La Ciudad

Desarrollo Social asiste a diecinueve familias por voladuras de techos durante el temporal

web_3loc

La Secretaría de Desarrollo Social, en el marco del trabajo coordinado con otras dependencias bajo la órbita de Defensa Civil, visitó el lunes a diecinueve familias que sufrieron desprendimientos de los techos de sus viviendas durante el furioso temporal. Los funcionarios aguardan el informe del maestro mayor de obras de la dependencia para entregar, en cada caso, el material que permitirá realizar los arreglos. Además, el viernes viajarán a La Plata para retirar chapas, tirantes, clavaderas, colchones y mercadería que aportará el Gobierno provincial.

El subsecretario Pablo Civalleri indicó que junto a la secretaria Alejandra Marcieri visitaron las casas afectadas en su estructura. En principio, informó que de los diecinueve casos, el único domicilio que sufrió la voladura total de la cubierta está ubicado en Borges y Pierrone. Agregó que se trata de un hombre mayor que vive solo, al que conocen de otras intervenciones, a quien le han ofrecido mudarse al hogar Adderly.

“De los diecinueve casos, casi en un ciento por ciento, eran techos que no tienen las cargas hechas. Entonces, cuando el viento entra y lo levanta un poco, obviamente lo lleva, o al menos levanta algunas chapas. En otros, el problema es que está mal clavada la tirantería. Son todos techos que, generalmente, están mal puestos”, describió el funcionario.

Explicó que a algunas de las familias afectadas las conocían por situaciones anteriores. En tanto, como otro ejemplo, citó que en la esquina de Azucena y Paseo de los Abuelos asistieron a un matrimonio con dos hijos, debido a que las intensas ráfagas doblaron varias chapas del techo, que no tenía las cargas hechas, y cayeron al terreno lindero.

En cuanto a los pasos para brindar la ayuda, informó que “mandamos al maestro mayor de obras que esta semana tiene que recorrer la mayoría de las casas” y agregó que “Alejandra Marcieri pudo comunicarse el lunes con gente de la Provincia y el viernes viajaremos a buscar un camión con chapas, tirantes, clavaderas y aprovecharemos para que nos manden un refuerzo de mercadería y colchones”.

La reconstrucción

En cuanto a las refacciones de las viviendas afectadas, Civalleri describió que primero el maestro mayor de obras realiza un diagnóstico con el cómputo de los materiales que se necesitan para la reparación. “Nosotros recibimos una medida de chapas y tirantes única, y trabajamos con eso. Lo ideal sería tener metros lineales e ir cortándolos a medida de cada casa”. Sin embargo, la Provincia envía chapas y tirantes de 4,2 metros, destinadas a un modelo de habitación de cuatro por cuatro.

Al considerar la mano de obra, el funcionario indicó que desestimaron recurrir a una cuadrilla municipal para trabajar en el arreglo de viviendas particulares, debido a diversos trastornos y quejas que se generaban. Por este motivo, hace un año y medio cuentan con el programa de Mejoramiento de Viviendas que asiste con materiales y los beneficiarios aportan la mano de obra.

“Hay algunos casos muy puntuales, donde hay adultos mayores, gente con discapacidad o una madre sola, que también se asiste con algún tipo de ayuda para el pago de la mano de obra; pero en términos generales y sabiendo que en muchas de las casas precarias los familiares o los amigos o conocidos están ligados a la cuestión de la construcción o se dan maña, los asistimos con los materiales y ellos tratan de avanzar”, agregó.

Ante este fenómeno climático, la ayuda y los arreglos demorarán algunos días. Mientras tanto, la Secretaría de Desarrollo Social garantiza el alojamiento en pensiones a aquellos que no puedan quedarse en sus casas. “En los casos en que se volaron algunas chapas y quedó la tirantería, lo que hacen es volver a poner las chapas como están con algún tronco arriba o piedras y mientras tanto ven cómo se puede arreglar. Muchos se quedan en lo de algún vecino o familiar, y si no es muy grave, se quedan en la casa. Eso lo define cada uno, y la gran mayoría decide no moverse de la casa”, analizó en referencia al tránsito de estos días complicados.

Además, señaló que algunas familias ya comenzaron a retirar material porque el Municipio contaba con acopio, pero reconoció que a muchos se les complican los tiempos para las reparaciones y recién pueden trabajar durante el fin de semana.

Buen balance
del programa

“Creemos que vamos avanzando. Que falta, seguramente y siempre va a faltar en la cuestión habitacional. Tenemos que seguir trabajando y reforzando partidas para, año a año, apostar mucho más a los problemas habitacionales. Hay, y tratamos de mejorarlos. Nunca la ayuda va a ser del ciento por ciento y sabemos que falta”, reconoció el subsecretario al momento de evaluar la situación de las viviendas en los barrios más vulnerables, como Las Tunitas, La Movediza y La Unión.

Al mismo tiempo, valoró el Plan de Mejoramiento de Viviendas, y consignó que trabajan tres cuadrillas de iglesias evangélicas y dos del Movimiento Evita que están en La Movediza, mientras esperan otra que se está conformando.

En este aspecto, informó que en lo que va del año han ayudado a 370 familias a partir del programa de refacción y ampliación, que incluye entrega de bloques, instalación eléctrica, sanitarios, pisos, techos, etc. En tanto, marcó que el aporte máximo son los insumos para una habitación de cuatro por cuatro metros y un baño de dos por dos metros para situaciones de hacinamiento. Se estipulan unos 450 bloques para el dormitorio y otros 200 para los sanitarios.

Colchones
y leña

En relación a la demanda de colchones y frazadas, el subsecretario dijo que aquellos que necesiten deben acercarse a los centros comunitarios de sus barrios, donde toman los pedidos. Sin embargo, adelantó que “no hemos tenido grandes casos de pedidos, pero sí donde hubo filtraciones nos han pedido leña. La semana pasada se terminó la entrega de leña, siempre a mediados de septiembre finaliza. Se dieron unas cuatro vueltas a todos los barrios y a la mayoría de las casas se ha llegado cuatro veces con leña. En este caso hemos decidido repartir una semana más debido a este problema, así que va a haber un refuerzo”.

Por otra parte, adelantó que “siempre que hay una situación de este tipo nos comunicamos con la gente de Provincia, y en los casos del último año y medio, hemos tenido respuestas y a la brevedad. Hemos llamado y a los dos o tres días nos han dado la posibilidad de ir a retirarlo. En este caso hay que ir el viernes y tenemos turno para retirar chapas, tirantes, clavaderas y algo de mercadería, y estamos viendo si podemos traer algún colchón para reforzar. Igual estamos bien, con un stock en depósito de todas estas cosas para los casos de urgencia”.

En el pasaje Los
Rosales al 2000

Consultado por la situación de Soledad Benítez y sus seis hijos, a quien se le voló el techo de la habitación, Civalleri afirmó que los asisten en forma permanente. Además de la ayuda, la sumaron al proyecto de Movediza Despierta que conduce Romina Bentancourt, donde la mujer cocina panificados. Los chicos también forman parte de los programas de Protección Ciudadana y de Pachacamac que se llevan adelante en La Movediza.

En este caso que fue difundido por este Diario, el subsecretario explicó que hace tres meses les entregaron una puerta para la vivienda y lo mismo ocurre con los vidrios, que los deben reponer en forma constante porque los rompen durante conflictos vecinales.

Pablo Civalleri percibe una “leve
mejoría” de la situación social

En cuanto a las problemáticas sociales y la necesidad de alimentos, el subsecretario de Desarrollo Social Pablo Civalleri evaluó que “siempre la demanda está, siempre va a haber demanda. Obviamente, hay picos. El año pasado, a mitad de año, si comparo junio, julio y agosto con el mismo trimestre de este año, ha mermado bastante”.

En referencia al empleo, observó que “hay más movimiento por la obra pública, porque aparecieron más changas; veo más movimiento. Hubo una situación más crítica con respecto al tema de las tarifas y que además no había consumo, se notaba el año pasado más complicado. Ahora noto una leve mejoría, no está perfecto y siempre ha habido asistencia de Desarrollo Social, y lo que hacemos es trabajarlo con los centros comunitarios”.

Además, mencionó que la demanda de mercadería la abordan con el área de políticas alimentarias, a partir de la tarjeta, refuerzos, el Programa Familias Vulnerables, el Plan Vida, Un Vaso de Leche por Día. “Tenemos varios programas alimentarios, y aquel que lo necesita se ha acercado al centro comunitario y se tramita la asistencia alimentaria”, señaló.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil