero si la votaron los concejales y la promulgó el Intendente, tiene que ser cumplida”, finalizó.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil