La Ciudad

Con el reclamo firme, los enfermeros convocan a una movilización y no descartan nuevas medidas

web_enfermeros

Los enfermeros del sistema de salud público endurecen la protesta en reclamo por una bonificación del 35 por ciento y por mejoras laborales para el servicio, y programaron una movilización para mañana en busca de una respuesta favorable del Ejecutivo.

Con la negociación estancada desde la semana pasada, más precisamente desde el viernes cuando se rechazó el último ofrecimiento, los trabajadores se reunieron ayer en asamblea para resolver las próximas acciones tras cumplir el lunes con la segunda medida de fuerza.

Reunidos con los dirigentes del Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil –STMT-, se pusieron en consideración las últimas novedades en torno al conflicto que comenzó el pasado lunes 18 y en conjunto definieron para hoy un paro parcial de cuatro horas por turno con atención de las urgencias, emergencias y de los pacientes internados, y una movilización para mañana.

La movida, que congregará a trabajadores del agrupamiento de los hospitales Ramón Santamarina, Dr. Debilio Blanco Villegas y Enrique Larreta, de María Ignacia (Vela), y de las salas de los barrios, comenzará alrededor de las 10.30 con una concentración en las inmediaciones del centro asistencial central.

Así lo indicó el secretario de organización del STMT, David Marconi, a El Eco Multimedios. Confirmó que el jueves realizarán una movilización para mantener visible el reclamo y mostrar la unidad de los trabajadores del sector, y no descartó otra medida de fuerza, en forma parcial, como la realizada en otras dos oportunidades, si no se concretan avances en la negociación.

Pese a la decisión de mantener el estado de alerta y movilización, el dirigente ratificó la predisposición al diálogo y que aguardan una nueva convocatoria “para juntarnos y resolver esto favorablemente para los trabajadores”.

En asamblea

Sobre el encuentro, que tuvo lugar ayer a media mañana en el Hospital central, Marconi precisó que abordaron el avance del conflicto, las últimas declaraciones del secretario de Gobierno, Oscar Teruggi, que causaron cierto malestar al vincular el reclamo con el escenario político, y la postura del Ejecutivo que traba la negociación al pretender una diferenciación en la tarea que cumple el agrupamiento según el servicio para otorgar una bonificación.

En primer término salió a responder las acusaciones al aclarar que como organización sindical “siempre podemos estar atravesados por suspicacias políticas pero nunca hemos hecho una medida de fuerza o un reclamo teniendo a la vista alguna cuestión política partidaria”.

“En este país cada dos años hay elecciones y en el gremio sucede algo parecido”, con lo cual “siempre algún reclamo nos va a encontrar en algún momento político del país o gremial”, agregó.

Luego, rechazó la visión del oficialismo que apunta a la necesidad de otorgar un reconocimiento de acuerdo a las tareas que cumplen y aseguró que complica el diálogo. “Hemos transmitido a nuestros compañeros que donde encontramos la principal barrera para avanzar en la negociación es justamente en esta pretensión de diferenciar a los trabajadores de acuerdo al área donde trabajan”, reconoció el secretario de organización.

En efecto, el reclamo que acompaña el gremio busca un reconocimiento por su tarea, independientemente de la prestación o el lugar donde se hace.

“Tenemos en claro un objetivo”, ratificó y acusó que esta concepción “tiende únicamente a dividir”.
A ese esquema sumó la molestia que causó “un llamado del director general de administración del Sistema Integrado de Salud, Darío Pretti, a algunos compañeros enfermeros”.

No obstante Marconi aseguró que el clima es de “total tranquilidad” en el contacto con los empleados del servicio, con quienes mantiene un “ida y vuelta” en el marco del desarrollo de una lucha en conjunto.

Herramientas
en discusión

En otro pasaje de la entrevista analizó el último ofrecimiento del Ejecutivo, que contemplaba una bonificación del diez por ciento en noviembre y un cinco a partir de diciembre y que tenía por objetivo descomprimir el conflicto y retomar las negociaciones para definir qué servicio debía mejorar ese porcentaje con vistas al desarrollo del manual de funciones, una herramienta “importantísima” que “llevará mucho tiempo de discusión”.

Rechazó esa postura y aseguró que “de ninguna manera vamos a dejar atada a esta circunstancia”, aunque ratificó la necesidad de discutir un convenio colectivo de trabajo para los empleados municipales.

“Hemos presentado un proyecto hace mucho tiempo, estamos tratando de avanzar, hemos denunciado ante el Ministerio de Trabajo el incumplimiento por parte del Ejecutivo a la ley y a la negociación colectiva. Así que estamos claramente interesados”, resaltó Marconi.

Pese a esa discusión, instó al Ejecutivo a resolver el reclamo presentado “y mientras tanto seguir discutiendo estas herramientas”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil