Interés General

Invitado por la Fundación OSDE, Darío Sztajnszrajber hará en Tandil una lectura filosófica sobre el amor

web_Darío

En una propuesta organizada por la Fundación OSDE, el filósofo Darío Sztajnszrajber dará una charla en Tandil denominada “El amor: una lectura filosófica”. La cita será el miércoles 3, a las 19, en el Teatro del Fuerte, con entrada libre, abierta y gratuita, previa inscripción.

La encargada de relaciones institucionales de la Fundación OSDE, Valeria Stadler, se refirió a la primera propuesta del año, una actividad que tiene por finalidad “ponernos a pensar sobre determinadas categorías que parecieran estar instauradas en nuestra comunidad, pero en definitiva ¿de qué hablamos cuando hablamos de amor?”.

Como referente de la filosofía “pensamos en Darío Sztajnszrajber por su prestigio y capacidad de interpretar desde la filosofía conceptos de una manera práctica y atrapante, donde cada palabra de su discurso nos invita a una nueva pregunta, sacándonos del lugar de lo obvio”, destacó.

Finalmente expresó que la Fundación OSDE tiene por finalidad “proveer y promover nuevos espacios y herramientas de análisis, de aprendizaje y debate”, razón por la cual “elegimos traer esta actividad, que es innovadora y que la comunidad tendrá la posibilidad de disfrutar”.

“Cuestionar las
formas establecidas”

En la previa a la disertación, el licenciado en filosofía de la UBA y docente adelantó ante El Eco de Tandil los ejes sobre los que se sustenta la propuesta, los desafíos de abordar la temática, a la vez que invitó al público tandilense a pensar sobre aquellos conceptos naturalizados.

-¿Sobre qué ejes plantea la charla?
-La charla está planteada como un intento de cuestionar las formas establecidas en que tenemos una experiencia del amor en la vida cotidiana. Lo propio de la filosofía es este ejercicio de deconstrucción permanente, sobre todo de aquellos conceptos que se encuentran normalizados, es decir, instalados como naturales, que no pueden ser de otro modo. Y el amor es uno de esos conceptos muy arraigados en nuestras prácticas diarias porque aunque hablamos mucho sobre el amor, lo interpelamos, lo damos vuelta, y sin embargo pocas veces llegamos tan radicalmente a cuestionar su dispositivo.
Pocas veces damos un paso más y tratamos de entender qué se juega en el amor, especialmente en la relación con el otro, siendo que el amor establece un vínculo con otro.
La charla apunta a poner el dedo en el lugar más comprometido, donde empezamos a encontrar una relación entre amor y poder, y sus formas jerárquicas instituidas, es decir, el amor y el falocentrismo, esta especie de machismo filosófico que lo que hace es sostener un ideal del amor que en realidad está basado en una idea de la mujer como complemento del hombre, y en especial la idea del amor romántico, la idealización del amor al que vamos a tratar de deconstruir para encontrar qué se juega detrás de esa idealización, qué obtura esa idealización y qué formas del amor no nos permite vivenciar.
Por eso son los conceptos que van a estar presentes en la charla tienen que ver con esa relación del amor con el matrimonio, con la monogamia, la apropiación del otro, con los acuerdos, la ley, ver hasta qué punto las formas institucionales del amor terminan traicionándolo.

El aporte de
la filosofía

-¿Qué herramientas aporta la filosofía para entender al amor?
-Principalmente su vocación de cuestionarlo todo. Y siendo el amor uno de los conceptos tan instalados e instituidos es de los que más cuesta muchas veces pensar. Al revés de lo que se piensa, hay categorías más fáciles de cuestionar porque ya están en ese proceso hace tiempo, como la idea de Dios o del poder, que circulan más en la esfera pública.
Pero a la filosofía no le preocupa justamente lo que está en crisis sino lo que se presenta como funcionando bien, como obvio. Esa es una categoría contra la que la filosofía se pelea mucho, la idea de obviedad, porque es aquello que se naturaliza como definitivo, imposibilitando otras perspectivas. Y además porque la filosofía por definición, según la famosa traducción del griego, es amor a la sabiduría. Es decir que entendiendo la filosofía, el amor se está entendiendo a sí misma como amor al saber.
Hay como una especie de circularidad donde la filosofía es en sí misma un acto de amor. Entonces cuando la filosofía se entiende a sí misma en sus imposibilidades, en su búsqueda infructuosa de una certeza definitiva, está de alguna manera entendiendo las imposibilidades mismas del amor. Esa asociación entre el amor y la filosofía como amor a la sabiduría va a estar presente en la charla.

Formas de
divulgación

-¿Cree que a través de sus propuestas teatrales, televisivas y las distintas charlas, logró un mayor acercamiento a la filosofía?
-Nosotros iniciamos un camino de construcción de proyectos y propuestas de divulgación filosófica a partir del programa Mentira la verdad, en Canal Encuentro, con la tarea siempre de sacar la filosofía de sus lugares más tradicionales, que básicamente la aislaban del común de la gente.
La filosofía es una disciplina académica que tiene su canon, sus tecnicismos pero no solo eso. De hecho hay una recuperación en la divulgación filosófica de la vocación originaria de la filosofía, que es estar en la cosa cotidiana, poder pensar de múltiples maneras lo que en lo cotidiano se presenta de modo incuestionable y único.
Por eso las propuestas de divulgación echan mano hacia diferentes formatos que lo que hacen es ayudar a que cualquier ciudadano que no está estudiando la carrera de filosofía pueda interiorizarse de cierto lenguaje, de cierta forma de enunciación, de preguntar. No nos olvidemos que la filosofía es básicamente un arte de la pregunta, de una pregunta que no va de frente al objeto, que desestabiliza, que no está hecha para buscar respuestas sino para mostrar las limitaciones de las certezas impuestas.
Me parece que este tipo de forma de hacer divulgación tiene un objetivo más de popularización y democratización de una disciplina que ayuda en algún sentido a transformarnos y a emanciparnos. Si hay tanta relación entre el saber y el poder en las formas en que muchas veces distintos poderes logran instalarse en ese matrimonio con el saber, también es el saber un lugar para mostrar otra perspectiva.
Todos los formatos que ayuden a que la filosofía se desenclaustre y llegue a cada vez más gente, con más sensibilidad y más pedagogía, para mí son bienvenidas. Y por eso hacemos filosofía en la tele, en la radio, en el teatro, con música, con literatura, etcétera.

“Juntarse a pensar”

-¿Qué expectativas tiene para la charla del próximo 3 de mayo en Tandil?
-Altas expectativas. Estuvimos con nuestra obra de teatro Desencajados hace tres años, a sala llena. Siempre recordamos ir caminando por las calles de Tandil y gente que nos paraba para felicitarnos por los distintos trabajos que hacemos de divulgación filosófica. Y en estos años muchos mensajes por las redes sociales preguntando cuándo volvíamos a Tandil.
En esta oportunidad voy solo para dar una charla gracias a la Fundación OSDE y con la propuesta abierta y libre. Y en algún punto el tema, que es muy convocante e interesante, también es lo de menos porque lo que importa es juntarse a pensar algo que evidentemente no ha pasado de moda y que sigue siendo fundamental para construir una sociedad más libre.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil