La Ciudad

Al aguardo de respuestas del Gobierno, se inauguró un centro porcino de inseminación

En la jornada de ayer en las instalaciones del Instituto Arana (Fundación Don Bosco), se llevó a cabo el tercer encuentro de la Mesa Regional Porcina del Sudeste de la Provincia de Buenos Aires, en Tandil.

En esta ocasión participaron secretarios y subsecretarios de Producción, Desarrollo Local de los municipios de Balcarce, General Alvarado, General Madariaga, General Pueyrredón, Mar Chiquita, Necochea, Rauch, San Cayetano y Tandil. Participaron también instituciones como la Secretaría de Agricultura Familiar (Ministerio de Agroindustria de Nación), Agencia de Desarrollo, CTA, Instituto Arana, Colegio de Veterinarios de Mar del Plata y Facultad de Ciencias Veterinarias (Uncpba), Asociación de Productores Porcinos de Tandil y de Madariaga.

Desde la Facultad de Ciencias Veterinarias se compartieron los resultados de las encuestas realizadas sobre la producción porcina local. Entre todos los participantes, en base a los aportes de especialistas de la Facultad, se construyó un análisis FODA donde se sintetiza las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas del sector porcino a nivel nacional.

Dentro de lo previsto, hubo una recorrida por la granja del Instituto Arana para finalizar con la inauguración del Centro de Inseminación Artificial y Reproducción Porcina y los corrales construidos por los productores integrantes de Asociación Productores Porcino de Tandil, que fue financiado por el Programa Agrovalor del Ministerio de Agroindustria de Nación, que fuera gestionado el año pasado.

En el momento de dejar oficialmente inaugurado el centro de inseminación, tomó la palabra Alejandro Castro, presidente de Apportan, quien aprovechó para agradecer a todos los que posibilitaron la concreción de este proyecto. Posteriormente fue el turno del decano de Veterinarias, doctor Marcelo Aba, quien anunció que desde la Facultad se continuará apoyando este tipo de emprendimientos.

Inauguración

La inauguración del Centro de Inseminación Artificial, financiado por el Programa Agrovalor estuvo a cargo de Marcelo Aba, el presidente de Apportan, Alejandro Castro, el referente zonal de la Secretaría de Agricultura Familiar, ingeniero agrónomo Sergio Rumbo, el coordinador del Proyecto Regional del INTA, veterinario Horacio Berger, el director del Instituto Arana, profesor Aldo Martínez, el director de Asuntos Agropecuarios del Municipio, Francisco Gándara y el Departamento de Producción Porcina, veterinario Fabián Amanto.

Mejorar la calidad
de los capones

Alejandro Castro es el presidente de Apportan que nuclea a distintos productores porcinos. En diálogo con El Eco de Tandil indicó que “esta inauguración es un logro que se da a través de la Unicén con su Facultad de Veterinarias, y que se dio mediante el programa Agrovalor que era del Ministerio de Educación y la Secretaría Universitaria. Lo estamos poniendo en funcionamiento para pequeños productores y de capacitación de la Universidad, Instituto Arana y la Escuela Agrotécnica Ramón Santamarina”.

Agregó que “estamos tratándolo de armar desde el año pasado” para luego añadir que “esto logrará mejorar la calidad de los capones que nosotros vamos a poder vender. Habitualmente tenemos un padrillo que es barato y vale entre 3 y 4 mil pesos y con la inseminación pasar a tener un valor de 40 mil pesos, lo cual mejora la calidad del producto final que sería el capón y es lo que hoy el mercado nos está pidiendo”.

En cuanto al proceso de inseminación artificial manifestó que “acá se extrae el semen, se procesa en la casilla que tenemos, se ve la calidad de semen que es y eso se envasa y se lleva a cada una de las granjas donde los productores inseminan sus cerdas”.

En la actualidad Apportan reúne a catorce productores y muchas expectativas de ampliar ese número. “Recién estamos comenzando, hay que demostrar la calidad de animales que son pero con el tiempo lo vamos a lograr porque se gana en calidad y es mucha la diferencia”, sostuvo

Aseveró que “se está trabajando la idea de comercializar los animales, el Municipio nos ofreció un espacio pero aún es algo que está analizándose”.

Castro aclaró que “no se vende semen, es un lugar académico y es donación hacia los productores que están en Apportan. Venimos trabajando hace tres años institucionalmente con la Universidad, el Municipio, la Secretaría de Agricultura familiar, con el INTA y con el Ministerio de Asuntos Agrarios. Esto es el nacimiento del primer hijo, creemos que de acá surgirán cosas mucho más importantes”.

Objetivos

Apuntando al futuro inmediato sostuvo que “los objetivos son trabajar en conjunto es la única forma que hoy tenemos porque los valores de capón son muy bajos. La única forma de subsistencia que tiene este grupo es trabajar en asociativismo y en conjunto como siembra en algún momento, lo que permitiría que el punto de venta sea otro. A nosotros nos complicó mucho la quita de las retenciones, el dólar que lo pagábamos 9 pesos, donde compramos núcleo vitamínicos, hoy está 15 pesos, y además lo que más influye es la entrada de carne porcina desde Brasil que hace bajar los costos para la industria chacinera a costa de los productores”.

Sobre las acciones determinadas por el nuevo Gobierno nacional aseguró que “a nosotros las medidas que han tomado nos han perjudicado notoriamente, así que estamos a la espera de definiciones políticas sobre todo con la entrada de carne desde Brasil. Nos hemos expresado, estamos nucleados en la Asociación de Productores Porcinos de la Provincia de Buenos Aires, han tenido mesa de diálogo con el ministro provincial, contactos a nivel nacional pero por ahora no vemos mejoras”.

“A nivel local el tema costos es
el que está pegando más duro”

El decano de la Facultad de Ciencias Veterinarias, a su turno destacó que “realmente estamos felices porque fue un trabajo que apareció prácticamente de la nada, esta asociación comenzó cuando la Provincia cedió las primeras cachorras y nos invitaron a participar. Desde ese momento lo tomamos como prioridad en la gestión, de la misma forma en que por ejemplo ingresamos al clúster quesero, en esta idea de ir llevando la Facultad articulando con el medio. Tenemos la felicidad de contar con el Centro de Inseminación ya funcionando con todas sus instalaciones y también con la perspectiva de seguir con las capacitaciones a los productores y en la parte sanitaria”.

Señaló que “el programa preveía acciones de capacitación de las cuales ya hemos cumplido una buena parte pero nos queda cumplir otra. Hay que retomar el camino de capacitación al productor, se habló del tema sanitario, triquinosis, nos preocupa el tema económico frente a la coyuntura de cómo el productor maneja sus números”.

También sostuvo que “en el tema sanitario, generalmente cuando las condiciones económicas no son ideales, es uno de los que más rápido se resiente porque el productor pierde capacidad de inversión. Así que allí estaremos acompañando con provisión de antiparasitarios, de algunas vacunas, como para mantener los criaderos que están asociados al sistema, con un nivel sanitario óptimo por lo menos y en principio en los próximos seis meses hasta ver que ocurre”.

Complejo
panorama

El decano coincidió en que las medidas adoptadas por el Gobierno nacional han complicado el normal funcionamiento del sector. Al respecto indicó que “es un panorama complejo principalmente para un pequeño productor el de tener precios bajos y costos muy altos en el tema porcino. La alimentación es absolutamente determinante, entonces esa incertidumbre empieza a hacer mella, ya se menciona que hay un 10 por ciento de productores que han cerrado sus establecimientos. Queremos evitar que se produzcan más cierres y si con este pequeño aporte podemos contribuir, allí estaremos”.

Sobre el ingreso de carne desde Brasil sostuvo que “me parece que tiene que ver también con el tamaño de las explotaciones, tal vez a nivel local el tema costos es el que está pegando más duro. La suba del maíz, siendo la alimentación un porcentaje muy elevado del costo de producción es el que pega más directo en el productor local, sobre todo a aquel que no tiene producción propia y tiene que salir a comprar”.

Al ser consultado si se han formuladas las protestas que tiene el sector a las autoridades pertinentes manifestó que “hubo distintas estrategias a través de las provincias, de los ministerios de Producción, creo que es importante la voz del Municipio haciendo saber que hay un sector que debería estar teniendo una atención particular, especialmente porque independientemente de cualquier cambio en particular de gobierno fue el propio Estado el que generó las condiciones para que estos productores se lanzaran a producir y ahora daría la sensación que es el mismo Estado quien tiene que responderle”.

Centro de
Inseminación

Sobre el flamante Centro de Inseminación indicó que “esta iniciativa surge de las primeras charlas de los propios productores, no fue que vinimos con nuestra idea sino que conversamos con ellos hacia dónde querían ir. Hablamos con nuestros técnicos y con Fabián Amanto que es el asesor del grupo. Surgió que en establecimientos chicos con 10-15 hembras mantener un par de padrillos resulta caro. El día que se los precisa no necesariamente están trabajando y la inseminación artificial aparecía como una alternativa más que interesante. Nos propusimos ver qué era lo que hacía falta para montar un centro de producción de semen apostando a que la inseminación la haga el propio productor. A partir del mismo programa teníamos comprados los padrillos, se les construyeron los espacios y vamos a poner algunos insumos en el laboratorio para que pueda funcionar de manera más aliviada. Creemos que están dadas las condiciones para que la utilización de una herramienta que no solo tiene un impacto directo en el manejo sino un impacto muy fuerte en la mejora genética. Cuando uno mejora genéticamente siempre el macho es el que tiene el efecto multiplicador más alto”.

El primer paso
será la capacitación

El médico veterinario Fabián Amanto explicó “con el proyecto aprobado por Agrovalor logramos tener el Centro de Inseminación porcina que es igual al que hay en cualquier tipo de granja de mayor escala. La diferencia es que tienen el centro dentro de sus granjas e inseminan sus cerdas semanalmente”.

Añadió que “en este caso tenemos 14 productores y la idea del centro es en una primera etapa de capacitación a todos los productores con la técnica. Cuando la asociación tenga su personería jurídica el centro va a ser cedido desde la Universidad por un determinado tiempo a Apportan y van a poder contar con ese semen. Esto se debe a que hay un reglamento del Senasa que hay que sangrar a los animales tres veces por año, hay que ser libres de determinadas enfermedades por lo tanto no podemos comercializar ni reproductores ni semen”.

Agregó que “cuando esto esté aceitado, el productor avisará cuántas hembras destetó y nos avisan cuántas dosis irán a necesitar y se hacen para todo el grupo de productores que acceden a un semen de alta calidad genética. El centro funcionará primero con una capacitación a los alumnos de la Facultad, Escuela Agraria, instituciones como Don Bosco y talleres para peones rurales y productores. Seré el coordinador y los productores el grupo Apportand”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil