Interés General

Atención en salud

hospital-munucipal (11)

Los lectores escriben, El Eco publica

Señor Director:

A través de su prestigioso medio, me dirijo al señor Intendente y al personal de salud con la siguiente carta.

Me dirijo a ustedes con la necesidad de ser atendida. Soy una ciudadana de Tandil que utiliza el SIS (Sistema Integrado de Salud), precisamente el que se encuentra en la zona Villa Italia norte. Recurro allí cada vez que necesito realizar los controles de niño sano o atenderme yo, pero últimamente no he encontrado respuesta alguna a mis necesidades, ya que en el día de la fecha es la tercera semana que concurro y me encuentro con este problema, donde se especifica que solo se atenderán urgencias.

Hago una mera reflexión interna: si a mí desde el Estado como ciudadana y madre responsable me exigen tener controles de salud realizados en tiempo y forma, ¿qué está pasando que en los lugares donde se debe garantizar la salud no se hace?

Por otro lado, entiendo que haya gente que no se hace responsable de recurrir a los turnos que solicita, pero en pleno invierno y de noche ¿es necesario hacer fila desde la 6 am? No por las inclemencias del tiempo, sino por razones de seguridad.

Sin más para decir, agradezco el espacio para poder expresar esta crítica constructiva, desde ya, muchas gracias.

Jorgelina Etcheto
35.774.997

——–

Disconformidad con el servicio sanitario

Señor Director:

Hacia media mañana del miércoles 20 de septiembre solicité una ambulancia a Usicom. La persona que me atiende me dice que el convenio con mi obra social, Ospuncba, se encuentra cortado. Ante mi insistencia, me sugiere llamar al 107. Inmediatamente me pongo en contacto con Ospuncba, relato lo sucedido y le indico que mi marido necesitaba una ambulancia para que le suministren oxígeno con mascarilla, ya que se encontraba con mucha dificultad para respirar, y que luego lo lleven al Sanatorio Tandil. Ya habíamos pasado por esto mismo otras veces. Debo aclarar que en mi domicilio hay un concentrador de oxígeno, el cual era suministrado al paciente por una biogotera nasa y cuenta con un selector del caudal que estaba en el máximo (6).

Desde la obra social dicen que me conseguirán otra ambulancia y me llamarán para avisarme ni bien la consigan, se me consulta si yo no puedo trasladar al paciente en el auto para hacer esto más ágil, cosa que no es posible.
Como a las 11, me llaman para avisarme que una ambulancia vendrá y que tenga paciencia ya que se encuentran realizando otra emergencia, que si para las 11.30 no llegaban, los volviera a llamar. Mientras tanto me había comunicado con su médico neumonólogo, le había dicho cuál era la saturación de oxígeno y frecuencia cardíaca de mi marido, a lo que me indica que una vez ingresado a la guardia les dijera que le hagan un electrocardiograma, que seguramente lo internarían en terapia y que él pasaría a verlo.

La ambulancia (del servicio del señor Osvaldo Nielsen-SAE) finalmente llegó a mi domicilio para la hora en que ya estaba por hacer mi reclamo. Les indico cuál era el problema de mi marido, tal cual lo había explicado en la obra social, que necesitaba oxígeno con mascarilla y que lo trasladen al Sanatorio. Las personas que llegaron, una pareja de jóvenes, a mi entender con no demasiada experiencia, me consultaron si lo llevaban en camilla o en silla de ruedas para sacarlo de mi domicilio a la ambulancia. Mi respuesta fue ‘lo que ustedes crean conveniente’, aunque lo mejor por ahí era una silla.

La señorita se retira a la ambulancia y tarda en regresar, por lo que salí a la puerta a ver qué sucedía. No observaba ningún movimiento de personas en la ambulancia. Regreso con mi marido a asistirlo, mientras llega una vecina a ver qué ocurría en mi casa y me indica que ella tampoco ve a nadie, por lo que salimos ambas nuevamente y nada. Por segunda vez regresamos al lado de mi marido y recién ahí escucho que viene con la silla de ruedas y me dice que estaban preparando lo del oxígeno para trasladarlo.

La señorita no puede abrir la silla de ruedas, por lo que dice que lo hará su compañero que como no ingresaba a mi domicilio, lo vuelve a buscar. El joven, luego de abrir la silla, pregunta si mi marido podrá pasarse a la misma, cosa que no era posible ya que cada vez estaba con más falta de aire, no respondía a nada que se le dijera; sus manos estaban frías y azules.

Se lo logra trasladar hasta la puerta de entrada, acompañado con el concentrador de oxígeno, y ya cerca de la puerta de la ambulancia noto que mi marido realiza unos movimientos con su cara que me parecían raros y así lo manifiesto. A lo que la señorita que lo trasladaba, sin verlo ya que estaba de espadas a ella, me indica que son apneas. Ahí comienza a apurar un poco más sus acciones. Junto con mi vecina le ayudamos a subir a mi marido a la ambulancia, ya que le solicitó ayuda a su compañero pero se encontraba en la parte trasera haciendo algo.
Nuevamente le pide que la ayude para pasarlo a la camilla y poder comenzar con el masaje cardíaco.

Una vez que llegamos al Sanatorio, cuando bajan la camilla, la parte en la que se encontraba la cabeza cae al piso porque las patas se cierran. Por suerte, al estar atado no se golpea, no termina fuera de la camilla. Después de todo esto que relato, finalmente ingresa a la guardia, donde luego de aproximadamente una hora, fallece.

Es bueno señalar que los anteriores traslados realizados con Usicom siempre eran tres las personas que llegaban, de las cuales una era el doctor, quien tomaba las decisiones en base al estado en que se encontraba el paciente, consultaba la medicación que estaba tomando, lo saturaban, etc. Ellos eran los que decidían cómo manejar esta situación, si correspondía camilla o silla, pero en cualquiera de los dos casos siempre lo asistían con oxígeno y mascarilla.

Mi intención es manifestar mi disconformidad, primero con Ospuncba en cuanto a que el servicio de ambulancias estaba cortado, esto hizo que se retrasara la asistencia y el traslado. Luego con el servicio de ambulancia del señor Nielsen que, a mi entender, fue deficiente.

Andrea Scavuzzo

Afiliada de Ospuncba 1-13824677-0

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil