Interés General

El uso del celular mientras se conduce es la tercera causa de muerte

celular al volante

Alberto Gasparini, capacitador de la Asociación Civil Luchemos por la Vida, mantuvo una comunicación telefónica en el programa Buenas y Santas (FM 104.1) en la que enfatizó la gravedad de utilizar el celular mientras se conduce.

Un reciente relevamiento realizado por la entidad reveló que son más de 180 mil los conductores que usan el celular mientras manejan. Sin embargo, Gasparini mencionó que, a pesar de que las mediciones se efectuaron en Capital Federal, en Tandil la gravedad de la problemática sería similar, salvando las cifras, según apreció en las oportunidades que visitó la ciudad. “Es un fenómeno mundial”, recalcó en relación al uso de la tecnología en todos los ámbitos, todo el tiempo.

A pesar de que la preocupación reside sobre el uso general del teléfono, esta aumenta a partir de la generalización de su empleo para enviar mensajes, mientras anteriormente la mayoría lo empleaba sólo para efectuar llamadas. Mirar la pantalla del dispositivo quita la visión de lo que estamos haciendo y ello causa que “no estemos en condiciones de reaccionar en la medida que debiéramos si estamos mensajeando en el momento de producirse un choque”, advirtió.

celular al volante2

Señaló que no toda la gente que envía mensajes al volante se muere, pero enfatizó la importancia de la concentración sobre una acción que demanda tanta atención y responsabilidad: “Cuando se conduce, 100% a la conducción”. Considera que, a pesar de las campañas de prevención que se llevan a cabo acerca del uso del teléfono, en general se cree que a ‘nosotros no nos va a pasar’ o que es el otro quien tiene que cambiar, por lo que se desestima la advertencia.

Sin embargo, la trascendencia de este hábito reside en que puede generar un accidente que ocasione la muerte de una persona o, incluso, la nuestra. La falta que se comete al conducir mientras se usa el celular no es el núcleo del problema, ya que “no es cuestión de pagar una infracción o no”, sino que “usar el celular y mensajear es como si uno tuviera un estado de alcoholemia alto, porque la velocidad disminuida de los reflejos causa que la distancia de frenado se duplique a veces por el sólo hecho de estar ocupado en otra cosa”.

“Son fracciones de segundo”, remarcó Gasparini acerca de los inconvenientes que puede ocasionar una distracción, que evita reaccionar a tiempo. El exceso de velocidad continúa siendo la principal causa de muerte, mientras que el alcohol se ubica en segundo lugar, aunque el uso del celular comenzaría a ubicarse a la misma altura, ya que ha crecido un 300%. Incluso, comentó que se evalúa la instalación de un sistema de semáforos en el suelo de las esquinas, para asistir a aquellas personas que no levantan la vista al cruzar.

Finalmente, lamentó que no se instruya en estas medidas desde la educación primaria, ya que considera que es la única vía a través de la que se puede lograr una modificación de los peligrosos hábitos cuando los niños se conviertan en adultos.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil