La Ciudad

La familia tandilense que recibió a Macri expresó su satisfacción por la visita y dijo que no lo esperaban

web_tapa

Para Marcos Lorea y Jessica Contrera, un matrimonio tandilense con un hijo, el último sábado quedará marcado como el día en que recibieron la visita del presidente Mauricio Macri en su vivienda de Villa Aguirre, lugar en el que hace casi un mes comenzaron a habitar, dispuestos a apostar por un nuevo proyecto familiar propio.

“No sabemos por qué se interesó en nosotros, porque debe haber cantidad de otros casos de gente, con mejor o peor nivel económico, que quiere trabajar, salir adelante y progresar”, expresaron con humildad en un intento por entender las razones por las cuales se concretó el acercamiento.

Lo cierto es que durante su estadía en la ciudad en Semana Santa, el mandatario nacional se recluyó en la estancia familiar y solo cumplió con una escueta agenda de actividades el sábado.

Así, además de reunirse con el padre Raúl Troncoso y el intendente Miguel Lunghi en la parroquia Santísimo Sacramento, Macri aprovechó para visitar una familia tandilense que se contactó por Facebook, en una modalidad que retomó después de la última campaña electoral.

“Le encantó nuestra forma de ser, personas jóvenes y luchadoras, eso nos dijo”, concluyó Jessica sobre el encuentro del sábado por la mañana, en el patio de su vivienda junto al Presidente y su hija Antonia que se extendió algo más de media hora, pero para los anfitriones fue fugaz, como “si hubiera entrado y salido”.

Un mensaje privado

La historia comenzó la semana pasada cuando Jessica Contrera, de profesión peluquera y a cargo de un comercio de barrio, escribió un mensaje privado en la fan page del mandatario.

El contacto lo hizo a partir de un posteo en el perfil público en el que Macri transmitió su deseo de “volver a visitarlos”, en una modalidad que implementó durante la campaña electoral.

“Fue muy emocionante para mí que me abrieran sus puertas, compartieran conmigo sus sueños, me contaran cómo son sus días y poder conocer a sus familias. Extraño hacerlo. Extraño escuchar sin intermediarios cómo ven las cosas. ¿Lo probamos de nuevo? Si querés invitarme mandá un mensaje privado contando dónde vivís. Vamos a leer todos los que lleguen”, rezaba la publicación.

Sin expectativas de lograr una respuesta, en su acto la vecina sintió solo la necesidad de compartir con el Presidente su historia de vida y así lo hizo. “Y le mandé un mensaje privado, pero no me imaginé lo que vino después”, confesó.

El primer contacto

Pocos días después, el jueves por la tarde, un llamado telefónico con característica de Capital Federal revolucionó por completo la vida de la familia. “Atendí y del otro lado me comunicaron que me estaban llamando de Presidencia de la Nación, que iban a pasar por mi casa; y empecé a temblar”, narró.

Enseguida le contó a su marido, que en principio “no me creía que iba a venir Macri” a su humilde casa, y a las pocas horas llegó personal del área de Protocolo encargado de organizar la visita.

Tras una entrevista con el matrimonio se pactó el encuentro para el sábado por la mañana y desde aquel momento hasta que se concretó el acercamiento, la familia lo mantuvo en absoluta reserva.

Finalmente el sábado, en medio de un amplio operativo de seguridad en la zona, que incluyó personal de la policía bonaerense y de gendarmería para custodiar toda la manzana, Macri llegó a la vivienda acompañado por su hija Antonia.

“No lo esperábamos”

Aún emocionados por el acontecimiento, la pareja recibió a El Eco de Tandil en su casa y compartió más detalles de la visita.

En principio recordaron el mensaje, en el que compartieron su historia de vida, sin mayores expectativas: “Puse a qué se dedica mi marido, que es empleado de la construcción, a qué me dedico yo, que hacía tres semanas nos habíamos venido a vivir a esta casita humilde. Pero no pensé que iba a obtener una respuesta”, recordó Jessica, mamá de Elián.

A más detalles Marcos Lorea relató que “estábamos en la casa de mi mamá, somos muchos y no había lugar para todos. Y así estuvimos dos años hasta que decidimos venirnos para acá, con lo que tenemos”.

Así, se mudaron hacia la propiedad, donde solo había un galpón para herramientas. Y eso “fue hace tres semanas, así que esta visita fue la inauguración, como dijo Macri. Tampoco esperábamos eso”, dijo Contrera.

“No lo podíamos creer”

-Cuando les comunicaron la visita, ¿qué sensaciones experimentaron?
J.C.: -Sorpresa, tres días de nervios y una desesperación tremenda porque uno quiere tratar de atenderlo lo mejor posible aunque los chicos nos decían que es sencillo, que nos quedáramos tranquilos, que no estaba guionado y que le podíamos expresar lo que quisiéramos. Y fue así. Fue la persona más humilde y no lo esperamos.
-¿Y cómo fue el encuentro?
M.L.: -Entró como si nos conociera de toda la vida, una persona más a la que uno invita a tomar unos mates. Y conversamos de los temas que fueran surgiendo en el momento, no había nada pautado. Fue muy sencillo, tranquilo.
J.C.: -Pedimos trabajo para nosotros como para todos, que en Tandil cuesta conseguir, hay poco trabajo, más aún en el rubro de la construcción que se ha parado muchísimo. Y nos dijo que el país iba a avanzar, de a poco.
M.L.: -Vino interesado en lo que pasa, en la problemática de cualquier trabajador.

“Un presidente
en nuestra casa”

Al retirarse el mandatario nacional se despidió de la pareja tandilense y de algunos vecinos que, alertados por el inusual movimiento, buscaron un breve contacto.

“Uno no espera este tipo de cosas. Estuvimos días ansiosos y cuando se fue nos dimos cuenta que había estado un presidente en nuestra casa, que es fuerte. Lloré y lo expresé porque no pensé que podía suceder”, reveló Contrera sobre la sensación que experimentó.

Entre risas reconoció que escribió el mensaje en forma “impulsiva” y que “la próxima vez que vuelva a hacerlo lo voy a pensar”.

“Gracias por recibirme”

El mismo sábado, en la fan page del Jefe de Estado se publicaron dos imágenes tomadas en la casa de Jessica y Marcos, quienes “me invitaron a conocer a su familia por Facebook. Hoy fuimos a visitarlos con Antonia”.

Mientras se multiplicaban los “me gusta” y comentarios, horas después agradecieron el recibimiento con otra publicación y un video que repasa la actividad en la vivienda del barrio Villa Aguirre. “Fui a la casa de Jessica y Marcos, una pareja joven, con proyectos, para agradecerles el esfuerzo que hacen todos los días”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil