La Ciudad

El Municipio abrirá una licitación para renovar el restaurante y el kiosco de la cima del Parque

web_parque

El Municipio confirmó que tiene previsto abrir una nueva licitación por el restaurante y bar y el kiosco que están ubicados en la cima del Parque Independencia. El proyecto contempla la explotación conjunta de ambos espacios y reformas que estarán a cargo del futuro concesionario. El objetivo es poner en valor uno de los paseos más tradicionales de Tandil, por ese motivo el local gastronómico lleva seis meses cerrado.

El secretario de Gobierno de la comuna Oscar Teruggi confirmó que en el caso del restaurante “está vencida la concesión y ahora sale una nueva licitación para la explotación del lugar”. Agregó que por estos días trabajan en el diseño del pliego, donde estarán plasmados los requisitos, el proyecto y las condiciones que deberá cumplir el ganador, que estará listo en “no más de quince días”.

Las demoras

Si bien el local tiene un cartel que informa que está cerrado por reformas, lleva medio año sin abrir sus puertas. Tampoco se realizaron obras ni hubo movimiento de albañiles o mobiliario. Como contrapartida, muchos turistas preguntan por el bar, ya que está ubicado en uno de los paseos más tradicionales de la ciudad.

En relación al tiempo que lleva sin funcionar, Teruggi dijo que “estuvo cerrado porque se venció la concesión y se prevé un proyecto distinto para el lugar, no es licitar nuevamente el mismo lugar sino que hay un proyecto distinto. Inclusive, se van a plantear algunas modificaciones a cargo del concesionario. Se está trabajando para terminar el pliego”.

El secretario de Gobierno explicó que descartaron licitar en las mismas condiciones que en los años anteriores. “Se pretende otra cosa para el lugar. Ese es el motivo del retraso”, afirmó.

En relación a las demandas y quejas de los visitantes, Teruggi explicó que durante los fines de semana de verano hubo propuestas de la Subsecretaría de Cultura y Educación para brindar información en el paseo.

En litigio

Por otra parte, el funcionario adelantó que el kiosco formará parte de la licitación del restaurante y la persona que lo explota en este momento, Enrique Irastorza, “también está en litigio judicial. Ha tenido ya dos sentencias en contra. Tiene que desalojar el lugar”.

Agregó que el conflicto judicial lo lleva adelante la Secretaría Legal y Técnica, “pero tiene vencidos todos los plazos. Ya se le ha dado aviso, como corresponde, de que tiene que dejar el lugar. Todo el proyecto nuevo incluye inclusive eso, así que el señor va a tener que desalojar”.

Ante toda esta situación y como no dispone de un contrato, el responsable del puesto no le paga un canon a la Municipalidad porque tampoco existe una liquidación.

La causa

En relación al conflicto judicial, Irastorza presentó una medida cautelar debido a que el contrato de concesión preveía un período de 10 años, desde el 10 de octubre de 2005, renovable por otros 5 años. En esa instancia argumentó que había cumplido con todas las obligaciones y había informado al Municipio, con 16 meses de anticipación, sus intenciones de seguir otro lustro en el comercio.

En tanto, desde la Municipalidad fundamentaron que en abril de 2009, el Area de Contrataciones y Concesiones había advertido sobre irregularidades en el orden, la limpieza y la disposición de la mercadería. Además, afirmó que desde la Dirección de Habilitaciones se constataron irregularidades y que el año pasado, el director de Turismo inspeccionó el inmueble e hizo varias observaciones. Ante estas actuaciones administrativas, el secretario de Gobierno Oscar Teruggi resolvió no hacer lugar al pedido de prórroga solicitado por el actor y le pidió a Legales que se firmara una prórroga del contrato hasta la nueva concesión.

Finalmente, el juez negó la medida cautelar debido a que “la petición abreviada se confunde en un todo con una posible acción de fondo el que deberá ser dilucidado y resuelto, de así estimarlo la actora, en un proceso amplio y pleno”.

Irastorza apeló la sentencia de primera instancia e insistió en solicitar una medida cautelar autónoma. Ahora se aguarda que se expida la Cámara de Apelación en lo Contencioso Administrativo de Mar del Plata.

La limpieza
del Castillo

Por otra parte, se registraron algunas las quejas por la falta de higiene en las escaleras del Castillo Morisco, que ahora permanecen todo el día con las puertas abiertas cuando en otras épocas se cerraban con llave durante la noche.

“Se encuentra suciedad como en cualquier lado. Cualquier espacio público que no se mantiene produce que se junte mugre en el lugar. Por eso desde el área de Espacios Verdes Públicos se hace el mantenimiento que corresponde, como en cualquier espacio verde”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil