La Ciudad

Expectativa por la millonaria inversión para instalar en Tandil una planta termoeléctrica

__res_5loc

En las últimas horas, Tandil volvió al primer plano de la escena nacional, cuando desde la Casa Rosada anunciaron una millonaria inversión en el área de la energía, un tema de gran importancia para el desarrollo del país. La empresa MSU Energy, ganadora de una licitación de la Secretaría de Energía de la Nación, invertirá 450 millones de dólares en tres plantas térmicas de generación de energía eléctrica, que se conectarán a la red nacional. La primera, que estará operativa en enero, se levanta en General Rojo, San Nicolás. En tanto, otra se instalará en Tandil y la tercera en Villa María, Córdoba.

Si bien las autoridades locales se mostraron prudentes en cuanto la confirmación de la noticia, desde la Casa Rosada informaron que una de las tres plantas termoeléctricas que estarán en marcha durante 2017 se instalará en Tandil.
A través de un comunicado, el Gobierno nacional informó que el presidente Mauricio Macri recibió en su despacho a los representantes de MSU, Manuel Santos de Uribelarrea (p); el CEO Manuel Santos de Uribelarrea (h) y el director ejecutivo, Guillermo Marseillan. También participaron de la reunión el ministro de Producción Francisco Cabrera y el director de la Agencia Nacional de Inversiones Juan Procaccini.

Además, indicaron que la inversión total que hará MSU Energy, junto a General Electric, para montar las tres centrales será de 450 millones de dólares y cada una generará 150 MW. “La planta de General Rojo, en San Nicolás, estará funcionando para los primeros meses del año que viene; en tanto que las de Tandil y Villa María (Córdoba) para fines de 2017, señalaron los empresarios”, cerró el comunicado oficial.

En Tandil,
cautelosos

De acuerdo a la información que manejaban funcionarios locales, la empresa MSU aún no definió si instalará su planta en Tandil o en el partido de Olavarría. Sin embargo, aguardaban que la confirmación sobre la radicación se conozca en los próximos meses, teniendo en cuenta que la planta deberá comenzar a producir el 27 de noviembre del año próximo y necesita unos seis meses para la construcción.

En el ámbito local hay expectativa por la posibilidad de que la central termoeléctrica pueda levantarse en este partido, aunque depende de la firma que deberá comprar la tierra y avanzar con la inversión que permitirá subir a la red la energía eléctrica necesaria para abastecer a tres localidades del tamaño de Tandil.

Hasta el momento, se conoció que representantes de la firma agrícola han mantenido contactos con propietarios de inmuebles de esta ciudad como así también de Olavarría y no hay noticias sobre la concreción de alguna operación inmobiliaria. En cuanto a la ubicación, demanda acceso directo a la red troncal de gas -el ramal San Martín que viene de Comahue pasa por Tandil-, para abastecerse, y de electricidad, para volcar su producción a la red.

Según trascendió, autoridades de la Usina mantuvieron reuniones informales con referentes de MSU Energy, aunque no hubo propuestas concretas ni confirmaciones. De todos modos, la empresa deberá comunicar su decisión al Gobierno nacional.

La dimensión
del proyecto

A priori, en la planta de General Rojo, que comenzará a producir el 30 de enero próximo, MSU contrató a unos 150 obreros para la construcción. Además, se estima que creará unos 40 puestos de empleo, pero además su instalación permitirá invertir en generación de energías renovables en el mismo territorio porque las líneas soportarían la transformación.

A partir de las expectativas que genera el proyecto, autoridades de la Usina de Tandil planean viajar a San Nicolás para observar la planta montada por la multinacional General Electric y el funcionamiento de las turbinas.

El Gobierno nacional determinó avanzar con estas tres generadoras de energía convencional para paliar el déficit de 5 mil megas de energía que existe en Argentina. El objetivo es que puedan paliar rápidamente la falta de electricidad que se registra en los picos de consumo.

La empresa MSU tiene una amplia tradición en el negocio agropecuario y decidió diversificar su producción al involucrarse en la industria de la energía. Así, obtuvo este año la adjudicación para las tres plantas luego de haber participado de la licitación de la Secretaría de Energía (Resolución 21) para la generación térmica de energía eléctrica destinada a satisfacer los picos estacionales de la demanda.

“Son plantas duales, que trabajan con gas o diesel cuando no hay abastecimiento de gas. Estas plantas van a poder cubrir los potenciales picos de demanda en el verano y tienen muy buena performance para trabajar como complemento del importante parque instalado de energías renovables que va a haber en los próximos años. Son plantas de rápida puesta en marcha, en 10 minutos están generando energía”, le explicó Manuel Santos Uribelarrea (h), CEO de MSU, a El Cronista. Y agregó que “elegimos esta tecnología de rápido arranque porque es la que tiene más futuro”.

La firma selló un acuerdo con General Electric, que contempla la entrega “llave en mano” de las tres plantas. “No solo les compramos las turbinas sino que ellos nos hicieron la construcción. Esto nos permitió ofrecerle mejores plazos al Gobierno. El acuerdo fue un acierto”, precisó el CEO.

Entre los objetivos a mediano plazo de la empresa también está la intención de participar en el negocio de energías renovables. Están actualmente trabajando con un proyecto de energía eólica en la zona de Bahía Blanca para la generación de unos 600 megas, con la idea de presentarse en la próxima licitación del Gobierno. Y además planean estar presentes también con ofertas en las próximas licitaciones para centrales térmicas de ciclos combinados, que demandan plazos más largos, de tres a cuatro años.

“Esta licitación es la primera de varias que van a venir, tanto en renovables como térmicos. Dentro del parque actual hay una parte que debe ser renovada y si la economía empieza a funcionar la demanda estará en crecimiento. Hay necesidad de nueva generación año tras año”, destacó Uribelarrea.

Según el directivo, el conflicto con las nuevas tarifas que enfrentó el Gobierno durante este año no afectó los planes. “Complica un poco el tema del financiamiento externo. Los problemas de tarifas generan ruido e incertidumbre hacia los inversiones de afuera. Pero lo comunicamos bien y nos entendieron”, aseguró.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil