La Ciudad

El cambio de sentido de Aeronáutica Argentina afectó a los comerciantes

Vecinos de Aeronáutica Argentina elevaron su reclamo ante el nuevo sentido de circulación de la calle, el cual afectó drásticamente las ventas de los comercios que allí se ubican.

Desde que tomaron conocimiento de la nueva disposición, hace varios meses, los vecinos que cuentan con locales comerciales ubicados sobre la vía se alertaron porque predecían lo que finalmente ocurrió. El mayor caudal de clientes proviene desde la ruta, quienes regresan del trabajo y se detienen a comprar para preparar la merienda o la cena. Es por ello que el sentido “de salida” del barrio, consideran que los perjudica enormemente, ya que los vehículos no retoman Aeronáutica para hacer sus compras luego de ingresar por Vigil, la calle paralela.

Antes de que la medida se implementara, los veinte comerciantes de la calle se organizaron, confeccionaron una nota para elevar al Concejo Deliberante, recolectaron firmas y plantearon la inquietud, pero los funcionarios hicieron oídos sordos, bajo el argumento de que se trata de una calle muy angosta para que sea doble sentido. A pesar de tratarse de una decisión que acompañaría una posible reorganización del barrio, “ninguna justificación nos deja tranquilos”, reclamó una vecina y aclaró: “No es un capricho nuestro, para nada”. En este sentido enfatizó que los comercios no son los únicos afectados, sino que también la gente debe transitar por calles de tierra paralelas, con pozos.

Entre otros de los argumentos por los cuales desean que la circulación regrese a su estado anterior se encuentra la inseguridad que presenta Vigil cuando anochece, por donde el colectivo tiene sus paradas. Es por ello que solicitan que la calle invierta su sentido, que no regrese necesariamente a tener ambos, sino que tenga carácter de ingreso, “que no modificaría el barrio”.

Con un descenso del 40% de las ventas, que en casos asciende al 50%, en un período menor a un mes, “no nos parece que sea algo irrelevante”, señaló una de las afectadas, quien se mostró preocupada por la inestabilidad que presentan las fuentes de trabajo de veinte familias, al menos. Consideran que se trata de un capricho de los responsables de tomar dicha decisión. “Nuestra queja también es que nunca consultaron al barrio, jamás pasaron preguntando qué nos parecía o avisando que iban a hacer este cambio”, finalizó exponiendo el desinterés de las autoridades ante la demanda de los habitantes del lugar.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil