Interés General

Carta de lectores

poder judicial1

Los lectores escriben, El Eco publica

Droga e inseguridad en nuestra ciudad

Señor Director:

Las declaraciones del padre Lede Mendoza sobre droga e inseguridad provocaron gran revuelo en nuestra ciudad (chocolate por la noticia) y también las del ayudante fiscal de la UFI 22 Fabio Molinero, cuya fiscalía tiene su residencia en Azul y atiende las denuncias de Tandil, Juárez y Rauch.
Cabe destacar que habría que preguntar cuáles son los objetivos que se persiguen ante esas denuncias que solamente quedan como eso: denuncias, ya que nadie pone las pruebas sobre la mesa para justificar la realidad del problema.
Creo que nos estamos moviendo ante una sociedad quebrada, en lo educativo, en la inseguridad, se clama contra la violencia de género pero seguimos llorando las víctimas del terrorismo. Los avisos más efectivos de la tele son los que hablan de cómo prevenir ser víctimas de un delito. En los últimos 33 años el estado, cuando no ha sido victimario, se conformó con la contención social que brindan las asociaciones de víctimas, la sociedad también se conforma.
El Poder Judicial mira hacia otro lado, y espera otras leyes que el Poder Legislativo no dicta porque el costo político es muy alto. Todo está muy bien, pero los motochorros siguen haciendo de las suyas. Todo está muy bien, pero afuera siguen disparando. Chicos que recién asoman a la vida y que mueren o matan. Debate sobre la imputabilidad de las edades de los delitos y sobre todo en crímenes. ¿Presos dónde? En qué cárcel, si no están en condiciones para grandes, ¿estarán para los chicos?
Cuántos años hace que vivimos con estos problemas sin que haya solución. Las denuncias tiradas con mucha liviandad solo sirven para cubrir a quienes tienen la responsabilidad de actuar y no lo hacen porque no pueden o no quieren. Muchas veces el lenguaje está diseñado para hacer que las mentiras suenen veraces y el homicidio respetable.

Mirta Rivero

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil