La Ciudad

Colas interminables y pasillos repletos en otro miércoles de súper descuentos en hipermercados

En la víspera, desde muy temprano, los hipermercados Carrefour mostraron una afluencia inusitada de clientes. La motivación central fue el descuento del 50 por ciento en las compras con las tarjetas de débito y crédito del Banco Provincia, con un tope hasta 1500 pesos por cuenta. La tentadora oferta se tomó como una posibilidad para hacer rendir un poco más el aguinaldo, en tiempos en donde los tarifazos de los servicios y la inflación impactan con dureza en los bolsillos de los asalariados.

A primera hora de la mañana, algunos oyentes de la radio y los televidentes de El Eco Multimedios se comunicaron para advertir sobre el desborde que se produjo en la sucursal de Panamá y que se extendió hasta entrada la tarde. En tanto, en el hipermercado de Del Valle las colas para pagar se extendían más de una hora.

Por otro lado, el market del centro mostró menos cantidad de gente, al igual que la boca de expendio de la cadena Vea, donde los tiempos de espera se reducían ostensiblemente en comparación con los dos grandes locales de la competencia.

En el negocio de Panamá, minutos después de las 9, había colas de hasta 40 metros para esperar un chango donde cargar los productos de la compra. En tanto, en la sede de Del Valle, la persona que estaba primera en la fila para conseguir un carro (el promedio de demora era de una hora) acompañaba al cliente que se retiraba hasta el estacionamiento y volvía a ingresar.

A partir de esta situación, muchos clientes que llevaban tradicionales changuitos domésticos y bolsas de cualquier tipo se lanzaron a la odisea de realizar su compra por los pasillos atestados de gente, donde observar con detenimiento las características de un producto y el precio por kilogramo o litro resultaba una misión imposible.

En el trayecto, muchos les pedían las cajas que iban desocupando decenas de repositores, quienes trabajaron a destajo para completar las góndolas que se vaciaban a gran velocidad.

Consumo
cuidado

La extensa espera delante de las cajas fue consecuencia directa de la gran cantidad de gente y del volumen de mercadería que muchos cargaban en los carros. A simple vista, se divisaban compras que superaban ampliamente los 3 mil pesos, es decir, que se pasaban del tope de 1500 pesos de devolución.

Sin embargo, una buena parte de los clientes compraba a conciencia, artículos de primera necesidad como leche, carne, fideos, arroz, harina, yerba, etc. Además, durante la espera, los diálogos que se escuchaban en los pasillos versaban sobre la conveniencia de los precios exhibidos en las góndolas, lo que indicaba que los consumidores contaban con información a la hora de decir cada compra.

En la sucursal de Del Valle, cerca de las 11 ya no quedaban cortes de carne vacuna, mientras que por la línea de cajas desfilaban las bandejas. Tampoco había manteca y se estaban por terminar las unidades de aceite de la marca más popular. Sin embargo, los repositores se encontraban trabajando en el enorme salón, distribuidos por distintos sectores.

Por otro lado, habían dispuesto grandes pilas de packs de harina, azúcar, rollos de papel higiénico y de cocina, entre otros productos que formaban parte de los más buscados por la clientela. Es decir, había una buena oferta de unidades para abastecer la inusitada demanda.

Bajo la lluvia

Otro dato central fue que el clima frío y lluvioso no detuvo a los consumidores. En principio, las playas de estacionamiento de los hipermercados tuvieron gran movimiento y permanente recambio de vehículos.

Sumado a eso, también trabajaron con gran demanda los remises y taxis, ya que muchas familias aguardaban en las puertas, cargadas con las pesadas bolsas, para conseguir algún medio de transporte que las devolviera a sus hogares.

En las redes, la medida generó
un debate político y económico

La medida del gobierno de María Eugenia Vidal para reactivar el consumo provocó la reacción de los usuarios de las redes sociales. Además, hubo debates e intercambios de posturas sobre la política económica de Cambiemos en comparación con el modelo anterior.

Temprano, la concejal por el peronismo Corina Alexander tuiteó: “Tandil en el hiper Carrefour personas esperando desde las 6 AM para comprar al 50 por ciento. Economía en tiempos de Cambiemos”.

En tanto, en Facebook, una mujer posteó: “La locura en Carrefour Tandil, más de media cuadra de cola para conseguir un chango… Desde las cajas hasta la entrada de gente (yo pensé que anotaban para algún trabajo, ja ja)”.

Por otro lado, la nota de ElEco.com.ar fue la más compartida del día en Facebook y generó decenas de comentarios de los lectores que, incluso, dejaron ver que muchos no estaban informados sobre los detalles de la promoción del Banco Provincia.

La mayoría de las opiniones volcadas en los comentarios se mostró en contra de la política económica del frente Cambiemos, al cuestionar que la oferta solo beneficiaba a los que tienen tarjetas del Provincia, la mayor carga de trabajo de los empleados de los locales, etc. Incluso, a los que se quejaban, les reprochaban el voto de 2015.

En uno de los mensajes, Marcela Sáenz indicó: “Acá estoy, haciendo la cola, y me siento mal, es feo. Vi gente peleando por un carrito, vi señoras enojadas con una mamá con chiquitos. Es triste y no sé si nos merecemos esto”.

Como réplica, Marcos Ruppel recordó que “lo mismo pasaba hace un tiempo atrás cuando la garrafa valía 16 pesos en la planta. Pleno invierno a hacer cola afuera, a las 6 de la mañana, y te vendían una sola”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil