La Ciudad

La Asociación Celíaca Tandil celebró la suba del reintegro en la compra de productos sin gluten

web_buffor-2-7-2015 (5)

La presidenta de la Asociación Celíaca Tandil, Mónica Bufor, celebró la decisión del Ministerio de Salud de la Nación de elevar a 479,26 pesos el monto mensual que las obras sociales y empresas de medicina prepaga deben reintegrar a sus pacientes celíacos por la compra de harinas y premezclas libres de gluten, sus derivados y/o productos elaborados con las mismas.

La medida, establecida en el marco de la Ley 26.588, fue resuelta a través de la resolución 1720 de la cartera sanitaria nacional y publicada ayer en el Boletín Oficial.
Actualmente, el reintegro estaba fijado 326,83 pesos y no se actualizaba desde el 31 de agosto de 2015.

En diálogo con “Dulce o Amargo” (programa de Tandil FM 104.1 de El Eco Multimedios), Bufor manifestó que están “muy contentos” por la noticia, ya que el precio de la harina “va subiendo, hoy está entre 90 y 100 pesos el kilo en muchos lugares, así que con este dinero se podrá comprar ya cuatro kilos de harina, que es un poco más para elaborar masitas y todo lo que es panificados”.

Confirmó que este nuevo monto es “lo que cubrirán las obras sociales y prepagas, y el que no la tenga, será Desarrollo Social el que lo implemente. Tendrán que subir también el dinero que da la Provincia a las tarjetas que reciben determinados grupos de gente celíaca”.

El procedimiento

En cuanto al procedimiento para acceder al beneficio, Bufor indicó que “el mes pasado salió una pequeña ley a partir de la cual ya no necesitamos tener que presentar la biopsia para identificar al celíaco. Hoy, con que el médico prescriba una receta en la cual dice que la persona es celíaca, ya lo deben tomar las obras sociales”.

Señaló que “esa modificación vino del Ministerio de Salud de la Nación y ahora esto de elevar el monto aproximadamente a 480 pesos es algo más”.

Seguidamente, confirmó que los productos libres de gluten son “muy caros” porque explicó que “es un trabajo artesanal y cuesta mucho obtener la harina. Entonces, como digo siempre, no hay subsidios -como dice la ley- para los emprendimientos para que nos abaraten a nosotros los costos de los alimentos. Esto todavía no ha cambiado, pero vamos mejorando de a poco”.

Próximas
actividades

Por último, la presidenta de la Asociación Celíaca Tandil manifestó que están “muy contentos” además porque este año la entidad cumple 39 años y, en ese marco, anunció que “este sábado tendremos el taller de cocina con la degustación para niños y adultos, en el espacio de referencia de adultos mayores”.

También, aprovechó la oportunidad para invitar a toda la comunidad a “la correcaminata que realizarán el próximo 4 de noviembre, conjuntamente con Reinventar. Nosotros, desde la filial Tandil, todo el dinero obtenido lo destinaremos a comprar harinas porque en este momento estamos asistiendo a veinte familias, todos los meses, y desde hace cuatro años”.

Recordó al cierre que todo el trabajo que realizan lo hacen con recursos propios, ya que son “una ONG sin fines de lucro, que trabajamos por solidaridad. Todo cuesta -reconoció-, somos muchas las que trabajamos, pero la ciudad es muy solidaria”.

La celiaquía

Según la Asociación Celíaca Argentina, la celiaquía es la intolerancia permanente al gluten, conjunto de proteínas presentes en el trigo, avena, cebada y centeno (TACC) y productos derivados de estos cuatro cereales. Pueden padecerla tanto niños como adultos. Actualmente, la incidencia es mayor en mujeres, que en varones.

Las proteínas se clasifican en dos grupos: prolaminas y gluteninas. Las prolaminas reciben distintos nombres según el cereal de origen: trigo, gliadina; avena, avenina; cebada, hordeína; centeno, secalina.

El gluten de los cereales mencionados es la forma más conocida de presentación de las prolaminas tóxicas para los celíacos. La gliadina constituye el mayor problema, es la más utilizada en la industria alimenticia.
La avena pareciera no producir daño pero, en su proceso de industrialización, puede encontrarse contaminada granos de trigo, cebada o centeno.

La celiaquía se presenta en personas que tienen predisposición genética a padecerla. Se sabe que aparece con más frecuencia entre miembros de la misma familia. Se estima que en la Argentina 1 de cada 100 habitantes puede ser celíaco.

Esta intolerancia produce una lesión característica de la mucosa intestinal provocando una atrofia de las vellosidades del intestino delgado, lo que altera o disminuye la absorción de los nutrientes de los alimentos (proteínas, grasas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas). Es este fenómeno el que produce el clásico cuadro de mala absorción.

La característica principal que define a esta atrofia vellositaria es que la mucosa intestinal se normaliza cuando se inicia la dieta sin TACC. También se presenta asociada a enfermedades autoinmunes y genéticas y se puede descubrir en pacientes asintomáticos.

Se dice que la celiaquía es una condición autoinmune, es decir que el sistema de defensa de los celíacos reconocería como “extraño” o no perteneciente al organismo, al gluten, y produciría anticuerpos o “defensas” contra el mismo. Estos anticuerpos provocarían la lesión del intestino con destrucción o atrofia de su mucosa (capa interior del intestino), produciéndose una alteración en la absorción de los alimentos.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil