La Ciudad

La Escuela n° 31 debió ser asistida por Defensa Civil por la inundación

María Gandaratz, directora de la Escuela N° 31, que se encuentra en el paraje El Centinela, expuso en Tandil Despierta las dificultades que debieron atravesar en la institución a causa de las intensas lluvias de la semana pasada.

Relató que el viernes 19 a las 10 de la mañana comenzó a entrar agua dentro de la escuela y a inundarse. Además, señaló que en la salida del edificio, en el patio exterior, se forma una caída natural de agua, como un arroyo, y que tiene un gran caudal cuando llueve. A causa de ello debieron llamar a Defensa Civil para que evacúe la escuela, en la que había cinco personas: dos docentes y tres alumnos. Gandaratz destacó que la asistencia fue excelente.

El lunes la escuela continuaba inundada por lo que debieron suspender las clases y ella misma debió limpiar las instalaciones, ya que hace 20 días no tienen portero debido a su reciente reubicación en otro establecimiento. Se trata de una escuela amplia que cuenta con diez dependencias: tres aulas, un comedor, una cocina, una galería, tres baños y la Dirección, por lo que la limpieza fue “una tarea bastante ardua”, calificó. En este sentido, la directora señaló que sus responsabilidades se dividen entre tareas administrativas, limpieza, enseñanza y cocina, ya que le brindan el desayuno a los chicos, y en ocasiones también el almuerzo. Su personal está compuesto por una directora, una profesora de artística, una de educación física y otra de inglés, quienes atienden a los cuatro alumnos que diariamente asisten a sus clases.

Aclaró que a fin de 2016 había 35 alumnos, en su mayoría provenientes de Granja Los Pibes y que este año se redujo la matrícula. Al contrario de todo pronóstico, “mientras haya un alumno la escuela tiene que estar abierta”, por lo que no cerrará sus puertas a pesar del bajo número de asistentes.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil