La Ciudad

El emblemático edificio del rectorado fue declarado Bien de Interés Histórico Nacional

web_UNICEN (10)

Con gran orgullo, las máximas autoridades de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires descubrieron ayer la placa alusiva a la declaración del edificio del rectorado como Bien de Interés Histórico Nacional por la Ley 27298, promulgada el 8 de noviembre de 2016.

El acto oficial, que se realizó en horas del mediodía en el Aula Magna del emblemático inmueble de Pinto y Chacabuco, estuvo encabezado por el rector, Roberto Tassara; el vicerrector, Marcelo Abba; y el secretario de Relaciones Institucionales, José Araya.

Participaron exrectores, decanos y vicedecanos de las distintas facultades, directores de escuelas nacionales, secretarios del rectorado, docentes, alumnos y graduados.

En representación del Municipio, asistieron la subsecretaria de Cultura y Educación, Natalia Correa; y la coordinadora de Patrimonio Cultural y Archivo Histórico, Magdalena Conti.

Se hicieron presentes además el concejal de la UCR, Marcos Nicolini; el exdiputado nacional, Roberto Mouillerón; demás autoridades políticas, del ámbito educativo y público en general.

La identidad
colectiva

El primero en tomar el micrófono fue el secretario de Relaciones Institucionales, José Araya, quien realizó una minuciosa reseña histórica del inmueble, a 100 años de iniciada su construcción.

“Hoy estamos reconstruyendo una parte significativa de la historia y de la identidad colectiva de nuestra Universidad, pero sería injusto si solo mencionara ello. También creo que estamos reconstruyendo el aporte de una sociedad sobre la que se edificó este proyecto que hoy es una realidad, que es la Unicén”, manifestó.

Destacó luego la importancia del emblemático edificio, por su antigüedad y por su arquitectura, pero consideró que “constituye mucho más que eso: el lugar donde se forjó una gran parte de la identidad que hace a la historia de la Universidad”.

Un patrimonio
de todos

En otro tramo de su discurso, Araya subrayó que “la Ley 27298 que lo declara Bien de Interés Histórico Nacional es trascendente y salvaguarda un patrimonio de todos los argentinos. Y eso fue originado por una ley, pero además de las leyes es necesario tomar conciencia de colaborar en la preservación de este edificio, que es nuestra historia”.

Para cerrar, consideró que “en este acto se conjugan tres momentos: el pasado, el presente y el futuro. El pasado, porque estamos rescatando un hecho histórico y una parte de nuestras raíces como institución universitaria; el presente, porque estamos hoy todos aquí revalorizando un símbolo de la Universidad, pero quiero destacar que también está en juego el futuro, porque nuevamente mañana nos encontraremos todos transitando por este mismo edificio, apuntando a nuevos logros”.

Las razones
afectivas

Seguidamente, el rector Roberto Tassara se refirió al conjunto de razones que motivan la declaración de un edificio como Bien de Interés Histórico Nacional, pero se detuvo en las afectivas, aquellas que quienes integran la comunidad de la Universidad sienten profundamente, más aún -admitió- para él, que vivió la génesis emocional de la construcción de la Casa de Altos Estudios.

Reconoció luego que es lógico que “a las nuevas generaciones les cueste valorar estas cuestiones”, pero garantizó que “vale la pena tratar de comprender por qué estos hitos fundacionales constituyen la esencia de la Unicén”.

“Los legisladores que han votado unánimemente la Ley 27298 hace un año, percibieron algo de todo esto porque se hizo un gran trabajo para mostrar no solo los hechos, sino el empuje, sacrificio y esfuerzo de personas de carne y hueso detrás de la gesta encabezada por Osvaldo Zarini”, valoró Tassara.

Recordó las dificultades que los precursores tuvieron que sortear antes y después de la adquisición del inmueble, con momentos de tensión e incertidumbre, pero también de gran pasión puesta al servicio de la educación.

Mencionó también a las personas que supieron ganarse el afecto de toda la comunidad educativa de aquel entonces y admitió que “hay algo mágico en este inmueble, hay duendes que quizás solo veamos los que estuvimos en esos tiempos, pero que nos han ido llevando a lo largo de tantos años por el camino que nos trajo hasta el presente”.

web_UNICEN (2)

El rector de la Unicén recalcó que “la compra de este edificio fue el hito que permitió a la comunidad convencerse de que la utopía era posible. Es el emblema de lo posible aún en condiciones imposibles, y ése es un signo distintivo de nuestra Universidad, signo fundacional que espero que no abandonemos nunca”.

“Un bien para
toda la sociedad”

“Así entonces -afirmó- hace un año se promulgaba la Ley 27298 que remarca la importancia que tiene la protección del patrimonio. Hablamos de un bien que es para toda la sociedad porque, sin dudas, forma parte de su propia identidad. Ley que significa fundamentalmente además un reconocimiento de legisladores que la votaron, del Presidente de la Nación que la promulgó, un reconocimiento absolutamente relevante a nivel nacional”.

Para cerrar, se dijo seguro de que se podrá lograr “restaurar todo el inmueble, recuperar el salón de Chacabuco, poner en las mejores condiciones la sala de La Fábrica y poner en valor la fachada. Estoy seguro que lo haremos y aspiro, como en aquel entonces, a que se nos ayude. Nuestra comunidad se lo merece. Finalmente, quiero agradecer a todos los que participaron de la tarea”.

El cierre

Finalmente, Tassara acompañado por Daniel Pérez, con quien contó que compartió aquellos recuerdos, y el vicerrector Abba, descubrieron la placa alusiva a la declaración del edificio del rectorado como Bien de Interés Histórico Nacional, dando así por finalizado el acto.

El proyecto

En 2010, desde la Secretaría de Relaciones Institucionales se comenzó a desarrollar un ambicioso proyecto que apuntó inicialmente a que el emblemático inmueble que hoy es sede del rectorado de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires fuera incluido en la categoría de Monumento Histórico Nacional.

Este proceso concluyó con la sanción de la Ley 27298, el 19 de octubre de 2016, por la cual el edificio fue declarado Bien de Interés Histórico Nacional.

El objetivo central del proyecto fue el de preservar el patrimonio arquitectónico y cultural, que conlleva un valor significativo para toda la población de la provincia de Buenos Aires y que debe ser valorado en toda su magnitud.
Cabe recordar que el emblemático inmueble fue en sus comienzos inaugurado como el Hotel Palace en 1919 y, desde la década del ’70, es ocupado por la Universidad con un fuerte contenido educativo y social que impacta en toda la comunidad.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil