Espectáculos

Guada Gárriz desnuda su vulnerabilidad

Guada Gárriz siendo licenciada en artes plásticas (grabado y arte impreso), profesora en artes plásticas, y licenciada en psicología por la Universidad Nacional de La Plata, ha desarrollado una intensa actividad como alumna, como becaria de investigación y como docente, realizando también considerables muestras colectivas e individuales como “Guada Gárriz y puntos”, en el Museo Gregorio Alvarez de Neuquén, diciembre de 2012, “Una Mañana de Julio, Memoria ilustrada 2012, cuentos para no olvidar” en el Centro Cultural Recoleta, mayo de 2012, “Muestra Arte Joven 6” en el Mumbat, “Expoartístas 2009” en la Feria Internacional de Arte del Centro Cultural Borges, entre otras.

La psicóloga artista

Esta vez exhibe “Vidas de papel”, una muestra que conjuga su profesión como psicóloga y como artista. Crea honestamente a partir del resonar sensible con aquello que se le configura como una frontera posible de derrumbe subjetivo: la vulnerabilidad. Lo sensible es su materialidad diaria. Aquello equidistante tanto en su posibilidad de ser como de existir. En su apuesta humana a la permanencia de este lado de la frontera, la artista nos exhibe un andamiaje de recursos entre los cuales están los agujeros semejantes y dispersos; la palabra comprensible, comunicante, pero nunca subordinada. Palabras que unen sentidos poéticos de la construcción de la memoria acordes a la concepción del arte como campo de acción transformadora de subjetividades individuales y colectivas. Y el arte se erige, además, como constitutivo del registro sensible de esa transformación.

“Sus cuadros se presentan no como objetos de veneración o de culto sino como instancias de revelación producto del trabajo de indagación sobre la condición humana. Pero la indagación es personal, y revela entonces el momento sutil que resulta del acto de ofrecer nuestro corazón al mundo”, comenta la licenciada Gabriela Victoria. Y además agrega: “Los trabajos aquí expuestos ofrecen una visión del tiempo-pintar uno a uno cada punto, sustraer soporte, volverlo a pintar-, del disfrute y del placer en cada elección: aquello que se exhibe constituye el lado luminoso de la cinta de Moêbius. Por lo tanto, si la recorremos en su totalidad, contamos con la certeza de volver al mismo lugar de partida, en dirección encontrada. El lado oculto es la contracara de la poesía, sucede allí donde seres humanos transitan muchas veces invisibilizados. Y recorrerlo requeriría la misma dedicación…”.

Continúa en su texto crítico: “Su obra mantiene una relación incondicional con su calle, con sus otros, con sus circunstancias. Su poética interpela un marcado posicionamiento que asevera que no solo el arte, sino todo acto de ternura es político. La batalla a dar es nada menos que la batalla de la vida, por los huesos de los padres, por generar las condiciones de posibilidad de un futuro para los hijos nuestros, todos los hijos: para todo aquello que consideremos vulnerable…”.

“Vidas de papel”

Es el resultado de más de dos años de producción, que realizó al decidir dar rienda suelta a la urgencia de compartir un diálogo interior hacia el afuera, manteniendo una relación incondicional con su calle, con sus otros, con sus circunstancias. Un videoarte acompaña los trabajos pictóricos en sala, que nos permite recorrer más obras de su producción.

En la apertura la artista compartió con el multitudinario público presente una acción performática en la que materializó puntos de color saturados degustables. Esta propuesta se vinculaba con el concepto de su trabajo.

Para agendar

La muestra permanecerá en sala en los horarios habituales del museo.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil