La Ciudad

El Municipio detectó siete zonas castigadas por las lluvias y asistió a más de cuarenta familias

web_4loc

En las últimas horas de ayer, autoridades del Municipio realizaron un diagnóstico del intenso temporal, brindaron detalles de las intervenciones frente al fenómeno climático extraordinario e informaron que el área de Desarrollo Social atenderá a los vecinos hoy, de 8 a 18, Defensa Civil continúa en alerta y Vialidad arrancará el lunes con el arreglo de las calles, priorizando las que utiliza el transporte público. Además, repasaron las zonas más afectadas y atribuyeron a la intensidad de la lluvia en un corto tiempo la inusual inundación de la zona de Marconi.

En conferencia de prensa, el jefe de Gabinete Mario Civalleri, el secretario de Obras Públicas Roberto Guadagna y su par de Desarrollo Social Alejandra Marcieri y el subsecretario de Protección Ciudadana -a cargo de Defensa Civil- David Tifner brindaron información de las tareas que cumplieron las dependencias municipales y pidieron “enviar algunos mensajes a la comunidad, en función de que no ha cesado el alerta, más allá de que aparentemente lo peor pasó”.

El jefe de Gabinete explicó que la ciudad se vio afectada por un ciclón tropical que ocasionó precipitaciones muy fuertes, que produjeron dificultades. Agregó que se registraron “algunos puntos calientes donde hemos tenido problemas. La verdad es que se han visto algunas situaciones no habituales, por eso digo que la intensidad de la lluvia en un corto período de tiempo produjo algunas situaciones que no esperábamos”.

 

Los puntos más críticos

Tras una extensa jornada de recorridas, el secretario Roberto Guadagna detalló los resultados del relevamiento de los puntos más problemáticos de la ciudad. En principio, reseñó que en Darragueira y Pasteur se desbordó el arroyo Langueyú y el agua pasó por encima del nivel del puente. “Ese desborde causó algunos escenarios de inundabilidad”, precisó.

Por otro lado, enumeró el desagüe pluvial de Independencia y Ameghino que “trabajó el régimen normal hasta que el nivel del arroyo subió al punto del desborde, entonces el agua empezó a retornar y a ingresar nuevamente por el conducto y a salir por las bocas de tormenta en el interior de la ciudad”.

El secretario de Obras Públicas dijo que el arroyo Seco “estuvo bastante complicado a la altura de Pedersen, porque desbordó el arroyo y por la velocidad a la que se desplazaba el caudal de agua que bajaba de las sierras que generó áreas y viviendas que se inundaron”.

En tanto, describió que “el Ramal H trabajó a la altura de los vertederos superiores, es decir, casi en el límite de su modalidad de funcionamiento, pero así y todo no hubo desbordes. Cuando cesó la lluvia, inmediatamente bajó el nivel de desborde por el vertedero superior”.

En relación al Dique, marcó que “el nivel del agua era muy alto, era una espectacularidad lo que vimos, pero siempre por debajo del vertedero superior. No obstante, la crecida inundó la costa y la isla”.

En relación al agua que se acumuló en Marconi y Montiel, 11 de Septiembre y Mitre y Montiel y Mitre, “son temas relativamente nuevos en el área de la ciudad. Colapsaron las bocas de tormenta porque el agua también retornaba en función de que la capacidad del entubado del arroyo estaba al ciento por ciento. Entonces, no entraba más agua y quedaba directamente sobre la calle, levantó el nivel no por los ciento y pico de milímetros sino por la velocidad de la caída, por la pendiente de las sierras”.

Por otra parte, en Balbín y Arana, barrio Las Ranas, el agua entró en algunas casas. “No es una cuestión de sumideros tapados, que hace menos de un mes fue el otro episodio y han sido revisados todo el tiempo, sino particularmente la misma condición del colapso de la capacidad del entubado y el agua quedó encima de las calles”.

En contraposición, resaltó que el conducto de avenida Actis “trabajó todo el tiempo en régimen y en el momento más crítico, su capacidad estuvo al 50 por ciento, así que estuvo holgadamente cómodo en ese lugar”.

Lo mismo ocurrió en Espora y Piedrabuena, que “no hubo complicaciones de ninguna naturaleza y el trabajo de limpieza que se llevó a cabo después del anterior episodio hizo que funcionara todo sin problemas”.

 

Las calles, otro problema

En relación a las intervenciones para reparar los caminos, el secretario de Obras Públicas anticipó que la Dirección de Vialidad, durante el fin de semana, se va a dedicar a señalizar las calles cortadas y rotas para evitar cualquier accidente.

“A partir del lunes la maquinaria pesada ingresará en el terreno, en tanto las condiciones climáticas lo permitan, no solo porque no llueva sino porque haya viento y empiece a secar la condición de las calles de tierra”, anunció.

Por otra parte, determinó que “la prioridad van a ser aquellas calles por donde circule el transporte público de pasajeros y esperemos ir normalizándolo con el transcurrir de los días”. En tanto, definió que las áreas de Pavimentación y Desagües trabajarán en la limpieza de sumideros, ya que “de la última revisión que hicimos a la tarde, cuando cesó la lluvia, aparece que el agua ha arrastrado lodo, ramas, elementos de todo tipo, para retirarlos y mantenerlos otra vez en condiciones”.

Por último, el arquitecto Guadagna le recomendó a la población que evite transitar por Quintana entre Pujol y Neuquén, Figueroa entre Pujol y Neuquén, y las arterias transversales, “porque hay calles rotas, cortadas en función de las  pendientes y las correntadas de agua que hicieron zanjeos y dificultan la circulación con ocasional peligro”. La misma situación se verifica en algunos sectores de Las Tunitas y en Villa Cordobita.

 

Problemas en María Ignacia

Por otro lado, Mario Civalleri agregó que María Ignacia (Vela) “también tuvo dificultades bastante severas. Durante todo el día estuvieron el director de Servicios Claudio Fuentes y otros funcionarios y mañana (por hoy) volveremos a ir, quizás con el Intendente, vamos a recorrer varios lugares”.

Puntualizó que la localidad enfrentó una “situación particular por el desborde del canal de la calle ancha (en el acceso) y esto produjo bastantes dificultades. Así que es otro de los lugares bastante álgido que tuvieron una presión muy grande del agua”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil