La Ciudad

Directores de Salud Mental y el CPA realizaron un buen balance de los primeros días de integración

__res_cpa-16-09-2

Los directores del Centro Provincial de las Adicciones (CPA), pastor José García, y de Salud Mental del Municipio Luciano Grasso, realizaron una positiva evaluación de las primeras dos semanas de trabajo conjunto, tras concretarse la mudanza a las dependencias del Centro de Día de Salud Mental “Alicia Tita Brivio”, en Pellegrini al 800. “Hay una articulación del trabajo mucho más fluida que antes”, resaltaron.

La integración se concretó en el marco del convenio firmado recientemente entre la Provincia y el Municipio, a partir del cual el CPA y el Servicio de Neumotisiología se integraron al Sistema Integrado de Salud Pública.

La integración

-¿Cómo han sido los primeros diez días de integración de los equipos del CPA y de Salud Mental del Municipio, en el marco del acuerdo firmado recientemente?
José García: -En líneas generales, la integración se ha dado de una buena manera y con una gran predisposición de ambos grupos para convivir en un lugar. La gente de Salud Mental tiene la sensación de invasión y nosotros de desprendimiento, así que hoy por hoy todavía estamos trabajando en la integración que se va dando con los días porque vamos encontrando los espacios, los horarios, las convivencias. Lo que creo es que en diez días la muestra es que se puede convivir y funcionar bien. Incluso desde el punto de vista de las internaciones que ya antes las teníamos, pero ya no tenemos que mandar al paciente desde donde estábamos, en Roca 192, hasta acá, sino que cruzamos la puerta y entramos a internación. Hay una articulación de trabajo mucho más fluida que antes.
-En cuanto a la demanda de pacientes del CPA durante los primeros días ¿cómo ha sido?, ¿se ha mantenido?
J.G.: -Ha crecido. Hemos atendido 160 pacientes en 8 días, un promedio de veinte por día.
-¿Pacientes con los que ya se estaba trabajando?
J.G.: -En algunos casos sí, 17 son nuevos. El tema de la difusión que se le dio a este traspaso puede haber generado también una visualización mayor del CPA y eso tal vez hizo que muchos pacientes que ni siquiera sabían adónde podían ir, ahora por toda esta mediatización que se hizo encontraran un lugar de referencia. Puede ser esa una de las causas, habría que ver si se mantiene en el tiempo.

Salud mental
y adicciones

-¿Se van a mantener las tareas que venían realizando los equipos de la Dirección de Salud Mental por un lado y del CPA por el otro, tal cual lo venían haciendo, o se va a avanzar hacia la interacción e intercambio de la información?
Grasso: -La integración tiene muchos fundamentos, por eso, la articulación del trabajo entre los equipos ya venían sucediendo, aun trabajando en dos espacios distintos. Hay argumentos más de tipo político, teórico, legal, de concepción sobre la salud mental y adicciones. Lo que se diferencia es que hubo una decisión política a nivel de la ministra, en términos generales, de integrar los servicios y los efectores en cada municipio que trabajan en conjunto para tratar de evitar esto que siempre sucede y que a veces genera consecuencias negativas para la atención de la salud, que es la fragmentación entre efectores nacionales, provinciales y locales. En primer lugar entonces un fundamento fue político, hay una decisión del Ministerio de Salud que vemos muy gratamente y que por supuesto el Intendente acordó, que es la de integrar a los efectores, en este caso CPA y el Servicio de Neumotisiología. Pensar juntos las políticas sanitarias con una base fuertemente territorial y local. Y para nosotros, en particular, también tenemos un fundamento jurídico si se quiere, que es la Ley de Salud Mental, que plantea que las problemáticas de las adicciones deben ser atendidas en el marco de las políticas de salud mental. Entonces también eso de alguna manera nos obligaba a repensar las prácticas e integrar a los equipos. Pero también tenemos una coincidencia teórica, es decir, pensar a las adicciones en términos de consumo problemáticos, es decir todo tipo de consumo, ya sea con una sustancia o no, hay muchos tipos, que generan un daño a la salud, física o síquica. Por lo tanto para nosotros es un padecimiento psíquico, y mirándolo de ese punto debería ser atendido en el marco de la salud mental por ser algo que uno padece. Pensar en ese sujeto con un padecimiento a partir de un determinado vínculo que es nocivo para su salud con algo. Entonces, por eso, pensamos la integración desde lo teórico con salud mental. Y la otra cuestión es un fundamento sanitario si se quiere, que es mejorar la accesibilidad y ahí es en donde el espacio físico tiene que ver porque, si bien articulábamos, estaba la lógica de la derivación, es decir, que un paciente que llega a Salud Mental y tiene una adicción vaya al CPA, en donde hay un equipo especializado, o si va al CPA y además tiene un problema de lo que se llama una psicopatología, vaya a Salud Mental. Entonces, el paciente a veces queda en el medio. Hoy, encontrarnos juntos y que puede ir alguien del equipo del CPA a la guardia a ver un paciente descompensado -ayer el equipo del CPA decidió una internación- y eso es un paso que va más allá que decir: `tiene tantos consultorios y compartimos un mismo techo´. Ya es pensar juntos porque el profesional del CPA decidió una internación que la va a seguir el equipo de Salud Mental. Entonces, ahí se empiezan a producir esos encuentros. Es pensar juntos las problemáticas desde ambos lados: desde la adicción y además el padecimiento que genera, que es lo que veníamos ya haciendo nosotros desde Salud Mental.

La comunicación

-En torno al tratamiento y al abordaje particular de los pacientes, ¿cuáles son los principales beneficios de esta integración?
J.G.: -La comunicación principalmente, creo que hace al desarrollo en beneficio del paciente. El preguntarnos entre nosotros sobre distintas cuestiones, eso ya abre una expectativa mayor sobre el asunto, teniendo en cuenta también que cada paciente es una cuestión particular. El 70 por ciento de nuestros pacientes tiene problemas ya de tipo psicológico o, a veces, psiquiátrico. Y quien tiene tal o cual enfermedad psiquiátrica y consume tal o cual tipo de droga, no es lo mismo que el otro que lo consume distinto. No es lo mismo el de un contexto social paupérrimo en algunos casos, como el de otro contexto. No es lo mismo si hay contención familiar a que no la haya. Eso nos lleva a una comunicación necesaria entre nosotros.
-¿Cuáles son los desafíos en esta nueva etapa de trabajo integrado?
L.G.: -En términos de integración, seguir profundizándola. Hay distintos niveles de la integración que se materializan en cuestiones concretas que las vamos tratando de avizorar y planificar antes, pero también se van viendo en el momento y se van ajustando y mejorando. Protocolos de intervención, distintos tipos de articulación más específica con internación, con consultorios externos, Centro de Día, Atención Primaria, todas cuestiones que se van a ir ajustando. Me parece que en términos de una política que va más allá de lo local, que se plantea a nivel provincial y nacional también, y que ya viene desde hace unos años, de la integración del tratamiento de las adicciones en el marco de la Salud Mental, Tandil nuevamente, al menos dentro de la provincia de Buenos Aires con este acuerdo que se firmó, es pionera también. Nuevamente, nuestra ciudad está haciendo punta de las primeras experiencias de profundización de la integración que viene en el marco de una política pública de integración de las adicciones en Salud Mental.

Disertación en la Facultad de
Psicología de Mar del Plata

En ese marco, el director del CPA José García contó que el sábado pasado viajaron juntos a Mar del Plata a brindar una charla en la Facultad de Psicología.

“Terminada la charla, les mostramos las fotos de acá y hasta la gente del Sedronar nos decía: `Ustedes trabajan en Canadá´. Y eso habla también de cierto deterioro y la falta de atención en otros lugares de la provincia y de la imagen que genera este funcionamiento integrado”, remarcó el pastor.

En consecuencia, sostuvo que “la salud mental y adicciones van en este camino, el de trabajar juntos, ya no hay compartimentos estancos. Es trabajar juntos porque la temática así lo requiere. Siempre en beneficio del paciente”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil