Interés General

La Facultad de Arte, a la espera de la resolución que apruebe el cambio del plan de estudio en la carrera de Teatro

web_padron

Como sucede en todos los ámbitos académicos, la Facultad de Arte de la Unicen presentó en el 2016 una modificación al plan de estudio de la carrera de Teatro. El mismo posee un cambio interesante que beneficiará directamente a sus graduados y les ampliará el espectro laboral.

En diálogo con El Eco de Tandil, el secretario académico de dicha Facultad, Juan Manuel Padrón, destacó la importancia de poder ejecutar el cambio cuanto antes. Recordó que el ingreso promedio de alumnos por año son cerca de 50 en Teatro y aproximadamente 70 en Realización Integral de Artes Audiovisuales (RIAA).

Con respecto a los graduados, explicitó que son cerca de 35 por año en toda la Facultad entre Teatro y RIAA “que para los números que hay, son interesantes”. Así es que llevan adelante distintas políticas para incentivar que los alumnos se gradúen y de esta forma lo acompañan en la realidad compleja. Uno de estos incentivos fue justamente el cambio en el plan de estudio.

-¿Cómo surge el cambio en el plan de estudio de la carrera de Teatro?
-Todos los planes de estudios de la Universidad cuentan con un proceso constante de revisión que tiene que ver con los contenidos, las prácticas y cómo va funcionando. Siempre que se proyecta un plan luego hay revisiones porque existen algunos cambios en la sociedad, en las realidades de los alumnos, de las cátedras y en el campo del conocimiento.
En nuestro caso, el plan originario es de 1991 que fue aprobado por el Ministerio de Educación, hay una reforma en 1996 y desde ese momento no hubo ningún tipo de cambio. Por lo tanto, si bien existía la idea de que había que hacer una reforma de plan ya que RIIA la tuvo en 2012, en teatro se trabajó a partir de ese momento y en 2016 se terminaron los documentos con la modificación de los planes de estudio.

-¿En qué consta el plan nuevo?
-En realidad supone un cambio importante para nosotros porque el plan 91/96 tenía una estructura común entre las carreras de profesorado y licenciatura hasta el último año donde se dividían algunas materias definiendo cada una de las ramas.
En cambio este nuevo plan lo que tiene es una definición bien clara de la licenciatura por un lado, con un título intermedio de actor o actriz, y un plan de profesor de teatro que es más corto.
Hoy la licenciatura dura cinco años con un título intermedio que se da en el tercer año y el profesorado cuatro años. De esta forma ya hay un cambio ya que si bien mantienen el núcleo de materias comunes, hay muchas que aparecen todos los años y que son diferentes para cada plan. Esto de bajar el profesorado un año también es importante ya que se acomoda a la realidad del terciario y hace que la oferta sea más competitiva y anclada en la realidad.

-¿Esto lo vieron en la realidad de los alumnos?
-En todos. El reclamo y la necesidad de hacer el cambio venían de todos los claustros que están involucrados. Por supuesto que alumnos y docentes ocuparon un rol importante porque son los que cotidianamente están viviendo con el plan pero se trabaja en el consejo académico y son todos los claustros los que participan en esa decisión.

-¿Cuáles son los principales cambios epistemológicos?
-En primera medida se priorizó el análisis del discurso y sus prácticas por sobre el análisis de textos ya sea desde la interpretación a la actuación, de educación de la voz al entrenamiento vocal, y de expresión corporal a la dramaturgia corporal.
Por otro lado se priorizó una perspectiva social y pública la cual tiene como eje al teatro como derecho, así como también la profundización de una mirada sociopolítica de la formación docente.
Por último, se reconoció la complejidad de lo educativo en los ámbitos diversos de inserción profesional, la comprensión del arte como conocimiento y la actividad artística como productora del mismo.

-¿Cómo se hace para redefinir un plan de estudio?
-Normalmente son los consejos de carrera los que toman la decisión con el aval del consejo académico. El consejo de carrera está representado por todos los actores que participan dentro de la facultad como los docentes, no docentes, graduados y estudiantes quienes se ponen a hacer esa primera revisión, haciendo las consultas necesarias a los departamentos. En este caso se trabajó entre 2012 y 2015 en hacerse el documento que pasó en primera medida por el consejo académico de la facultad que lo aprueba; luego se eleva al consejo superior de la Universidad; a la Dirección Nacional de Gestión Universitaria y por último al Ministerio de Educación quienes son los encargados de hacer la revisión formal.

-¿A partir de cuándo podría comenzar a ponerse en práctica?
-Todavía no lo sabemos. Hasta 2015 existía la posibilidad de ponerlo en práctica con el aval de la Dirección Nacional de Gestión Universitaria que es la que hace el visto para que el programa se acomode a la reglamentación vigente. Sin embargo, a partir de 2016 existe una reglamentación de Políticas Universitarias donde dice que sin resolución del Ministerio de Educación, no se puede poner en funcionamiento.
Actualmente hay un atraso dentro del propio ministerio en relación a la firma de resoluciones. Lo bueno es que nuestros planes ya están aprobados, por lo tanto lo único que faltaría es la firma de la resolución

-¿Cuál es la diferencia entre el graduado de la licenciatura y del profesorado?
-El licenciado no solo tendrá aptitudes que tengan que ver con el trabajo del teatrista, la gestión y de investigación; en cambio el profesor tendrá una formación que toma en cuenta una mirada un poco más compleja de la docencia no solo pensando en la escuela como un espacio de trabajo sino otros espacios donde nuestros egresados también terminan trabajando.
El objetivo es que el graduado cuente con una actividad docente en el sistema educativo municipal, provincial y nacional; así como también la inserción en producciones teatrales desde distintos roles con perfil autogestivo; como coordinador de talleres de teatro en distintos espacios institucionales, entre otros.
Por otro lado, las áreas de vacancias en la formación tienen en cuenta herramientas de gestión ligadas a la producción artística teatral independiente y de perfil socio comunitario; la actualización en la formación docente para la práctica educativa en contextos diversos; la necesidad de revisión de los marcos epistemológicos y metodológicos del plan en vigencia.

-¿Y cómo va a ser el traspaso de un plan a otro?
-Es complejo pero el plan ya tiene pautado un programa de transición el cual implica que quienes decidan pasarse de plan, tienen que respetar ciertos tiempos. Lo que va a ir sucediendo es que al abrirse el primer año el plan nuevo, desaparecerá el primero del viejo y así sucesivamente. De esta forma existe una grilla de equivalencias para las materias, por lo tanto, el alumno que decida pasarse de plan, tendrá que rendir otras materias que en el anterior no existían.
Por lo tanto, desde nuestro lado, debemos informar correctamente cuáles son las modificaciones en el caso de un cambio de plan para que sean conscientes de la realidad de cada uno. Generalmente los que hacen primer año en el ciclo lectivo anterior a la implementación del nuevo plan les resulta mucho más fácil que para un alumno que está en tercero o cuarto año.

Comparativa de planes del Profesorado de Teatro

-Plan 1996:
Carga horaria: 3180
Duración en años: 5 años
Un espacio de la práctica docente en tercer año.
Cantidad de materias: 35
Presencial
-Plan 2015:
Carga horaria: 3120
Duración en años: 4 años
Cuatro espacios de la práctica docente, uno en cada año
Cantidad de materias: 41
Presencial

Comparativa de planes de la Licenciatura de Teatro
-Plan 1996:
Carga horaria: 3050
Duración en años: 5 años
Título intermedio: Profesor en Juegos Dramáticos
Cantidad de materias: 35
Presencial
-Plan 2015:
Carga horaria: 3275
Duración en años: 5 años
Título intermedio: Actor/Actriz
Cantidad de materias: 39
Presencial

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil