La Ciudad

En medio de una crisis del sector, Metalúrgica Tandil suspendió a cerca de un centenar de operarios

metalurgica tandil

Al igual que en 2009 y en 2012, Metalúrgica Tandil decidió avanzar en la suspensión de personal en medio de un complejo escenario que se proyecta a nivel nacional y que impacta en la actividad. La medida, comunicada hace algunas semanas por la empresa, comenzó a aplicarse a partir de ayer y se extenderá hasta el viernes, mientras que se reiterará también durante cuatro jornadas desde el martes 29 de noviembre (el lunes 28 es feriado) hasta el viernes 2 de diciembre.

El cese momentáneo de la producción afectará a un centenar de operarios de fabricación, mientras que el personal de mantenimiento continuará con sus tareas en forma habitual para “poner en condiciones” la planta.

En tanto, y para evitar que la determinación genere un impacto aún mayor, se acordó el pago del 60 por ciento del salario durante los días caídos.

Con preocupación y en alerta por la situación, a la que se suma el conflicto en Cinpal, la conducción de la seccional local de la UOM, junto a los delegados, mantendrá mañana una audiencia en la sede del secretariado nacional donde trazará un panorama respecto de la actividad metalmecánica.

En diálogo con El Eco de Tandil, los delegados de la UOM en la fábrica, Germán Rodríguez, Rubén Darío Tellechea, Diego Galán y Mario Liberal, confirmaron la medida y los plazos en los cuales se desarrollará, y advirtieron que responde a una situación a nivel país de la cual la metalmecánica tandilense no se encuentra ajena.

La medida

En primer término contextualizaron que días atrás el gerente de la fábrica, Emiliano Rosso, y la jefa de recursos humanos, Marilina Danessa, les trasmitieron la decisión adoptada en función de la cantidad de piezas acumuladas y la baja en los pedidos.

“Debido a que teníamos stock y las terminales con las que trabajamos también, tenía que haber una suspensión porque el trabajo había bajado. Al estar estoqueados se vieron en la necesidad de suspender”, repasó Liberal.

Con la experiencia de lo ocurrido en otras oportunidades, los trabajadores buscaron un acuerdo para evitar la caída de sus haberes mientras persista la medida, por lo que acordaron con la patronal el pago del 60 por ciento del salario, “respetando a quienes tengan plus por calorías, tarea peligrosa e insalubridad”.

“En otros momentos de crisis Metalúrgica ha sufrido suspensiones y lo que siempre tratamos de hacer son actas internas para que se pague un porcentaje para que se afecte tanto la medida”, explicó. No obstante, y pese al compromiso, reconoció que generará un impacto en el poder adquisitivo de los trabajadores en función del contexto económico actual.

A su vez precisó que el personal afectado será el de fabricación, mientras que el de mantenimiento, unos 30 trabajadores, “se acordó que continúen porque tienen que hacer reparaciones en la empresa”.

“Es algo que
esperábamos”

“Como está la industria a nivel nacional, es algo que todos esperábamos”, advirtió Tellechea en respuesta al modo en que recibieron la novedad, y agregó que “no era algo que nos sorprendió”.

“Es una crisis que está atravesando el sector a nivel nacional y lamentablemente no somos ajenos. No es algo puntual de Metalúrgica Tandil. Hoy nos toca a nosotros”, aseguró el delegado.

A su turno, Rodríguez planteó que en la planta de Renault -firma propietaria de Metalúrgica Tandil-, ubicada en la ciudad de Córdoba, suspendieron 400 personas. “Y como nosotros somos una rama, no estamos exentos”, remarcó.

Aseguraron que el contexto actual afecta a la metalmecánica, y con ello las suspensiones e incluso despidos de personal.

“La realidad es que hoy Metalúrgica tiene pocos clientes, no han aparecido ni clientes ni piezas nuevas, la apertura de las importaciones nos afectó”, por lo que “se veía viendo que iba a pasar en algún momento”, expuso Liberal, que se mostró esperanzado de que la situación cambie.

Poca producción

Centrados en lo que sucede en la planta ubicada en Figueroa al 500, coincidieron en que se produjo una caída en el nivel de producción. “Ahora tenemos 400 toneladas por mes que, para el personal que tenemos, es poco”, planteó Liberal, marcando un alerta sobre el estado de situación.

No obstante plantearon que desde julio se incrementó la producción más de lo que se pedía, y eso hizo que se tuvieran piezas mes a mes. En ese sentido Tellechea indicó que en la reunión el gerente y la jefa de recursos humanos “nos dijeron que esto que está pasando tendría que haber sido en julio, pero como siempre jugaban con el stock, lo sostuvieron”.

En materia laboral los delegados indicaron que en el transcurso del año se registraron despidos pero que fueron por ausentismo y no por falta de trabajo. De todos modos Liberal planteó que “cuando hay poco trabajo hay incertidumbre en la gente”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil