La Ciudad

“Es muy difícil controlar una moto porque no se las puede detener”, admitió Villarruel

web_villaruel

El director de Control Urbano Vehicular, Walter Villarruel, habló de la problemática que se presenta con las motos a la hora de realizar los operativos vehiculares y reconoció que hoy en día “es muy difícil que se detengan a ser controladas”.

En diálogo con El Eco de Tandil, el funcionario comunal se refirió en primer lugar a las picadas, que siguen registrándose en distintos puntos de la ciudad y que suelen intensificarse con la llegada del buen clima.

“Las picadas de motos en general se registran durante todo el año, lo que ocurre es que ahora con el tiempo lindo se incrementan. La herramienta que tenemos es el control, pero no quiere decir que esto haga cambiar la conducta de la gente que está afuera de la norma”, advirtió.

Según confirmó, los reclamos vecinales a raíz de esta situación son continuos y dijo que “siempre se recibe algún caso puntual, como el de la Diagonal Illia. Tenemos la misma procedencia, cuando vamos no hay nadie, pero cuando no estás, vuelven”.

Sumado a ello, también sigue habiendo motociclistas que circulan con el escape liberado, lo que genera ruidos molestos y también el malestar de muchos vecinos de diferentes zonas, sobre todo, durante los fines de semana.

Al respecto, aclaró que en el área que conduce no disponen de decibelímetro para controlar el ruido, pero admitió que “es muy difícil hoy en día que una moto se detenga a ser controlada. Ese es un gran inconveniente y nosotros no podemos poner en riesgo tampoco la vida de quien va conduciendo el vehículo”.

Con el objetivo de eludir los controles, Villarruel contó que los motociclistas “doblan en U, se van por la vereda, tratan de esquivarlo por cualquier lado. Es muy difícil controlar una moto porque no se las puede detener”.

Los siniestros

Por otro lado, se refirió a la preocupante cantidad de siniestros viales registrados en el último tiempo en el radio urbano y que en su mayoría fueron protagonizados por motociclistas, algunos de los cuales circulaban sin el debido uso del casco.

“Uno quisiera que no haya ninguno, pero -como se ve- hay accidentes por falta de uso de casco y la gente sigue andando sin casco. Nosotros hacemos el control, la prevención e intentamos llegar con un mensaje a toda la comunidad de que hay que respetar las normas de tránsito, pero está en quién las respeta y quién no”, planteó.

Por lo tanto, advirtió que “si van a seguir andando sin casco y disparándose de los operativos de los inspectores de tránsito, cada vez que tengan un accidente van a tener muchas más probabilidades de que sea más grave si no tienen las normas de seguridad correspondientes. También -enfatizó- hay una parte de la responsabilidad de quien no hace uso de las normas de seguridad”.

Los controles

Por su parte, el director de Control Urbano Vehicular remarcó que desde su área siguen realizando controles con la misma intensidad y confió en que con el apoyo que recibirán de la policía en el marco del Operativo Sol, que comenzará en los próximos días, se podrán efectuar de una forma más intensiva.

“Los controles son constantes. Obviamente con la llegada del verano, por supuesto que tenemos más. De hecho, cuando termina el ciclo lectivo, podemos disponer del personal con mayor libertad y también con el Operativo Sol podemos realizar muchos más operativos que en los días comunes cuando hay clases”, resaltó.

“Tandil está entre las ciudades que contarán con el Operativo Sol y nosotros por supuesto aprovechamos esta ocasión para tener más presencia policial y cubrir más lugares para los controles”, finalizó Villarruel.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil