La Ciudad

Los trabajadores de Bromatología realizan un paro total de actividades en reclamo de un plus salarial

__res_paro

Con el acompañamiento del Sindicato de Trabajadores Municipales, el plantel de la Dirección de Bromatología inició este lunes un paro de actividades en reclamo del cobro de un plus salarial, al igual que el resto del personal del Sistema Integrado de Salud Pública. Los trabajadores afirmaron que no retomarán las tareas hasta no ser convocados al diálogo por las autoridades municipales.

El pedido comenzó en enero pasado, pero ante la falta de respuestas del Ejecutivo, decidieron profundizar las medidas en agosto, no cobrando por aquellos servicios que se prestan en la dirección municipal y son pagos.
Así lo explicó ayer, una de las trabajadoras de la dependencia municipal, la médica veterinaria Graciela Saliani, en diálogo con El Eco de Tandil.

En principio, aclaró que si bien el paro total de actividades comenzó el lunes, ellos vienen realizando medidas de fuerza desde agosto, en el marco de un reclamo que alzaron en enero de este año cuando pasaron a formar parte del Sistema Integrado de Salud Pública.

A partir de ese momento comenzaron a reclamar “el poder participar del cobro de un plus salarial, que cobra todo el plantel del Sistema de Salud, que pertenece a un reparto que se hace de lo recaudado en obras sociales, seguros, ART”, precisó.

Detalló que todo el personal de salud lo cobra, inclusive, quienes no realizan tareas dentro del Hospital “Ramón Santamarina” y recalcó que ellos son “un eslabón más de esa cadena”.

Incluso, subrayó la médica veterinaria que la dirección municipal forma parte de la salud pública desde sus orígenes. “Nuestro laboratorio zonal de salud pública data del año 1978. Intervenimos en todos aquellos casos de enfermedades que están relacionadas con los alimentos y con los animales en territorio. Hacemos todo lo que es investigación epidemiológica para cumplimentar los diagnósticos clínicos y tenemos un montón de áreas aquí, somos alrededor de 35 trabajadores”, expuso.

Salud pública

Especificó que dentro de la dirección tienen “el laboratorio zonal de salud pública que controla los alimentos y el agua que consume la población de Tandil; el área de Fiscalización Sanitaria que hace control en territorio, tanto en frigoríficos como en comercios y plantas elaboradoras; el de Control de Plagas Urbanas que controla los vectores que transmiten enfermedades y afectan a la salud pública; el de Zoonosis Urbanas, que abarca a los perros y mordeduras, vacunación antirrábica, castración, todas enfermedades que afectan a la salud pública; y el de Educación para la Salud en la que se hace prevención y promoción de la salud, a través de temas inherentes a bromatología, pero que afectan a la salud pública. Es decir, somos salud pública”.

En consecuencia, insistió en que están reclamando que se los incluya en el plus que ya cobra el resto del personal del Sistema Integrado de Salud Pública.

Las medidas
de fuerza

Señaló Saliani que “además, nosotros recaudamos, porque algunos de los servicios que se brindan en Bromatología tienen un costo y se cobran. Y como desde enero -que realizamos esta presentación- no tuvimos una respuesta formal, decidimos no cobrar por esos servicios”.

La medida no obtuvo “ninguna reacción” del Ejecutivo, dijo, por lo que decidieron iniciar entonces un paro total de actividades, a partir de este lunes. “Las funciones vitales de Bromatología no se están cumpliendo”, confirmó.
Sobre el plus que reclaman explicó que “es una suma variable mensual, de acuerdo a lo recaudado de obras sociales, ART, seguros, que se reparte entre el personal, es decir que cada mes es variable. No significa una erogación extra para el Municipio, sino repartir este dinero con 35 personas más”.

La palabra de Olivera

Por su parte, el director de Bromatología Omar Olivera confirmó que la medida de fuerza alzada por los trabajadores afecta muchísimo la atención que se brinda en la dependencia municipal.

“En relación al pedido del personal no puedo decir nada, no me corresponde, al no tener decisión no puedo verter opinión”, aclaró.

Mientras tanto contó que “las observaciones antirrábicas hoy las tuve que hacer yo. Teníamos una denuncia por un problema con unas empanadas, había un inspector que fue, pero no estamos haciendo inspecciones. Los camiones se están revisando, pero el puesto sanitario trabaja hasta las 13 porque no tengo más gente para seguir. Resentir, se resiente todo el servicio”.

No obstante, indicó que “las denuncias de mordeduras se reciben y se realizan las observaciones, pero con lo que se puede”.

Por su parte, consideró Olivera que “este tipo de cosas a nadie le hace bien, no digo ni que está bien o que está mal, pero no es lindo pasar por estas situaciones”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil