La Ciudad

El café Quereme así Piantao se trasladó a un nuevo espacio con miras a ampliar el proyecto

web_Macanudo 16-03 (2)

El café Quereme así Piantao, atendido por usuarios de servicios de Salud Mental del Sistema Integrado de Salud Pública Ente Descentralizado, se trasladó a un nuevo espacio, pensando en nuevas propuestas, a las que también se sumarán nuevos integrantes.

A partir de mañana, el dispositivo terapéutico -que dio sus primeros pasos en el local Estamos Invitados, en Mitre 580- seguirá funcionando en el resto bar Macanudo, situado en Rodríguez 459.

Satisfechos con los resultados obtenidos hasta el momento, los impulsores del proyecto compartieron los próximos desafíos y se dijeron expectantes por esta nueva etapa que emprenden.

Así lo manifestaron el director de Salud Mental, Luciano Grasso; la tutora, Florencia Berruti; el coordinador del área musical, Gabriel Larre; y Yamila Mónaco, una de los siete usuarios que forman parte de un equipo ya consolidado, a poco de haber cumplido un año de funcionamiento.

En diálogo con El Eco de Tandil, Grasso explicó que la mudanza a este nuevo espacio “va más allá” del cambio físico. Aseguró que es “una etapa más de una línea de crecimiento y desarrollo del proyecto que veníamos pensando. Esto implica un nuevo desafío porque es un lugar más amplio, con otra ubicación y con otra potencialidad para pensarlo más desde lo comercial también, y al mismo tiempo nos permite incorporar más integrantes”.

Destacó que el café Quereme así Piantao no solo es un proyecto que está funcionando, sino que además “está pensando en dar un paso más”. En todos estos meses -afirmó- “se sostuvo desde las distintas vertientes que tiene, que son bien complejas y diferenciadas”, ya sea desde lo comercial, como así también como equipo de trabajo.

“Los mismos usuarios como grupo estuvieron afianzándose durante dos años y hoy están consolidados y han podido sostener una fuente de trabajo, cada vez con más compromiso”, valoró.

“Y también, desde el punto de vista de su bienestar -desde la mirada del dispositivo de salud mental-, vemos cambios positivos en su forma de estar en la vida y en relación a la problemática de salud mental”, celebró Grasso.

Nuevos
integrantes

En el marco de esta nueva etapa, entonces, confirmó que sumarán en los próximos meses nuevos integrantes al equipo, cumpliendo así otro de los objetivos del proyecto.

“Para quienes hoy forman parte del grupo esto es una etapa en sus vidas y, por lo tanto, va a llegar un momento en el que van probablemente a egresar. En un principio van a cambiar de roles, ya que las incorporaciones también les van a permitir tener otro rol, así que estamos muy satisfechos”, expresó el director de Salud Mental.

La dinámica
de trabajo

Por su parte, Berruti precisó que ya a partir de mañana comenzarán a trabajar en Macanudo, manteniendo en principio los mismos días y horarios -de lunes a viernes, de 9 a 12-. Sin embargo, aclaró que la idea es ampliar los servicios que se ofrecen actualmente.

“Hasta ahora estábamos hasta el mediodía y, en función de instalar el proyecto en este nuevo lugar, vamos a extender un poco el horario”, anticipó, no solo con la idea de ofrecer un servicio gastronómico distinto, sino también ampliar la oferta artística.

En ese sentido, Larre detalló que tiene interés en “armar un repertorio musical con los chicos para que ellos puedan realizar un espectáculo para cantar canciones que les gusten y que la gente pueda escucharlos”.

La convocatoria
a la comunidad

Así, entusiasmados por todos estos cambios, invitaron a la comunidad a que se acerque a conocer el dispositivo, conversar con quienes lo integran y sumarse a este proyecto que sigue creciendo.

Berruti anticipó que “la gente se encontrará con la misma propuesta, pero ampliada. Tendremos más días con la intervención de Gabriel como artista, también agregaremos nuevos productos a la venta, como equipos de mates y otras cosas que estamos terminando de diseñar, y tendremos opciones de almuerzos saludables que iremos anunciando a través de nuestra página de Facebook: Quereme así Piantao, así que les pedimos que se sumen y nos den `me gusta´”.

Por su parte, Grasso señaló que “uno de los objetivos del proyecto tiene que ver con la inclusión social y con pensar una sociedad más tolerante, y eso funciona en la medida en que vamos generando vínculos. Si bien lo venimos haciendo, renovamos la invitación a la comunidad a que se acerque a conocer el café, no solo para tomar un café y disfrutarlo, sino también para compartir ese más allá que tiene el proyecto”.

Un lugar
propio

Por último, la tutora del grupo aseguró que la idea es tener en un futuro un espacio propio, pero aclaró que el proyecto tiene distintos momentos y que, por eso, quieren ir paso a paso.

“En principio, tuvimos un tiempo puertas adentro de preparación como grupo. Luego, se concretó nuestra primera salida en la casa de té Estamos Invitados, lo que nos permitió tomar confianza, ganar autonomía y consolidarnos como grupo de trabajo. Este es un tercer momento, en un espacio más grande, más céntrico, con otras propuestas porque está más orientado a la gastronomía y a lo cultural, y la idea es incorporar gente nueva y, a partir de ello, ampliarlo”, precisó.

“Recién cuando logremos tener la nueva oferta de servicios aceitada y seamos más personas, será momento de hablar de un lugar propio. Es uno de los objetivos, pero vamos paso a paso”, finalizó Berruti.

La colaboración
del sector privado

Por otro lado, el director de Salud Mental convocó al sector privado a colaborar con el proyecto. Reconoció que su acompañamiento es “muy importante” para que el dispositivo terapéutico siga creciendo y por ello -en representación de todo el equipo- les agradeció públicamente a los dueños de Macanudo, quienes “solidariamente nos abrieron las puertas, como así también a las dueñas de Estamos Invitados, Paola Zelaya por un lado y, en esta última etapa, a Carina y Marina”.

En ambos casos, remarcó que “su apoyo es fundamental para el proyecto, así que queremos agradecerles. También hemos recibido otro tipo de colaboraciones desde el sector privado, así que volvemos a invitar a todo aquel que quiera acercarse y colaborar con el proyecto, bienvenido”, expresó.

“Seguir abriendo las puertas
a nosotros nos hace muy bien”

Por su parte, Yamila Mónaco, una de los siete usuarios que forman parte del equipo, contó que ya hace un año que participa del dispositivo terapéutico y consideró “muy buena” la idea de que se incorporen nuevos compañeros porque “eso quiere decir que el proyecto está funcionando”.

“Tal vez -reconoció- uno viene con problemas personales desde su casa y venir acá te relaja y hace que te cambie la cara. Ver a los chicos, a los profesionales y que haya gente nueva va a estar buenísimo. Seguir abriendo las puertas a nosotros nos hace muy bien”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil