La Ciudad

Adjudicatarios del Barrio Universitario II se sienten “rehenes”

Adjudicatarios del Barrio Universitario II, situado en Casacuberta y Vistalli, alzaron su voz luego de cinco largos años de espera en los cuales el Instituto de la Vivienda sólo construyó 8 de las 59 casas que estaban proyectadas. Ahora, completamente indignados, los trabajadores no docentes que en su momento adquirieron el predio, piden que la Provincia les reintegre sus lotes para que puedan construir por su cuenta.

Diego Jongewaard de Boer, uno de los adjudicatarios, explicó que “hace ya cinco años alrededor de 59 compañeros trabajadores no docentes de la Universidad compramos un terreno en Casacuberta y Vistalli. El Instituto de la Vivienda se iba a encargar de hacer el proyecto y de llevar adelante la construcción de esas 59 viviendas”.

Como en ese momento aún no existía el Procrear, esas casas, indicó, se llevarían adelante con fondos de Anses.

“(El director ejecutivo de la Anses) Diego Bossio se comprometió, firmamos un proyecto por el cual le giraba ese dinero, que eran seis millones y medio más o menos, a la Provincia”, indicó.

En tanto, explicó que “los fondos eran para la construcción. Nosotros compramos el lote, hicimos la infraestructura y pusimos todo al día para que se pudiera comenzar con las viviendas. Eso fue en  2010. El convenio decía que en 11 meses se comprometían a terminarnos nuestras viviendas. Una vez que finalizaba la obra te hacían una chequera y a 20 años íbamos pagando ese crédito”.

 

“Rehenes”

 

“Empezamos con el barrio, pero los fondos a partir de un determinado momento dejaron de tener continuidad. Las excusas eran muchas, que tenía problemas en la provincia el gobernador Scioli o por reclamos docentes. Esas eran las excusas que esgrimía la Provincia, lo cual no nos garantizaba los fondos que ya tenía en su cuenta, esos 6 millones y medio que debía girar para hacer este barrio”, lamentó.

Además, cabe aclarar que se trataba de fondos afectados al barrio y que por lo tanto no podían ser destinados a otros fines.

“En 2010 firmamos un convenio, se comenzó con la obra y en un momento se cortó ese flujo de dinero. Desde 2010 empezamos con el proyecto y estamos en 2015 y no podemos construir en nuestros propios lotes, porque los compramos con nuestro dinero, pero no están a nombre nuestro. No podemos construir en forma particular, tampoco podemos sacar un crédito porque no tenemos las escrituras, y estamos en una situación de rehenes”, cuestionó.

Y exigió que si la Provincia “no nos piensa girar esos fondos, lo mínimo que pedimos es que nos devuelvan esos lotes para que podamos construir por nuestra cuenta, y para aquellos compañeros que no pueden sacar un crédito para hacerse su casa que Bossio, que va a ser funcionario de Scioli, se comprometa a darles un Procrear”.

“No estamos pidiendo que nos regalen nada, solamente que nos devuelvan la tierra que compramos y que hoy está ociosa. Todos quieren pagar, pero este lote está en una situación abstracta, no es de nadie. Es como si fuera de la Provincia, pero nadie pueden entrar y construir nada”, criticó.

 

“Cansados de esperar”

 

Explicó que de las 59 viviendas proyectadas, sólo hay 8 construidas en las cuales residen sus propietarios. No obstante, el resto de las casas está al 10, 15 ó 30 por ciento de la construcción.

“Si la Provincia no nos va a garantizar la construcción, lo que queremos es hacernos de las escrituras. Estamos cansados de esperar”, confió.

Y remarcó que se encuentran en una situación de “rehenes” en la cual no pueden avanzar.

 

 

Decisión política

 

Los vecinos consideraron que lo que hace falta es una “decisión política”. Y subrayó que “nosotros compramos de buena fe un lote, lo escrituramos, se lo dimos a la Provincia y Anses puso el dinero”.

“Cuando íbamos a preguntarle a Diego Bossio porqué Scioli no nos daba el dinero, nos decía: ´Nosotros ya le dimos la plata, reclámenle al Gobernador, yo no puedo hacer nada´. Y ahora va a ser funcionario de él en el próximo gobierno. Yo me pregunto: si no nos puede garantizar 51 viviendas, tampoco un millón y medio, como dice que va a hacer en el país”, fustigó.

Y recalcó que “no estamos en contra de nadie, simplemente estamos reclamando lo que nos corresponde”.

 

Una encrucijada

 

“No podemos salir de esta encrucijada en la que nos han metido, es indignante y angustiante. Sentimos mucha impotencia, porque la tierra es nuestra, la compramos, fue un proyecto al que le pusimos muchas pilas, se gestionó mucho, se viajó mucho a La Plata para estar ahora en esta situación. Exigimos que alguien se haga responsable. Es una situación que se resuelve políticamente”, sostuvo.

Por otra parte, criticó la actitud de la Universidad Nacional del Centro como institución que “no nos ha ayudado en absolutamente nada. No nos han acompañado, se habla de solidaridad dentro de la Universidad, pero en este caso las autoridades no han acompañado nunca”.

A su turno,  Juan José Labarthe remarcó que “lo único que queremos es que articulen políticamente para que nosotros podamos disponer nuestro lote. No estamos hablando de terrenos que son una inversión, sino son los trabajadores que están en la escala más baja salarial y necesitan su casa propia. Nadie se hace cargo de nuestro problema”.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil